Llamazares respalda al ‘madracismo’ en el divorcio entre los dos sectores de EB

El diputado de IU irá al congreso desautorizado por Arana y la dirección federal

El portavoz madracista, José Navas, ayer durante la presentación en la sede de EB en Bilbao.
El portavoz madracista, José Navas, ayer durante la presentación en la sede de EB en Bilbao.ALFREDO ALDAI (EFE)

En pleno divorcio entre los dos sectores enfrentados de Ezker Batua (EB), el tutelado por el excoordinador general, Javier Madrazo, y el encabezado por su sucesor, Mikel Arana, los madracistas recurrirán a la figura del diputado de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, para escenificar que no están solos en Madrid. José Navas, uno de los portavoces del madracismo, anunció ayer la presencia de Llamazares en el congreso que su sector celebrará el sábado en el Palacio Euskalduna de Bilbao contra el criterio de la dirección federal de IU, en manos del PCE.

Llamazares es el rostro visible del sector de IU crítico con la gestión del actual coordinador, Cayo Lara, que en la batalla interna en Euskadi se ha decantado claramente por respaldar a los aranistas. Fuentes del entorno de Llamazares confirman su asistencia al congreso del sábado, que se convertirá en el primer acto en el que los madracistas den muestras en público de que siguen teniendo apoyos dentro de IU a pesar del escándalo de la negociación B en Álava. El PNV reveló en julio que los madracistas pidieron puestos y dinero a cambio de su apoyo para seguir gobernando en la Diputación de Álava, que terminó en manos del PP.

Ambos sectores funcionan ya a como dos partidos distintos unidos solo por las siglas —tienen sendos órganos directivos y fuentes de financiación—. El apoyo de Llamazares al madracismo complica el panorama para Arana, obligado a desconvocar su propio congreso en cumplimiento de una medida cautelar decretada por un juzgado de Bilbao a instancia de los madracistas. El coordinador general de EB utilizaba como argumento a su favor que su sector era el único que contaba con el apoyo de la dirección de IU y que cualquiera que participe en el congreso de sábado se situaría “fuera” del partido.

“Nadie nos puede achacar" que la asamblea pueda significar un "paso" hacia la ruptura con IU, recalcó Navas en su intervención, destacando la presencia de Llamazares y del responsable de Finanzas, Antonio Cortés, como un “aval de nuestro compromiso federal”. También recalcó que al congreso acudirán representantes de Iniciativa Per Catalunya, la Xunta Aragonesista, así como de distintos sindicatos y organizaciones.

Navas explicó que no tienen intención alguna de dejar de utilizar las siglas de EB. Su sector, aseguró, “entrará y saldrá como Ezker Batua” en la asamblea del sábado, añadiendo que no necesitan “más autorizaciones que las de sus órganos estatutarios y el refrendo de su militancia”.

El portavoz madracista cifró en 1.400 el grueso de la militancia de la formación de izquierdas —los aranistas aseguran que el censo está manipulado— que serán representados el sábado por 228 delegados de Bizkaia, 71 por Gipuzkoa y 51 en nombre del partido en Álava, territorio en el que mantiene dos junteras. Tienen previsto suprimir la figura del coordinador general, aunque Navas recalcó que Arana seguirá siendo “parlamentario y militante de EB” tras el cónclave, cuyo lema será “Ezker Batua, izquierda viva”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS