Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
pueblos singulares

Benalup, capital del paro

El pueblo de Cádiz tiene una cuota de desempleo de casi el 40%, la más alta de la provincia

Ampliar foto
Un grupo de parados charla en la plaza de Benalup.

Benalup (Cádiz, 7.183 habitantes) tiene algunas cosas cambiadas. La temporada alta de su principal hotel, el Fair Play, no es en verano, sino ahora, en noviembre, y en primavera. Busca a los extranjeros apasionados por el golf.

También su desempleo es raro. Hay más hombres que mujeres parados, y la mayoría de los que aparecen ahora en la lista son recientes, al contrario de lo que sucede en el resto de la provincia. No llevan más de seis meses inscritos. Puede ser contradictorio, pero sus responsables municipales achacan el elevado paro de octubre, 1.504 desempleados, a la eficacia de sus programas de ayuda y talleres de formación.

Benalup acaba de vivir un histórico cambio de gobierno. El secretario provincial del PSOE, Francisco González Cabaña, que ha sido alcalde los últimos 28 años, ha dejado el sillón de la alcaldía para aspirar a un puesto en el Congreso. “Aquí hay mucha estacionalidad”, comenta. “Podemos pasar de 1.400 a 1.100 [parados] de un mes a otro”. Es él quien admite que el paro de su pueblo es irreal. “Hay 500 demandantes del sector servicios, cuando aquí, ni de lejos, hay tanta oferta. Lo que ocurre es que hemos tenido muchas políticas activas de empleo para formar a parados y tienen que inscribirse en el Servicio Andaluz de Empleo”.

Récord indeseado

  • España tiene, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), 4.978.300 parados; 4.360.926, según los datos del INEM del mes de octubre.
  • Benalup fue ese mes el municipio con más paro de Cádiz, si cruzamos los inscritos en el Servicio Andaluz de Empleo con la población de entre 16 y 65 años.
  • Esa estadística no oficial sitúa a Benalup con casi el 40% de paro, por encima de la media provincial, que sí recoge la EPA, del 31,36%.
  • La media nacional de paro, según la última EPA, es del 21,52%, y la andaluza, del 30,93%.

También asegura que las bolsas municipales de ayudas sociales inflan la lista. “Están destinadas a gente con dificultades, pero deben estar inscritas en el paro y eso sube la estadística”.

De los 1.504 desempleados que tuvo Benalup en octubre, 809 fueron hombres. Es algo que contrasta con la realidad de esta provincia, donde hay más paradas (96.942) que parados (84.469). También llama la atención que los demandantes de empleo son muy recientes. El 33% lleva en la lista del paro menos de tres meses y otro 21,3% no más de seis meses. El 28,3% lo está desde hace más de un año, lo que choca con la realidad del resto de la provincia, donde el 42% sí acumula más de 12 meses en la lista del paro.

La clave actual del paro de Benalup ha sido la crisis de la construcción, de la que proceden el 35% de los desempleados, como Tomás García, de 51 años. “No sabemos para dónde tirar. Yo estoy dispuesto a irme al campo, pero tampoco te creas que allí hay mucho”.

El mayor porcentaje de parados corresponde al sector de servicios, pero es lo que el exalcalde llama “paro irreal”. Son trabajadores formados en la hostelería, pero que nunca han trabajado en el sector. La localidad destaca por su gran complejo hotelero Fair Play Golf, un resort de lujo con servicio de todo incluido. También brilla, en pleno centro de la ciudad, el hotel Utopía, un cuidado establecimiento que rememora en su estética los años 20 y 30 del sigo pasado. “Contrataron a unos pocos, pero tampoco da para mucho. Mejor eso que nada”, dice Miguel Ángel Grimaldi, de 27 años, pintor de fachadas en activo.

El problema de Benalup y de otros municipios cercanos es la escasez de ofertas de trabajo. El mes pasado solo se registraron 167 contratos frente a los 36.000 que hubo en toda la provincia, y 81 de ellos fueron en la Administración. El resto se repartieron entre la construcción, el comercio, la reparación de vehículos o la hostelería. Todos los que se inscribieron en la lista del paro porque terminaron su taller formativo o porque querían aspirar a una ayuda aguardan ahora una oportunidad laboral que sigue sin llegar.

Más información