Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NAVARRA

La derecha pierde votos en Navarra y el nacionalismo consigue dos diputados

El 20N deja unos sorprendentes resultados con una encarnizada lucha por un quinto escaño

A falta de contabilizar el voto en el extranjero, Barkos revalida su acta en el Congreso

Uxue Barkos comparece tras conocer los resultados electorales. EUROPA PRESS

La jornada electoral del 20-N en Navarra, con un escrutinio de infarto, desafió a todas las encuestas. En contra de casi todos los pronósticos, UPN-PP perdió votos, unos 7.000, y Uxue Barkos se convirtió en la gran sorpresa de la noche, ya que en el último minuto arrebató a la coalición de derechas su tercer escaño. Así, por primera vez en once elecciones generales, el nacionalismo consigue dos diputados por la Comunidad foral, con dos opciones diferenciadas, una más radical con Amaiur y otra más moderada con Geroa Bai.

Durante buena parte del recuento, la coalición UPN-PP tuvo tres escaños en su mano y Geroa Bai ninguno, pero con el 97% escrutado ese diputado se fue a la coalición encabezada por Uxue Barkos, por menos de 400 votos de diferencia. Aún queda por contabilizar el voto extranjero, que se conocerá el miércoles, pero en principio parece difícil el cambio. El avance nacionalista en la comunidad, que ya se puso de manifiesto en los comicios de mayo, consigue romper su techo electoral, al alcanzar el 27,71% de los votos.

Barkos, concejal en el Ayuntamiento de Pamplona por Nafarroa Bai y diputada durante dos legislaturas consecutivas por esta coalición, ha vuelto a demostrar su fuerza en las urnas y su gran tirón electoral enfrentándose a casi todos sus antiguos socios. Ha conseguido en tiempo record representación con unas nuevas siglas, donde solo quedan los independientes y el PNV y tras las salidas de Aralar, Batzarre y EA. Además, Amaiur le saca solo 6.600 votos. “A veces los pequeños demostramos que se puede plantar cara y alzar la voz” para “cambiar el mapa político de Navarra”, aseguró una emocionadísima Uxue Barkos, una vez confirmado el escaño.

Amaiur entra con un representante por la Comunidad foral, Sabino Cuadra, que se integrará en el grupo propio de la coalición junto a los seis diputados alcanzados en el País Vasco. Sin embargo, esta alianza en Navarra no consigue los resultados que esperaba, ya que se había marcado un ambicioso objetivo de debutar con dos escaños. De esta forma, la izquierda abertzale vuelve a la Cámara Baja por Navarra 26 años después, ya que la única vez que Herri Batasuna consiguió un representante por la Comunidad foral fue en las elecciones de 1986, cuando salió elegido Iñaki Aldecoa.

Paradójicamente, la debacle socialista es la que ha podido provocar el deslizamiento de votos a las filas nacionalistas. El PSN sufre el varapalo nacional de su formación, pierde un escaño, 45.000 votos y 12 puntos respecto a 2008, aunque recibe unos 20.000 apoyos más que en las autonómicas de mayo y se mantiene como segunda fuerza. Su cabeza de lista, Juan Moscoso del Prado, renunciará en unos días a su acta de concejal en el Ayuntamiento de Pamplona. En la sede de la Carrera de San Jerónimo habrá además otro navarro, Santiago Cervera, presidente del PP de Navarra, que obtiene también un escaño pero por la circunscripción de Madrid.

Compleja gestión del Gobierno autonómico

Otra de las sorpresas de la noche fue la pérdida de votos de la alianza UPN-PP, que de nuevo se presentaron juntos tras tres años de sonados desencuentros. La marea azul que ayer tiñó el mapa de España no tuvo la misma intensidad en Navarra. UPN-PP vuelve a ser la fuerza más votada, mantiene sus dos escaños, pero pierde 7.000 votos respecto a 2008, con 126.100 sufragios, el 38,18%. También bajan con respecto a los comicios de mayo, cuando se presentaron por separado y sumaron entre los dos 135.025 papeletas.

Ahora, queda por delante una compleja legislatura en la Comunidad foral, donde UPN y PSN comparten gobierno autonómico. Con Marino Rajoy ya en la Moncloa, a Yolanda Barcina le toca gestionar el apoyo a las políticas del PP y las demandas socialistas en la comunidad. A partir de ahora, aseguró anoche la presidenta, “la voz de Navarra en Madrid será para apoyar al presidente Mariano Rajoy”.

Por último, la coalición Izquierda-Ezkerra (IU y Batzarre) mantiene los resultados que lograron en mayo, 18.224 votos, el 5,52%, 7.126 papeletas más que hace cuatro años. Por detrás de ellos y a mucha distancia, UPyD, con solo 6.827 sufragios, el 2,06%. En el Senado, UPN-PP logran tres representantes y el PSN, uno, al igual que en 2008. Con todo, la nueva cita con las urnas, vuelve a poner de manifiesto la pluralidad y complejidad de la política navarra, que va a estar representada en Madrid con cuatro formaciones diferentes, formadas a su vez por hasta ocho partidos.