Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una generación que pide cambio pero no ruptura

Nueve dirigentes del PSOE buscan reconectar con la sociedad sin renegar del pasado reciente

Ampliar foto
Pincha en la imagen para conocer sus nombres y sus caras.
Foto: BERNARDO PÉREZ

Tienen entre 31 y 45 años. Seis son diputados nacionales —entre ellos, una es, además, ministra—; hay también dos diputados autonómicos y uno de los pocos alcaldes de capital de provincia que le quedan al PSOE.

Preguntas tras la debacle

1. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?

 2. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?

3. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?

4. ¿ Qué letra tienen que reforzar?

5. ¿ Qué no debe repetir el PSOE ?

6. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?

Esos son sus cargos públicos. Pero en estas páginas hablan con el traje de su partido, el PSOE, que acaba de sufrir su peor resultado electoral y se prepara para un congreso federal que, en febrero de 2012, tendrá que diseñar una nueva etapa.

 EL PAÍS ha juntado a nueve dirigentes socialistas de una generación más joven que la que ahora lleva las riendas del partido. Todos tienen cargos internos, son reconocidos en sus respectivas federaciones e intentarán formar parte del equipo que marque la estrategia de los próximos años. Se muestran cautos.

Quieren cambio, pero no ruptura.Apuestan por “escuchar más a la sociedad” y aún más a los votantes que les han dado la espalda. No plantean catarsis ni ajustes de cuentas con quienes ahora están al frente. De las cuatro siglas del PSOE —partido, socialista, obrero y español—, la mayoría coincide: hay que reforzar “la P de partido”.

BLOGS DE POLÍTICA | Entre moquetas: El tapado del PSOE no quiere

Eduardo Madina: “Socialdemocracia en los tiempos del cólera”

35 años. Diputado, cabeza de lista al Congreso por Bizkaia. Secretario general del Grupo Socialista en el Congreso 

P.  El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. El PSOE debe reencontrarse con todos los espacios, agentes y movimientos sociales con los que está claro —a tenor de los resultados electorales— que hemos perdido espacio.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. Debe recomponer el significado de la socialdemocracia en los tiempos del cólera, que son los que estamos viviendo. Debe redefinir la socialdemocracia en este instante, recomponer su significado. La velocidad de los cambios es tal que no se puede interpretar el mundo igual tras la caída del muro de Berlín que tras la caída de Lehman Brothers. El pensamiento socialdemócrata debe readaptar sus preguntas a este tiempo histórico. El partido debe apostar por un modelo económico competitivo, un modelo social avanzado y un modelo de convivencia abierto y generoso en derechos. Son los tres puntos equiláteros del triángulo de la socialdemocracia.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Es un buen marco de trabajo. ¿Hay que desarrollarlo? Sí. Los próximos años van a ser muy dinámicos y habrá que configurarlo en función de lo que el futuro nos traiga. Pero es un magnífico punto de partida.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. La P de partido. Después de un resultado electoral muy malo, tenemos un problema de acompañamiento social nítido. Hay que reforzar el instrumento, que es el partido.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Cuando volvamos al Gobierno, debemos mantener más intensos las líneas de conexión con movimientos y agentes sociales. Todo partido que gobierno los va diluyendo. Creo que eso lo podemos hacer mejor.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. No veo paralelismos. Creo que hay que mirar más bien al futuro. Hace falta un líder, quien sea, que ponga cara al proyecto de un partido entero en términos socialdemócratas, nítidos. Solo miro al futuro.

