Pocos indignados reflexionan al sol

Pequeños grupos del 15-M exponen sus ideas en Madrid, Barcelona y Valencia antes del 20-N

Pequeños grupos del 15-M exponen sus ideas en Madrid, Barcelona y Valencia antes del 20-N
Pequeños grupos del 15-M exponen sus ideas en Madrid, Barcelona y Valencia antes del 20-NCLAUDIO ÁLVAREZ

Medio centenar de indignados se han congregado para celebrar una asamblea en la Puerta del Sol para reivindicar su derecho a la reflexión conjunta. Megáfono en mano, los ciudadanos van explicando sus propuestas y opiniones acerca de los partidos políticos. Las críticas a los dos grupos mayoritarios conforman los discursos más habituales. "PSOE y PP la misma mierda es", resumen algunos.

La convocatoria no ha conseguido la misma respuesta ciudadana de las pasadas elecciones del 22 de mayo. Si aquellos primeros días del movimiento la reflexión conjunta de los ciudadanos en el kilómetro cero llegó a congregar a varias decenas de miles de personas, hoy no llegan al medio centenar.

A las once de la mañana se formaba el ya reconocido círculo asambleario y comenzaba el debate. Así han llevado toda la mañana y así pretenden permanecer todo el día en una jornada de reflexión electoral conjunta.

Junto a ellos, otras iniciativas indignadas han aprovechado el tirón del 15-M y han colocado sus puestos cerca de la estatua de Carlos III donde tiene lugar la asamblea. Un hombre, en huelga de hambre desde hace 35 días, desempleado y con cuatro personas a su cargo, reivindica "un despertar de la sociedad". A su lado, Stop Desahucios construye una especie de puesto de cartón y atiende a los curiosos que se acercan a preguntar. Mientras, dos operarios colocan la estructura de lo que será un árbol de Navidad gigante y cientos de ciudadanos pasean con sus compras y sus cámaras de fotos por la Puerta del Sol como cualquier otro sábado. La policía, otras veces preparada con cascos y porras, pasea y se dedica a orientar a los turistas perdidos.

Un indignado tras ocupar un edificio abandonado en Barcelona.
Un indignado tras ocupar un edificio abandonado en Barcelona.ANDREU DALMAU (EFE)

Tampoco ayer por la noche los agentes tuvieron mucho trabajo durante el grito mudo con el que medio millar de indignados dieron la bienvenida a la jornada de reflexión. A las cinco de la tarde, colocarán un atril para que la gente pueda mandar un mensaje o una propuesta al presidente del Gobierno que sea elegido mañana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Entretanto, varios miembros de la Asamblea de Barcelona del Movimiento del 15-M se han acercado al bloque de pisos vacíos de reciente construcción, en la calle Hostafrancs de Barcelona, ocupado ayer por un grupo de indignados con el fin de dar cobijo a personas desahuciadas. unas 300 personas llevaban a cabo la ocupación de un bloque en el número 3 de la calle de Hostafrancs, en Sants. Es el cuarto inmueble que el 15-M ocupa en un mes. El primero fue el pasado 15 de octubre, en Nou Barris. Allí viven ahora varias familias, a la espera de que un juez decida por la vía civil qué hacer. Antes, los propietarios denunciaron por la vía penal, pero su demanda de desalojo fue desestimada. Los indignados también entraron el miércoles en una antigua sede de una entidad bancaria, en Consell de Cent, pero los Mossos los desalojaron ayer por la mañana sin incidentes. 

Mientras, en Valencia unas 30 personas de diferentes colectivos aglutinados en torno al 15M se han acercado poco después de las dos de la tarde a la plaza del Ayuntamiento en el día de reflexión.  A lo largo de la tarde hay previstas debates sobre salud, pobreza y decrecimiento. "No hemos desaparecido, los que dicen que no estamos es porque no les ha apetecido seguir mirando", afirma Manuel, de 30 años, delineante.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS