Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP augura un primer año en el poder con huelgas por su "plan de choque"

El partido prepara "medidas duras" en caso de ganar las elecciones

El líder del PP, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.
El líder del PP, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.

Mariano Rajoy espera huelgas en caso de ganar las elecciones generales. El líder del PP augura que el "plan de choque" con "medidas duras" que pondrá en marcha no será bien recibido y anticipa un movimiento de protesta contra su Gobierno durante su primer año en La Moncloa. El entorno del dirigente ha expresado estos temores a la agencia Reuters, que publica hoy una información que explica sus planes de futuro. Los populares preparan ya una campaña en la que quieren explotar electoralmente la desilusión de los votantes de izquierda.

La noticia empieza con una frase de un dirigente del partido, no citado por su nombre. "Las medidas que desarrollaremos serán duras", adelanta. "Tendremos problemas con mucha gente, pero la ciudadanía entenderá que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". Por eso, agregan fuentes del partido, las protestas no frenarán su agenda de reformas.

El PP admite en la información que para conseguir sus objetivos, recuperar la confianza del mercado, crear empleo y propiciar inversiones, tendrá que recortar los presupuestos del Estado y de las comunidades autónomas a pesar de que eso pueda crear descontento social.

Los populares pretenden profundizar en las reformas del mercado laboral que inició el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La idea del PP consiste en establecer un contrato único flexible que facilite la contratación y bajar los impuestos a las pequeñas y medianas empresas. Con estas medidas, consideran los dirigentes del partido, se podrá reducir el paro, que alcanzó un nuevo máximo en el primer trimestre del año con 4,9 millones de desempleados, según la Encuesta de Población Activa.

Como ha repetido ya en varias intervenciones, Rajoy está preocupado por el aumento en los últimos días de la prima de riesgo. El líder del PP tiene como objetivo fundamental frenar el aumento del coste de la deuda. De ahí su "plan de choque". "Queremos convencer a los mercados de que podemos estimular el crecimiento económico", señala uno de los parlamentarios del PP, que pidió guardar el anonimato.

El PP espera evitar los recortes en la sanidad y educación públicas y en el sistema de pensiones. Rajoy pretende impulsar todas estas medidas desde un Gobierno que incluya ministros tecnócratas e independientes.

Los dirigentes del PP han confesado también sus impresiones sobre el Movimiento 15-M. Manifiestan su comprensión con el sentimiento de descontento de los indignados porque, según dicen, muchos jóvenes se han dado cuenta de que no vivirán tan bien como sus padres. A pesar de todo, consideran que estas protestas no han sido lo suficientemente masivas para requerir respuesta política.

"Lo importante es el descontento que han expresado. Pero esto no cambia la estrategia del PP", señala a Reuters uno de los consejeros de Rajoy. Al final, agregan desde el partido, la "mayoría de los españoles" quieren un Gobierno de "austeridad" por mucho que los indignados hayan criticado en sus manifestaciones los recortes sociales del Gobierno de Zapatero.

El entorno cercano a Rajoy ha estudiado las consecuencias del 15-M. El PP cree que el descontento restará más votos a los socialistas, y considera que así se confirmó el 22-M, cuando el PSOE cosechó su peor resultado de la historia en unas elecciones municipales, con el 27,8% de los votos, casi 10 puntos y dos millones de sufragios menos que el PP.