Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC sí elegirá su candidato a la Generalitat con primarias ‘a la francesa’

La idea la propuso Tomás Gómez para elegir secretario general y nadie le secundó

José Montilla EUROPA PRESS

Después de tres derrotas electorales sin precedentes en las autonómicas, las municipales y las generales, los socialistas catalanes se proponen abrirse a la sociedad y no solo de boquilla. La primera ocasión para concretarlo pasa por el 12º congreso que celebrará el PSC del 16 al 18 de diciembre, en el que se da por seguro la aprobación de una enmienda para que el candidato a la presidencia de la Generalitat surja de un proceso de elecciones primarias siguiendo el modelo de los socialistas franceses. Es decir, abiertas a la ciudadanía, no solo a militantes y simpatizantes, con un sistema de doble vuelta y una aportación simbólica para sufragar los costes. El PSC cuenta con unos 90.000 afiliados, entre simpatizantes y militantes.

Esta idea la propuso el pasado sábado el líder socialista madrileño Tomás Gómez para elegir al secretario general del PSOE y nadie le secundó.

José Zaragoza, secretario de organización del PSC, viajó a Francia para conocer de cerca los detalles de ese sistema que la dirección saliente del partido considera indispensable importar. Prueba de la unanimidad que existe es que los cuatro candidatos que aspiran a sustituir a José Montilla como primer secretario de los socialistas catalanes ya se han mostrado a favor de las primarias a la francesa. Lo que saldrá del congreso será un mandato que después concretarán los órganos de dirección del partido.

Otra enmienda que se debatirá en el congreso propone que los cabezas de lista que concurran a las elecciones locales, autonómicas, generales y europeas se elijan de manera directa y secreta por los militantes y simpatizantes. Es lo que ocurrió en las pasadas municipales para el cabeza de cartel del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona. Es muy probable que la propuesta que se someta a votación acepte este sistema para municipios de más de 50.000 habitantes. Otra enmienda reclama, al parecer sin muchas posibilidades de prosperar, que al primer secretario del partido se elija también por ese modelo.