Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hijo de Gadafi tiene un millón de euros bloqueado en bancos españoles

El primer ministro del Gobierno rebelde pide a Zapatero ayuda financiera urgente

Zapatero y Jibril, presidente del Consejo Nacional de Transición libio. Ampliar foto
Zapatero y Jibril, presidente del Consejo Nacional de Transición libio. AFP

Jamis, uno de los hijos del coronel Gadafi, tiene más de un millón de euros a su nombre en bancos españoles. Más de la mitad de esta cantidad está en depósitos a plazo fijo y el resto en cuentas corrientes. Jamis estudiaba en el Instituto de Empresa de Madrid cuando empezó el conflicto y regresó a su país para ponerse al frente de la Brigada 32 del Ejército libio, que reprimió brutalmente la rebelión en Bengasi. El fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, le ha investigado por crímenes de guerra, pero no ha ordenado aún su detención.

Las cuentas a nombre de Jamis representan solo una ínfima parte de los fondos de Gadafi congelados en España al amparo de las resoluciones 1970 y 1973 de Naciones Unidas. El fondo soberano libio cuenta con unos 900 millones de euros en deuda española, así como más de 100 millones en depósitos, cuentas y garantías. Parte de este dinero está depositado en el Banco Árabe Español (Aresbank), propiedad del Libyan Foreign Bank, que fue intervenido por el Ministerio de Economía y Hacienda en marzo pasado.

A ello hay que sumar la finca de más de 6.000 hectáreas que Gadafi posee en la provincia de Málaga y los pagos que la petrolera española Repsol deposita regularmente en una cuenta bancaria para que no le puedan acusar de incumplir sus obligaciones contractuales, aunque fuentes de la compañía aseguran que la interrupción de toda actividad desde principios de marzo ha reducido estos pagos al mínimo. En total, según los expertos consultados, los fondos libios congelados en España pueden sumar unos 2.000 millones de euros, aunque no hay cifras oficiales y la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha alegado ignorar su cuantía.

El Estado libio posee títulos de deuda española por unos 900 millones

 

El primer ministro del Consejo Nacional de Transición (CNT), el Gobierno rebelde de Bengasi, Mahmud Jibril, fue recibido ayer en La Moncloa por el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien pidió ayuda financiera urgente, mediante el desbloqueo de los fondos de Gadafi congelados en España o la concesión de avales con cargo a los mismos.

Zapatero se comprometió a estudiar cualquier posibilidad de atender a esta demanda, en el marco de las resoluciones de la ONU y de la legislación europea y española, según fuentes de La Moncloa. Las mismas fuentes admitieron que hay serios obstáculos legales, ya que España se limita a custodiar estos fondos, pero su titularidad no está clara, al menos hasta que se constituya un Gobierno provisional que sea reconocido como legítimo representante del Estado libio, lo que aún no ha sucedido jurídicamente con el CNI, por más que más de 40 países, entre ellos España, le hayan dado su respaldo político.

Zapatero pidió al CNT que refuerce su organización ante la nueva etapa y aseguró que España seguirá considerando prioritaria la ayuda humanitaria a Libia, especialmente de cara al Ramadán, que puede agravar la escasez de alimentos y medicinas. Con 5,8 millones de euros, España es el cuarto donante de ayuda humanitaria a Libia.

Jibril se reunió el jueves con directivos de Repsol y de constructoras españolas que operaban en Libia antes de la guerra, a quienes instó a regresar de inmediato para contribuir a la reconstrucción del país. Les garantizó la vigencia de los contratos firmados con Gadafi y les pidió que se cobren con los fondos congelados en España, lo que resulta como poco problemático.