Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despropósito general en el Parlament

Solidatitat se vale de la inexperiencia de la presidenta para liarla en la cámara catalana

El partido independentista pidió resolver las resoluciones en más de 1.000 votaciones

El portavoz de Solidaritat Catalana per la Independència (SI) Alfons López Tena, en una intervención en el debate de política general del Parlament de Cataluña.
El portavoz de Solidaritat Catalana per la Independència (SI) Alfons López Tena, en una intervención en el debate de política general del Parlament de Cataluña. EFE

Los hermanos Marx se han infiltrado esta tarde en el Parlamento catalán. La confusión de los diputados y la inexperiencia de la presidenta, Núria de Gispert, amén de las ganas de liarla de algún diputado, han provocado un monumental caos y situaciones cómicas que ni la sátira del programa Polònia, de TV-3, podría haber imaginado. La votación ya tuvo que retrasarse por una maniobra de Solidaritat Catalana per la Independència (SI), que esta mañana ha intentado suspender el pleno monográfico sobre la reforma de la Constitución convocado para después del debate. El partido, con sus tres diputados, ha demostrado sobradamente su capacidad para alterar la dinámica parlamentaria.

Con dos horas de retraso, el accidentado pleno ha empezado a las 14.00, aunque lo mejor estaba aun por llegar. Los grupos han fijado su posición, y el debate se ha suspendido para el almuerzo y aclararse con las votaciones previstas: más de 1.000 puntos que tenían que refrendarse por separado: la mayoría, pedidas por el diputado de Solidaritat Alfons López Tena.

"Nunca había visto tantas peticiones", comentaba un veterano trabajador de la cámara. "Esto va a ser largo", se le ha escapado a la presidenta de la cámara al reanudarse el pleno tras el almuerzo. De Gispert no equivocaba. La sesión se volvía a suspenderse porque los diputados no disponían de una guía para aclararse ante tanto lío de propuestas. Lo había pedido ICV, y aunque la presidenta confiaba evitarlo -"Podemos ir votando y ya llegará la guía", soltó-, CiU lo ha impedido. "Son votaciones de suficiente calado como para tener claro qué votamos", rebatió el portavoz nacionalista, Jordi Turull.

Rizar el rizo era difícil, pero los diputados estaban en racha. La presidenta no logaraba aclararse con los puntos a votar y López Tena, siempre atento para desquiciarla, no cejaba de pedir palabra. "Votamos punto 1, 1, a,", pedía la presidenta; la ecosocialista Dolors Camatas interrumpía: "En el punto 3 pedimos votar separada la frase que va de 'el Parlament' hasta 'el fin"; y López Tena seguía mano en alto: "Habíamos pedido votación separada". En medio del caos se ha alzado el portavoz del PP, Enric MIllo: "Pido un poco de sentido común. He contado y tendremos que hacer más de 1.000 votaciones. Tardaremos 50 horas. Suspendamos el pleno y tratemos solucionarlo". Aplauso y cuarta suspensión.

Twiitter echaba humo. Los socialistas reclamaban la vuelta del anterior presidente del Parlamento, el republicano Ernest Benach; Marc Sanglas, de ERC, sugería encargar pizzas para la cena; la socialista Nuria Ventura, recordando que seguidamente había otro pleno, sugería pedir ya el desayuno.

La junta de portavoces ha resuleto posponer la sesión hasta mañana. De Gispert se ha disculpado: "Una situación como esta no tiene precedentes en la casa". Y López Tena, a quien algunos diputados señalaban como culpable del despropósito, feliz. Hasta saludaba a la premsa al grito de "paz y amor". Pero como en el día de la marmota, los diputados de nuevo en la cámara para el segundo pleno, este sobre la reforma de la Constitución, que ya ha sido aprobada y sancionada por el Rey. Un despropósito general.

 

Más información