Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las reticencias de los barones se convierten en apoyo tras la explicación del candidato

“Cuando las cosas se explican, se entienden”, dijo el extremeño Fernández Vara

Los líderes regionales del PSOE se comprometieron en la tarde de ayer a apoyar la reforma constitucional para introducir el compromiso de estabilidad presupuestaria en la Ley Fundamental —cuya toma en consideración se vota hoy en el Congreso— tras un encierro de más de dos horas con el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en Ferraz.

Las reticencias con que fue recibida por los barones regionales, el martes, la iniciativa anunciada en el Congreso por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se tornaron en apoyo tras las explicaciones de Rubalcaba. “Cuando las cosas se explican, se entienden”, dijo el líder del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, al finalizar la reunión.

El procedimiento de toma de decisiones fue un reproche generalizado en el encuentro de los barones con Rubalcaba. Algunos de ellos se quejaron a la dirección del PSOE porque no se les hubiera convocado previamente para consultarles ante el calado de la iniciativa, una reforma constitucional, y más aún cuando se tramitaba por procedimiento de urgencia.

Fue el líder del PSOE de Madrid, Tomás Gómez, el barón que presentó más objeciones al contenido de la decisión, a la constitucionalización de la estabilidad presupuestaria. Pero, según reconoció a la salida, estaba “más satisfecho” que cuando llegó, dadas “las explicaciones extensas, concretas y completas” recibidas. Lo mismo dijo el máximo dirigente del PSOE de Baleares, Francesc Antich, reticente, también, a la reforma.

La inmensa mayoría de los barones resaltaron el logro de la negociación de Rubalcaba al limitar el acuerdo de la reforma a una estabilidad presupuestaria sin cifras y al remitir estas a una ley orgánica que, además, permite cierta flexibilidad y margen para las políticas sociales. Así, José Antonio Griñán, líder del PSOE andaluz, expresó su “plena confianza” en la reforma, al señalar que, tal y como ha quedado, “permite distintas políticas económicas”.

El líder del socialismo valenciano, Jorge Alarte, valoró la separación de la cifra de déficit del texto constitucional. En la misma línea intervino el dirigente asturiano, Javier Fernández. El máximo dirigente del PSC, José Montilla, llamó la atención por la sensibilidad que las reformas constitucionales suscitan en las comunidades autónomas con fuerte componente nacionalista, como es el caso de Cataluña y Euskadi. No acudieron a la reunión el dirigente del PSOE de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ni el lehendakari, Patxi López, que hoy preside un Consejo de Gobierno en San Sebastián.