Susana Díaz: “No hablemos solo de protección social”

37 años. Secretaria de Organización del PSOE andaluz y diputada autonómica

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. Tenemos que mirar hacia dentro. No podemos tener exclusivamente el discurso de la protección social, sino también el del emprendimiento, la formación, la capacidad y el mérito. Las clases medias necesitan que le ofrezcamos más políticas activas.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. El PSOE siempre ha sido de izquierdas y un ejemplo es lo que ha hecho José Luis Rodríguez Zapatero. Lo que ocurre es que, aunque no hayamos dejado a nadie atrás, se nos ha caído el empleo y eso lo ha ocultado todo. Siempre hemos puesto el interés general por encima del partido.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. El programa electoral es una plataforma sólida. Sobre esa base, podemos cimentar una propuesta de futuro.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. Ahora mismo, con estos resultados y el congreso federal de Sevilla en ciernes, la P de partido. Tenemos que salir unidos y reforzados. Las otras tres letras no han perdido fuerza. Nos sentimos profundamente españoles, sin necesidad de proclamarlo a diario.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Hay que perder menos tiempo en mirar al interior del partido y más en ser parte de la gente.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. El 35º Congreso fue un congreso de éxito, pero cada tiempo es distinto. Habrá que coger lo bueno de esa cita, donde la unidad no fue uniformidad y donde luego hubo integración.

Pilar Alegría: “No podemos perder tiempo en el diván”

34 años. Diputada, cabeza de lista al Congreso por Zaragoza. Miembro de la ejecutiva federal del PSOE adscrita al área de Organización 

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. El PSOE es un proyecto progresista y su prioridad siempre es la ciudadanía de izquierdas. Pero nuestros valores también son compartidos por personas que se sienten más moderadas o de centro. Nuestra defensa de la sanidad, de la educación o de los derechos civiles genera simpatías en mucha gente que ha optado esta vez por el PP, IU o UPyD.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. No considero que ese sea el debate prioritario. Tras ocho años en la oposición, siete en el Gobierno y los tres últimos gestionando una de las peores crisis económicas de las últimas décadas, lo que debemos hacer es poner en hora el proyecto socialista. No se trata de girar o dar bandazos, debemos revisar lo que hemos hecho para saber que debemos corregir y mejorar.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. La música y la letra de los últimos meses sintoniza muy bien con lo que significa un proyecto socialdemócrata. Desde luego que el programa electoral es muy útil para una nueva etapa del PSOE. Pero eso no significa que no sigamos revisando nuestro proyecto en los próximos meses, mejorando nuestra oferta política. Ahora los militantes tienen la palabra y sus aportaciones serán fundamentales.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. Nuestras siglas están bien afianzadas. Sinceramente creo que nuestros valores socialistas, nuestra tradición obrera y nuestros compromisos con España siguen siendo muy fuertes.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Seguramente hemos cometido errores, nadie es infalible. Pero hemos hecho lo que considerábamos correcto en cada momento. No obstante, de la experiencia se aprende. Pero nunca debemos olvidar que lo nuestro es el futuro de este país. No podemos perder tiempo en el diván cuando hay tanta gente pasando dificultades.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. Lo que conviene recordar es que en el año 2000 los socialistas fuimos valientes y acertamos. Esa es la clave, ese es el legado de aquel cambio: en caso de duda, valentía.

Emiliano García-Page: “Los volantazos nos han pasado factura”

42 años. Alcalde de Toledo y senador. Secretario provincial del PSOE y miembro de la ejecutiva regional 

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. El PSOE tiene importantes experiencias de cómo ganar elecciones. Por tanto, el partido tiene que ir al sitio donde ha ido siempre que hemos ganado por mayoría.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. El PSOE no puede dar volantazos. Quizás eso nos ha pasado factura en estas elecciones. En segundo lugar, creo que la única manera de recuperar los millones de votos que hemos perdido es que se nos vea como una verdadera opción de Gobierno. En algunas cosas seguramente podremos tener planteamientos más osados: política medioambiental, participación democrática, cambio de la actitud política, los modales democráticos... Y en otras cosas, simple y llanamente, tendremos que recuperar la fórmula que hemos empleado desde el comienzo de la democracia.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Creo que es un punto de partida. Inevitablemente, el PSOE y toda la izquierda tienen que hacer un debate a fondo, porque la crisis ha zarandeado algunas de nuestras seguridades. Aunque tenemos una base muy sólida en la socialdemocracia, incluso este concepto tendrá que reformularse para que no sea algo clásico, sino actual.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. La P de política: más política para civilizar los mercados. Pero también la E por más Europa y no más europas, como quiere Angela Merkel.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Seguramente muchas cosas, sobre todo no engañarnos a nosotros mismos con los problemas que tenemos. Y algo por lo que lucharé: porque nadie mine la autoestima que tenemos como pueblo y por la que hemos luchado en los últimos 30 años. Hay que conseguir que nadie confunda la crisis con la parálisis total. Y en el ámbito del PSOE podría decir lo mismo. Mi mayor objetivo ahora mismo es que nadie mine nuestra autoestima, porque somos el partido que más ha hecho por el cambio de España, con diferencia.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. Si se trata de seguir la renovación que empezó en 2000, los mejores desde luego son los ministros de Zapatero. Si se trata de que pase algo parecido a lo que ocurrió en ese congreso, la sorpresa, el congreso de febrero tiene que traer otra sorpresa, una solución desconocida.

Leire Pajín: “Hay que recuperar la credibilidad”

35 años. Diputada por Alicante y ministra de Sanidad. Ha sido secretaria de Estado de Cooperación y secretaria de Organización del PSOE 

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. Primero, hacia adelante. Después, hacer autocrítica, aprender de los errores, escuchar a los militantes, hacer una profunda reflexión interna y preparar al partido para un nuevo tiempo. Porque la sociedad va más deprisa que nosotros.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. Yo soy de las que piensan que el partido es claramente de izquierdas, socialdemócrata. Lo que tiene que hacer es recuperar la credibilidad. Y ahora tenemos un gran reto: defender los intereses de aquellos que no pueden pagarse una sanidad privada, una educación privada... Lo que necesitamos es un proyecto creíble y que sintonice con la mayoría, que mire al futuro.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Es una gran base. Tendremos que actualizarla y completarla en el congreso. Allí no solo se va a elegir equipos, también ideas. Tenemos que ser capaces de encontrar marcos de participación nuevos, ampliar la base de militantes de las agrupaciones, modernizar algunas estructuras... Tenemos que ajustar el partido a los nuevos tiempos. Hay que hacer un esfuerzo por conectar más con la gente. Ese es el reto. No es un problema de políticas, sino de escuchar y ajustar el proyecto a la sociedad.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R.No creo que haya que reforzar ninguna. Pero, en todo caso, la P, porque lo que hay que hacer es armar el partido y estar más presentes en la sociedad.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. No debemos volver a dar por hecho que cuando hacemos las cosas sin explicarlas suficientemente la gente las tiene que entender.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. Cada momento tiene su afán. Aquel congreso fue una lección de democracia y de integración. El próximo debe tener su propio proceso y elegir los mejores equipos mirando con valentía al futuro: hablar de todo, sin excluir nada, profundizar en la democracia interna y elegir los mejores equipos.

Óscar López: “El partido tiene debilidades estructurales”

37 años. Secretario general del PSOE de Castilla y León. Diputado autonómico y senador

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. Hace falta una profunda reflexión para relanzar una alternativa clara y sólida de izquierdas. El PSOE tiene que profundizar en la renovación de un proyecto socialdemócrata claro, pero adaptado a la sociedad actual.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. El último programa es bastante de izquierdas. De hecho, no recuerdo un programa que llevara tal claridad sobre la subida de ciertos impuestos para financiar servicios públicos. Es un programa muy de izquierdas. En estas elecciones la cuestión no ha sido el programa sino el desgaste del Gobierno.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Evidentemente habrá que actualizarlo. El Gobierno, y por tanto el PSOE, han llegado a un desgaste porque han tenido que tomar medidas que tienen un coste especialmente entre el electorado de izquierdas. Pero se han dicho cosas muy interesantes en campaña: hacer compatible el control del déficit con la inversión, retrasar dos años el programa ajuste en Europa, la creación de eurobonos... Hay muchas propuestas de futuro.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. La P, en estos momentos. Claramente. De las cuatro, es la que más fortalecimiento exige. El PSOE es claramente socialista, sigue representando a los obreros de este país y desde luego es español. Pero como partido se tiene que modernizar, actualizar y fortalecer. Tiene debilidades estructurales. Hay que abrirse más a la sociedad, ser más permeable, permitir otros cauces de participación además de la militancia tradicional...

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Bueno, se han cometido errores en esta etapa de Gobierno. Por ejemplo, fue un error la rebaja de 400 euros en el IRPF. Y tampoco fue muy acertado lanzar con carácter general el mensaje de que bajar impuestos es de izquierdas. Porque depende: depende de qué impuesto, en qué contexto y para qué.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. La de 2000 fue una experiencia de éxito y por tanto tiene cosas de las que aprender. Pero el contexto es diferente. Lo que sí creo es que es necesario abrir otra etapa. La que comenzó en 2000 ha terminado.

Juan Moscoso: “Hemos desdibujado nuestra identidad”

45 años. Diputado nacional por Navarra y portavoz del Ayuntamiento de Pamplona 

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. El electorado perdido más importante es el progresista. Hay que redefinir nuestro proyecto ideológico, combinando modernidad y capacidad de atracción de talento. Hay colectivos sociales —el ecologismo, grupos de defensa de libertades cívicas— que estuvieron con nosotros en 2004 y 2008 y que ahora se han quedado en casa.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. El partido tiene que recuperar su perfil de izquierdas. En los últimos años hemos desdibujado nuestras líneas de identidad por la crisis y por la acción de Gobierno. Nosotros podemos perder las elecciones porque seamos menos, pero no porque los ciudadanos no sepan realmente lo que somos. Era casi imposible ganar por la crisis, pero el margen de la derrota lo han determinado otros elementos: no hemos gobernado tanto con los ciudadanos como debíamos. Los mercados han ido imponiendo decisiones al Gobierno.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Como armazón es suficiente. Pero hay que adaptarlo y reforzarlo. Tenemos que superar el espacio lógico del partido, que era quizá el que marcaba los límites de ese programa. Este momento es una oportunidad. España es un país progresista, tenemos que redefinir el proyecto y recuperar a todos esos votantes.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. Las cuatro. Si hay que apostar por uno, yo me centraría en poner a punto la S de socialista.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Durante el primer Gobierno, nos dejamos engañar o no supimos ver la trampa que escondía la prosperidad. Nos cegó.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. Hay elementos comunes, como la inmensa energía y ganas de cambio. El proyecto de Zapatero fue ilusionante por eso. Pero hay un elemento muy distinto: entonces no se estaba poniendo en cuestión el modelo social ni el económico, no existía esta crisis del mundo occidental. La necesidad de cambio es similar, pero el reto ideológico y político es ahora mucho mayor.

Laura Seara: “Nadie entiende que nuestras recetas sean las de Merkel”

36 años. Secretaria de Estado de Igualdad y diputada nacional por Ourense. Fue dirigente de las Juventudes Socialistas

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. Tiene que ir justo hacia ellos, hacia esos 4,3 millones de votantes. Nos toca volver a seducirlos con un proyecto fresco e ilusionante, socialdemócrata puro pero innovador. El PP, en cada elección, tiene 10 millones de votos fijos. Al PSOE, afortunadamente, no nos dan cheques en blanco.

P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. La izquierda es nuestro campo de juego y es ahí donde nos movemos y nos seguiremos moviendo siempre. Pero, además de ser un partido de izquierdas, somos un partido de Gobierno, por lo que creo que nuestro lugar natural es el centro de la izquierda, que no el centro político. Cada vez que nos acercamos hacia la derecha perdemos el apoyo de la mayoría social de este país. Y no podemos olvidar que son los votantes de izquierda quienes nos hacen ganar o perder elecciones.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Es un buen punto de partida, porque más que un programa es un proyecto reflexionado y muy participado. Dicho esto, no podemos dejar de innovar. Ese es el gran reto de la socialdemocracia española y europea. Nadie puede entender, y menos nuestros votantes, que las recetas del PSOE para combatir la crisis sean las mismas que las de Rajoy, Merkel o Sarkozy. Nuestros aliados son las personas y no los mercados.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?

R. Todas. Juntas representan al que ha sido durante 135 años el partido más vanguardista de este país. Si no reforzamos los cuatro términos cada día, fracasaremos.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. No podemos volver a permitirnos que nuestra política y nuestro discurso quede desconectado de las bases y de los votantes socialistas. Asumo las consecuencias de muchas de nuestras decisiones en el Gobierno, porque en esos momentos eran inevitables, pero creo que no deberíamos volver a adoptar medidas de difícil comprensión sin explicarlas suficientemente.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. Creo en un partido con memoria pero no con nostalgia. Ningún tiempo pasado fue mejor, ni en la política ni en la vida. Han pasado 12 años desde aquel congreso que tantas cosas buenas dio al PSOE y a la gente. Ahora, y después de ocho años en el Gobierno, nos toca iniciar esta etapa. Este país nos necesita fuertes, en el Gobierno o en la oposición, para impedir que el Estado de bienestar sea desguazado.

César Luena: “Debemos pensarnos mejor la política fiscal”

31 años. Diputado por La Rioja y secretario de Organización de Juventudes Socialistas

P. El PSOE ha perdido 4,3 millones de votos, que se han ido a PP, IU, UPyD y abstención. ¿Hacia dónde debe ir el partido para recuperarlos?
R. Hacia una posición de centro-izquierda socialdemócrata, que es la de la campaña electoral. Con una economía social de mercado, hacia el keynesianismo. El Gobierno ha tenido que tomar decisiones alejadas de ese ideario. Las políticas de ajuste no son suficientes, hay que ir por la socialdemocracia. Y la conciencia crítica que se ha generado, entre otras cosas, por el 15-M puede ayudar a corregir muchas cosas.

 P. ¿El PSOE debe girar a más izquierda?
R. El partido debe perfeccionar y pulir el proyecto político del programa electoral.

P. ¿El armazón ideológico de su programa electoral sirve para la nueva etapa?
R. Están los ejes básicos. Quizás haya que ahondar en el desarrollo sostenible, las nucleares... Hay margen para ir más allá. Y en europeizarnos aún más.

P. ¿Qué letra tienen que reforzar?
R. Creo que las cuatro están perfectamente. Pero si hay que reforzar una, la P de partido. Es el momento de fortalecer el partido, tenemos que cuidarlo mucho. Este partido ha hecho mucho por este país, por la democracia española. Para que pueda seguir haciéndolo, tenemos que cuidarlo. Para recuperar la confianza de los ciudadanos ya: en las elecciones andaluzas.

P. ¿Qué no debe repetir el PSOE?
R. Debemos pensarnos mejor la política fiscal. Quien más tiene, más paga. En época de crisis desde luego, pero en época de bonanza también. Quizá en algún momento... no sé si eso lo tuvimos claro.

P. ¿Apuestan por la renovación que hizo Zapatero en el 2000 o por otra diferente?
R. Cada momento o etapa de la historia tiene su cosa. En 2000, Zapatero pudo ser la esperanza de recuperar la mayoría; ahora, esa esperanza puede que la representen otras personas que no necesariamente supongan renovación generacional. No hay un guión escrito. Pero lo que sí creo es que debe haber un pacto generacional en el partido y en la dirección futura.