Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GENERALES 2011

Las costuras de un texto “prudente”

El Partido Popular fija, sin concretar, sus líneas sobre impuestos, sanidad, educación o pensiones

Ampliar foto

“Reforzaremos el marco legal”, “regularemos”, “impulsaremos un ambicioso programa”, “cambiaremos el modelo”, “aplicaremos todas las medidas necesarias”... El avance de programa electoral que el PP ha adelantado este domingo tiene poco del detalle que se le supone a un “contrato” aunque eso es, según los populares, lo que Mariano Rajoy firmará con los ciudadanos. La vaguedad atraviesa el texto. “No es un programa de microgestión, sino de líneas, de tendencia. No es vaguedad, es prudencia”, argumentan desde el partido. Estas son las propuestas.

» Reforma laboral: contratos y convenios. “Simplificaremos la tipología de contratos laborales”, dice el programa. El objetivo sería “reducir la temporalidad”. No habla de contrato único. Si se trata de modificar los indefinidos o solo de reducir el amplísimo catálogo actual de contratos temporales, no se cuenta. Fuentes del PP se inclinaban ayer por esto último. Por otro lado, los populares anuncian que reformarán “la estructura y contenidos de la negociación colectiva”, con una doble intención: que “cada materia se negocie en un ámbito territorial o sectorial óptimo” y que tengan “prevalencia”, en cuestiones salariales y condiciones de trabajo, “los convenios o acuerdos de empresas”. Actualmente, la ley permite que prevalezca el convenio del sector —un colchón de mínimos—, y ese es el que suele prevalecer si no hay mejora pactada.

» Menos impuestos para las rentas de capital. “Fomentaremos fiscalmente el ahorro a largo plazo mediante la creación de una nueva deducción en el IRPF por el incremento anual del ahorro, que incluya la adquisición de vivienda habitual”. Eso parece querer decir que las rentas de capital —acciones, dividendos, fondos de inversión, planes de pensiones, etcétera, que ya pagan bastante menos IRPF que las del trabajo— disfrutarán de una nueva bajada del impuesto. También propone el PP “elevar” los mínimos familiares del IRPF, sobre todo a familias numerosas.

“Mecanismos de liberación” de los hipotecados

El programa del PP incluirá una propuesta de reforma de la ley concursal para “introducir en los procedimientos de insolvencia de las personas físicas, con las debidas garantías para evitar comportamientos abusivos, mecanismos de liberación de los deudores tras la ejecución del mecanismo embargable”. Se trata de idear alguna fórmula para que las personas que no pueden pagar la hipoteca porque se han arruinado, y que ahora mismo tienen que responder de la deuda con todos sus bienes presentes y futuros, vean aligerada esa carga. “Podría ser algo parecido a la declaración de quiebra que se aplica a las empresas. Se trata de liberar un poco a estas personas”, explican fuentes del PP.

El mecanismo que se proponga no será en ningún caso la dación en pago, reclamada por el Movimiento 15-M y que consiste en que el hipotecado devuelve la vivienda y ya no tiene que seguir pagando. En el PP sostienen que esa fórmula supone tratar al banco como un mero arrendador de casas. “No será la dación en pago, aunque los efectos podrían ser parecidos”, señalan.

» Rebaja fiscal a las empresas. El PP quiere “generalizar” el tipo del 20% del impuesto de sociedades (ahora se aplica solo en algunos casos, como las cooperativas) y “extender” el grupo de las que pagan un 25%: actualmente, todas las pymes (el resto de empresas tributa un 30%). Por otra parte, los populares proponen que autónomos y pymes no tengan que pagar el IVA hasta que cobren la factura correspondiente, y que a las empresas de servicios a las que la Administración deba dinero se les descuente el equivalente del pago de impuestos. Además, el programa recoge la promesa de subvencionar con 3.000 euros por la contratación del primer trabajador a las empresas de nueva creación.

» Sanidad. “Todas las medidas que garanticen una prestación “universal”. El PP no habla de copago sanitario, ni para defenderlo ni para descartarlo. El programa se limita a señalar que se adoptarán “todas aquellas medidas que garanticen el acceso universal a unas prestaciones de calidad”. También aboga por establecer una “cartera de servicios, básica y común, en el sistema de salud” para toda España. La cartera básica de servicios ya existe, aunque luego hay comunidades que ofrecen prestaciones muy por encima de esa cartera y otras que no. El PP promete, por último, un “calendario vacunal único” y un sistema de “plataformas informáticas” para que los pacientes puedan recibir a través de ellas “información y tratamiento de sus patologías”.

» Nuevos criterios de selección del profesorado. Si gana las elecciones, el PP pondrá en marcha un “nuevo modelo de selección y formación, de carácter “nacional” —ahora es autonómico— para el acceso a la profesión docente. Algo similar al “MIR de los profesores” que también ha propuesto el PSOE y que otorga más peso a las prácticas a la hora de obtener una plaza. Se promoverá “el bilingüismo español-inglés en todo el sistema educativo desde el segundo ciclo de educación infantil”. En la parte del programa adelantada ayer no se mencionan medidas para garantizar el derecho a estudiar en castellano en Cataluña.

» Ley de apoyo al embarazo, vaguedad sobre el aborto. El PP promoverá una “ley de protección de la maternidad”, con “medidas de apoyo a las mujeres embarazadas” y el impulso de “redes de apoyo a la maternidad”. La misma vaguedad se traslada al párrafo que debe aclarar qué harán los populares con la ley del aborto de 2010. “Cambiaremos el modelo”, se limita a decir el texto, “para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores”. Eso sugiere que el aborto dejaría de ser un derecho en las primeras 14 semanas, y que las menores no tendrían derecho a abortar sin permiso de sus padres. Se sugiere, pero no se dice.

» ¿Otra reforma de las pensiones? Los populares se comprometen a mantener “el poder adquisitivo de las pensiones”. Además, fomentarán que se pueda cobrar parcialmente la pensión y seguir trabajando (algo que se introdujo como recomendación en el Pacto de Toledo en 2010) y que “la pensión sea más proporcional a las cotizaciones efectivamente realizadas a lo largo de la vida laboral”. Esto parece apuntar a una nueva reforma del sistema para que el cómputo de la pensión tenga en cuenta más años de la vida laboral (lo que rebaja la pensión media). En la reforma de 2010 ya se pasó de 15 a 25 años.

» Nuevo endurecimiento del Código Penal. Tras las reformas de 1995, 2003 y 2010, el PP propone una nueva reforma del Código Penal para introducir la “pena de prisión permanente revisable”, medidas de seguridad “postpenales” —la libertad vigilada ya se aprobó en 2010—, la doctrina Parot (que ya se ha aplicado a 60 presos etarras y que está recurrida ante el Constitucional) y una “nueva regulación de la multirreincidencia”.

» El recurso de amparo, fuera del Constitucional. El programa plantea restablecer el recurso previo de constitucionalidad en la reforma de los estatutos de autonomía y llevar “a la jurisdicción ordinaria el recurso de amparo para garantizar los derechos fundamentales”, “reservando al Tribunal Constitucional el ejercicio de su competencia en los supuestos de interés constitucional”.

» Sueldos iguales para alcaldes iguales. “Homogeneizaremos la fijación de las retribuciones de los cargos electos locales”, promete el PP. Eso acabaría con la disparidad de sueldos entre Ayuntamientos (y con la capacidad de estos para fijar sus retribuciones). Aunque se haría teniendo en cuenta “la dimensión de los municipios” y sus “circunstancias socioeconómicas”. Por otra parte, los populares anuncian un “plan de austeridad que comprometerá al conjunto de las administraciones” y la supresión de todos los organismos o entes públicos “que no respondan a una racionalidad económica” o “cuyas funciones pueda asumir la Administración”.

» Cultura financiada por mecenas. El PP impulsará el “mecenazgo” para que “tanto particulares como empresas se involucren en la financiación y promoción de la cultura, sustituyendo progresivamente el actual modelo basado en subvenciones”. Es decir, más dinero privado y menos dinero público. También promete el PP eliminar el canon digital y sustituirlo por una fórmula de retribución de la propiedad intelectual basada en “el uso efectivo de las obras”.