Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD sube de uno a cinco escaños y roza el grupo parlamentario

La formación de Rosa Díez se convierte en el cuarto partido por número de votantes

No alcanza el 5% de los votos necesario para formar grupo propio en el Congreso

Ampliar foto
La candidata de Unión Progreso y Democracia a la Presidencia del Gobierno, Rosa Díez. EFE

El 27 de septiembre de 2007 Rosa Díez se inventó un partido, Unión por el Progreso y la Democracia (UPyD), como garante “de la regeneración política” que ya entonces reclamaba la exdirigente socialista, que desde un primer momento animó a romper con el bipartidismo PP-PSOE, a no conceder tanto poder a los partidos nacionalistas y a recuperar para el Estado competencias como la educación y la sanidad transferidas a las comunidades autónomas. Así, sin grandes pretensiones, la socialdemócrata consiguió seis meses después, en las generales de 2008, lo que ella misma definió como “un milagro”: hacer del grupo magenta la quinta fuerza política de España por número de votos de la noche a la mañana. Ante la sorpresa general, echando por tierra las encuestas que le otorgaban un tope de cuatro escaños, UPyD se ha convertido este 20-N en el cuarto partido más votado, con más de un millón de votantes, cuatro diputados por Madrid y uno por Valencia. Un éxito agridulce.

“Soy muy optimista, vamos a lograr muchos escaños, tantos como para formar grupo parlamentario”, se había mojado Díez a su llegada al Hotel Villa Real, justo enfrente de las Cortes, enfundada en una gabardina rojo chillón. La política de Güeñes (Bizkaia) ha acertado a medias. Aunque ha alcanzado los cinco diputados, el número mágico, con el 99% de los votos escrutados no llega, por un par de décimas, al 5% de votos necesarios para formar grupo parlamentario. "¿Qué tiene que ocurrir para cambiar una Ley Electoral tan injusta? Amaiur ha conseguido representación institucional con 330.000 votos que les premia con siete escaños, y CiU tiene 16 diputados con 100.000 votos menos que UPyD... ¿Qué tiene que ocurrir en España para el cambio?", ha denunciado Díez perdiendo la voz, tras quedarse en el 4,69% de los votos de toda España.

Con un presupuesto mínimo, de un millón y medio de euros, UPyD se ha centrado en el pie de calle

El número de electores que han depositado su confianza a UPyD ha subido progresivamente, piano piano pero sin pausa, desde el escaño en el Congreso de hace tres años –el partido recién parido obtuvo 50 votos menos que el PNV, 306.079 (1,19% del total) frente a los 306.128 de la formación nacionalista, que sacó seis diputados, cosas de la Ley Electoral- a los 449.499 (2,87%) a los que echó el lazo en las europeas de 2009 que le valieron un eurodiputado. Pero cuando UPyD obtuvo su gran éxito, previo al boom del 20-N fue en las municipales del pasado mayo, con 465.125 papeletas (2,06%) y 152 concejales. En menos de cuatro años de vida, Díez y su equipo rosa ha pasado de no existir a ser el cuarto partido preferido por los españoles, con gran presencia en las instituciones de Madrid, su plaza fuerte junto a Valencia.

Con un presupuesto mínimo, de un millón y medio de euros, UPyD ha concentrado sus esfuerzos durante la campaña electoral en mostrarse cercana y accesible a pie de calle, con mítines abiertos en los que cualquier curioso podía preguntar micrófono en mano sin preguntas vetadas, justo al contrario, por ejemplo, del control que ha caracterizado los últimos 15 días de actos del Partido Popular. Aunque los sondeos previos a la jornada de ayer no les otorgaban más de tres escaños (con los que empezó el recuento oficial de Interior), Díez y su espada en Valencia, Toni Cantó, han mostrado una confianza en sus posibilidades a prueba de lágrimas. El 20-N ha vuelto a darles la razón, aunque no toda. Somos el partido que más ha crecido, este es inicio del fin del bipartidismo: ¡la suma de votos entre PP y PSOE ha bajado 11 puntos!“, se ha despedido Díez, pese al chasco “orgullosa” tras el imparable ascenso de su formación elección tras elección. Los sondeos no pronosticaron su subida en las generales de 2008, ni en las europeas de 2009 ni en las municipales de mayo. Esta noche tampoco fue la excepción.

Más información