Un ayuntamiento promociona su fiesta con el toro 'Ratón', el "sanguinario"

El astado, primer reclamo de la feria taurina de otoño de Canals El consejero valenciano de Gobernación. es una “utopía” la seguridad total en los ‘bous al carrer’

El toro Ratón, en el corral de su ganadería de Sueca.
El toro Ratón, en el corral de su ganadería de Sueca.TANIA CASTRO

La tercera víctima mortal del rey de las plazas y calles valencianas, el toro Ratón, no ha causado ningún efecto disuasorio entre algunas de las autoridades locales. Ayer, 24 horas después de que Ratón corneara mortalmente en Xàtiva a un joven de 29 años, la web oficial del Ayuntamiento de Cañals, presidido por Ricardo Cardona, del PP, anunciaba como primer reclamo de la Feria de septiembre la exhibición del morlaco Ratón. “Feria de septiembre viene este año cargada de grandes eventos taurinos. Uno de los más llamativos es la exhibición del toro Ratón, conocido allá por donde pasa por ser sanguinario y su listeza”, recogía textualmente, aunque en valenciano, el programa de festejos taurinos programados difundido desde el Consistorio.

 De acuerdo con esa programación, la exhibición de Ratón se producirá el sábado, 24 de septiembre en la plaza de toros de Cuatro Caminos. “Ratón vuelve donde comenzó su leyenda”, reza el comentario de este apartado del programa.

La tercera víctima mortal que se ha cobrado el astado Ratón ha reabierto la polémica sobre la seguridad de los bous al carrer. En la Comunidad Valenciana se celebran unos 6.000 festejos de estas características al año. El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, reconoció ayer que es “utópico” garantizar al 100% la seguridad, aunque se mostró a favor de revisar el reglamento. EU pidió abrir un debate sobre el consumo de alcohol de los participantes en los eventos. Y los defensores de los animales exigen la abolición de la fiesta.

El consejero de Gobernación, a través de un comunicado, Resaltó que la seguridad es “fundamental” en los festejos taurinos, aunque admitió que “es una utopía tener seguridad al cien por cien en un espectáculo de riesgo”. Castellano reiteró que la normativa valenciana en esta materia (el reglamento de festejos taurinos tradicionales en la Comunidad Valenciana, de 23 de abril de 2002 y modificado en gasto de 2010) es “muy exigente y queda claro que no pueden participar quienes se encuentren bajo los efectos del alcohol o las drogas”. Castellano, no obstante, anunció su disposición a nuevas reuniones con las peñas y asociaciones taurinas “para reforzar las medidas de seguridad”.

Ratón vuelve donde comenzó su leyenda”, reza el comentario de este apartado del programa

El departamento que dirige Castellano también estudia la posibilidad de aplicar sanciones a las personas con conductas temerarias durante el desarrollo de los festejos. La diputada de EU Marina Albiol abundó en este aspecto y abogó por “abrir un debate sobre la peligrosidad de los espectáculos taurinos y el control del consumo de alcohol”. Albiol reclamó a las administraciones locales más responsabilidad al organizar estos espectáculos y exigió a Gobernación “más controles para evitar que personas alcoholizadas accedan a la plaza y se expongan a la muerte”.

Los defensores de los animales han redoblado su radical oposición a los bous al carrer y aseguran que ha llegado el momento de su abolición. “No es posible que bajo el manto de la cultura se dé carta blanca a una diversión, cuya base es el maltrato al animal, y, además, que se autorice aún a sabiendas del riesgo que entraña para la integridad física de las personas”, comentó el presidente José Manuel Gil, presidente de la Federación para la Protección y Defensa del Animal en la Comunidad Valenciana. Gil anunció que realizará una campa en favor del respeto a los animales. “Vamos a intentar educar en esa senda a los ciudadanos, y también a los políticos”, dijo.

El toro Ratón, de la ganadería de Gregorio de Jesús, se cobró su tercera víctima al filo de la media noche del sábado en la plaza de Xàtiva, al cornear a un joven de Algemesí, de 29 años. La víctima fue sacada del ruedo por los equipos de seguridad hasta en dos ocasiones. Pero burló la vigilancia y volvió a medir su pericia frente al astado, pese al supuesto estado de embriaguez en el que estaba. Este extremo está pendiente de confirmar por la autopsia. El morlaco había matado antes a otros dos hombres en 2006, en Sagunto y en 2008, en Benifaió

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS