Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A falta de aviones, halcones para el aeropuerto de Castellón

Aerocas estudia implantar una escuela de cetrería profesional aeroportuaria

Ampliar foto
Dos visitantes en la pista del aeropuerto de Castellón en una jornada de puertas abiertas.

La sociedad pública Aeropuerto de Castellón (Aerocas) ha adjudicado a Arte Halcón el servicio de control de fauna de desalojo de aves a partir de enero por algo más de 90.000 euros anuales más IVA frente a los 112.000 previstos en la licitación, lo que lo sitúa finalmente por debajo del coste del resto de aeropuertos valencianos. Arte Halcón es uno de los mayores proveedores de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y actualmente la empresa que dirige el valenciano Fernando Olmos se hace cargo de cinco aeropuertos, entre ellos el de Manises. Pero es el control del aeródromo castellonense lo que permitirá a Olmos hacer realidad uno de sus sueños: crear la primera escuela de halconeros de aeropuertos profesionales de España.

En 2009 Olmos expresó su objetivo de crear una escuela para formar halconeros especialistas en el control de fauna de los aeropuertos y el control de la instalación castellonense le sitúa más cerca de conseguirlo. “Ya hemos presentado el proyecto a Aerocas, lo hemos hablado y lo están estudiando”, explica. Según apunta, el aeródromo de Vilanova d’Alcolea sería “el lugar ideal” para esta especie de universidad de halconeros, puesto que no se puede llevar a cabo en zonas con muchos vuelos. Y el aeropuerto de Castellón aún no ha cerrado acuerdos con ninguna compañía.

El propósito es crear una titulación oficial y la empresa ya se ha dirigido al Gobierno para iniciar los trámites. “El Ministerio de Cultura estaría de acuerdo con esta titulación”, asegura. De hecho, el delegado en cetrería del ministerio, Javier Ceballos, ha asegurado que “urge profesionalizar este servicio” porque la cetrería es el recurso “más barato, rápido, eficaz y ecológico” para erradicar las aves en las cercanías de los aeropuertos.

El método se utilizó por primera vez en 1968 cuando Félix Rodríguez de la Fuente usó halcones para alejar aves de la base aérea de Torrejón de Ardoz. Poco después, Barajas adoptó este servicio y en la actualidad son 33 los aeropuertos de AENA que utilizan a estas rapaces para espantar aves y evitar los temidos impactos contra los aviones.

En cuanto al control de la fauna en el aeropuerto de Castellón, Fernando Olmos destaca la particularidad del entorno. “Está rodeado por una zona de especial protección de aves (ZEPA) por la presencia del aguilucho cenizo y tendremos que actuar para evitar que se acerquen”, explica. A ello se suma una elevada población de conejos que obliga a contratar, además, el servicio de huroneros. El pliego de licitación pedía tres halconeros y un huronero, con ocho ejemplares de cada especie.

A la empresa le queda poco tiempo para comenzar a operar. El pliego de condiciones fija en el próximo enero el inicio de los trabajos para el control de fauna. “Esto nos dará tres meses para limpiar la zona antes del inicio de los vuelos, que está previsto en abril”, apunta. No obstante, el aeropuerto de Castellón aún está a la espera de recibir los permisos, contratar servicios imprescindibles como el de bomberos y cerrar acuerdos para que opere alguna compañía aérea.