Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos tres activistas contrarios al AVE por agredir a la presidenta Barcina

La coalición soberanista se abstiene de reprobar el lanzamiento de varios tartazos a la presidenta

La izquierda 'abertzale' niega tener nada que ver con el ataque

Los tres supuestos activistas de Mugitu (Muévete) que ayer lanzaron tres tartas contra la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, han sido detenidos esta tarde por la Policía Foral en el casco viejo de Pamplona. Se trata de dos jóvenes de nacionalidad española y un tercero nacido en Francia a los que se les acusa de un delito de atentado contra la autoridad. Uno de los arrestados, Julio Villanueva, está condenado, según Europa Press, por participar en un sabotaje al embalse de Itoiz, al cortar los blondines utilizados para construir la presa.

La agresión ocurrió ayer durante una reunión de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP), en la localidad francesa de Toulouse. La jefa del Ejecutivo foral, que acudió a la cita para ser investida presidenta de ese órgano, recibió el impacto de dos tartas lanzadas por un grupo de individuos que irrumpió en la sala con gritos y consignas en contra del Tren de Alta Velocidad. Barcina tuvo que abandonar la sesión para cambiarse de ropa.

Tras conocerse el incidente, el Parlamento de Navarra aprobó, con la abstención de Bildu, un comunicado de condena. Esta misma mañana, Barcina lamentaba que la coalición abertzale no condenara la agresión porque, dijo, "el fin de la violencia no significa solo dejar de asesinar". "Ayer sentí bastante tristeza cuanto todo el Parlamento de Navarra condenó esta agresión excepto Bildu, por considerar que esto no podía elevarse a un rango de agresión. Francamente me da mucha pena democrática”.

Frente al silencio de Bildu, el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, anunciaba en su cuenta en Twitter esta mañana que se había puesto en contacto con la presidenta de Navarra: "Acabo de hablar con Yolanda Barcina. Sigue decidida a defender sus ideas en libertad a pesar de los cafres. Mucho ánimo. MR”. Por su parte, el ministro de Fomento, José Blanco, consideró el ataque como "un hecho condenable y lamentable".

Según Barcina, "para cualquier persona democrática el fin de la violencia no significa solo dejar de asesinar, sino que implica el total abandono a los actos de apoyo a la violencia física y psíquica", frecuentes, ha denunciado, en el entorno de la izquierda abertzale.

"Me siento con una agresión de este entorno pero con fuerza para defender la libertad y la democracia" ha aseverado, para manifestar que aunque en el momento de los tartazos se sintió sorprendida, lo que ha ocurrido le ha dado "más fuerzas para defender la democracia".

La izquierda abertzale ha afirmado a través de un comunicado que no tiene "nada que ver" con la agresión y censura la actitud "totalmente infantil tanto de Barcina como de UPN [su partido] de pretender convertirse en supuestas víctimas de una agresión del entorno de ETA para huir del debate de fondo sobre el tren de alta velocidad". Los independentistas han añadido: "Barcina y UPN saben perfectamente que la izquierda abertzale no tiene nada que ver con la acción de protesta que activistas anti-TAV llevaron a cabo ayer en Toulouse contra Yolanda Barcina, como saben perfectamente también que la oposición al irracional proyecto de TAV que quieren imponernos a costa de nuestros bolsillos abarca afortunadamente a sectores sociales y políticos que van más allá de la izquierda abertzale".

 El movimiento Mugitu ha afirmado esta tarde en rueda de prensa que la agresión fue un "acto cómico y reivindicativo" contra la construcción del tren de alta velocidad y ha acusado al propio Gobierno foral de "victimismo". Dos representantes del grupo, Mikel Álvarez y Aitor Balbas, han señalado que "los tartazos son una forma de protesta y denuncia que se utiliza en todo el mundo". "El objetivo de esta forma de acción no pretende ocasionar daños físicos a la persona, sino dañar la imagen de la autoridad o mandatario en cuestión", han dicho.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >