Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amaiur concurrirá al 20-N para reivindicar “la nación” vasca

La alianza 'abertzale' presentará el domingo su nueva marca y a sus representantes

De izquierda a derecha, Matute, Idoia Elastui, María Luisa Margade y Urizar, ayer en San Sebastián.
De izquierda a derecha, Matute, Idoia Elastui, María Luisa Margade y Urizar, ayer en San Sebastián.

Como una gran alianza electoral que concurrirá en las próximas generales del 20-N para “reivindicar los derechos de Euskal Herria como nación” se presentaron ayer la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna (EA), Aralar y Alternatiba. En un acto celebrado en San Sebastián, los portavoces de la coalición evitaron adelantar con qué marca concurrirán a las elecciones ni qué cándidatos irán en las listas de las tres provincias vascas y Navarra.

La coalición hará pública su nueva identidad, para la que baraja media docena de nombres, entre ellos Amaiur —localidad en la que en 1522 se libró la batalla tras la que culminó la conquista de Navarra por Castilla—, en un guiño a los defensores de la independencia de Navarra, y los rostros de quienes podrían representarles en Madrid, el próximo domingo en un acto que se celebrará en Pamplona.

Los portavoces de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria y Txelui Moreno, entre otros, el secretario general de EA, Pello Urizar, la representante de Aralar Rebeka Ubera y el coordinador de Alternatiba, Oskar Matute, presentaron las principales líneas que la alianza abertzale defenderá en las elecciones.

La coalición, en la que rehusó integrarse el PNV, adelantó que reivindicará “el reconocimiento nacional y el derecho a decidir que le asiste a Euska Herria”, aprovechando el tirón soberanista del triunfo de Bildu.

Las cuatro formaciones se comprometen a trabajar por un cambio político y social para lograr la paz y la normalización, pero marcando que ese recorrido tenga como “carril de desarrollo un proceso de paz definitiva y soluciones democráticas al conflicto histórico de naturaleza política que mantiene Euskal Herria con el Estado español”.

En el documento que leyeron, los portavoces de la alianza abertzale afirman ser “conscientes” de que la decisión sobre el futuro del País Vasco “está en manos de la sociedad vasca, la única legitimada para tomar decisiones al respecto”. Pero admiten que hay aspectos prioritarios en materia de paz y normalización política en la que “el Estado español es un actor necesario”.

Para la superación “definitiva y estable del conflicto”, la nueva alianza plantea el establecimiento de un “proceso de diálogo y negociación hacia un acuerdo democrático incluyente pivotado en el reconocimiento nacional vasco y en su legítimo derecho a decidir libre y democráticamente su futuro, partiendo de la situación jurídico política vigente”. Para ello, tendrá en cuenta la realidad política de Navarra, “adecuando ritmos y velocidades a la misma y respetando las decisiones de los navarros”.

Sin desgranar las líneas de su programa electoral, la coalición señaló que defenderá políticas sociolaborales que beneficien a los más desfavorecidos, para lo que exigirán “un marco vasco de relaciones laborales”.