Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar marca la línea a Rajoy: “No puede haber soluciones de excepción” para ETA

Más suave que en Málaga, el expresidente dice que ETA está derrotada

Ampliar foto
Aznar, durante la celebración del V aniversario de la Fundación Denaes. EFE

Hace solo tres semanas, José María Aznar acusó al Gobierno de “mendigar” un comunicado a ETA. Después del anuncio del cese definitivo del terrorismo, y de que Mariano Rajoy lanzara un mensaje optimista y dijera que era un “gran noticia” que se había producido sin que hayan logrado “concesiones políticas”, Aznar ha hablado finalmente de ETA, pero con un tono más suave que el de la convención de Málaga. El expresidente ha utilizado una argucia: ha releído textualmente un discurso que pronunció hace un año para concluir que sigue pensando lo mismo. Aún así, con sus palabras, indirectamente, le marca el paso a Rajoy, que probablemente tendrá que tomar si llega al Gobierno decisiones de política penitenciaria –absolutamente legales-para facilitar que se consolide el proceso del final del terrorismo. “España no puede aceptar soluciones de excepción para hacer efectiva la derrota de ETA en ningún caso. Si se diera la impresión de que el Estado de derecho que defendemos puede quedar en suspenso o ser aplicado a conveniencia se estaría dañando extraordinariamente la democracia española y se expondría a sus instituciones a la sospecha”, ha señalado Aznar.

El marco era el quinto aniversario de Denaes, la asociación para la defensa de la nación española, que ha arrancado con el himno nacional y un grito de “Viva España”. Aznar estaba sentado con algunos de sus fieles que dominaron la primera legislatura de Rajoy en la oposición, como Ángel Acebes, Eduardo Zaplana o Ignacio Astarloa. También estaba Jaime Mayor. El expresidente ha repetido ese discurso sobre ETA de hace un año en el que deja muy clara su visión de este momento final: “ETA está derrotada histórica y socialmente. La derrota de ETA es uno de los grandes éxitos de la nación española. El final del terrorismo plantea un único riesgo, que perdamos en la victoria. No hay precio alguno que pagar a los terroristas. Son los terroristas y sus cómplices los que tienen una deuda que pagar a la Nación”

Incluso ha llegado a hablar de generosidad, pero con condiciones. "Siempre los españoles han estado dispuestos a atender el arrepentimiento de los terroristas que dejaron de serlo y a actuar con generosidad. Pero es responsabilidad de todos que la victoria contra el terrorismo sea la de la libertad y la justicia; la de la democracia y el Estado de derecho; la victoria de las víctimas y su memoria sobre el relato infame que enaltece a sus victimarios”. “Quien quiera paz que mire la obra de la nación española de 1978; quien quiera concordia y reconciliación que mire la Transición; quien busque generosidad para construir un futuro de democracia y libertad para todos, que asuma la Constitución. Y quien busque perdón que tenga el valor de mirar a sus víctimas”, ha rematado.