Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco: "Va a ser díficil sustituir al mejor"

El nuevo portavoz del Gobierno elogia la labor de Rubalcaba, antecesor en el cargo

Antonio Camacho recibe la cartera de Interior de manos del candidato a las elecciones

El nuevo portavoz del Gobierno, José Blanco, ha asegurado que será muy difícil sustituir "al mejor", en referencia a Alfredo Pérez Rubalcaba. Este ha pasado la cartera de Interior al que hasta el lunes había sido su segundo en el Ministerio, Antonio Camacho, que ha asegurado que "nada va a cambiar" en el departamento tras la marcha del candidato socialista.

En su primera intervención, Blanco ha confiado en establecer una "línea directa, caliente" de comunicación con los periodistas. El ministro de Fomento ha trazado sus prioridades, explicar qué hace el Gobierno y por qué, pero ha dejado las preguntas de los periodistas para su rueda de prensa tras el Consejo de ministros del viernes. También ha garantizado que su discurso será claro e institucional: "Los españoles tienen razón, el enfrentamiento no nos hace avanzar, el ruido de la crispación interfiere en el buen funcionamiento de las cosas y quienes tiene la responsabilidad de representar a los demás deben estar a la altura de lo que significa nuestro país".

Blanco ha reconocido que es muy exigente y que considera que la austeridad consiste en no malgastar ni un segundo. Previamente, Rubalcaba le ha entregado el testigo elogiando la elección de Zapatero porque Blanco es, a su juicio, una persona "muy cercana que está todo el día para lo que tiene que estar" y fiable.

Las modificaciones en el Ejecutivo

Los cambios en el Gabinete anunciados por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero este lunes, con la designación de José Blanco como portavoz para acabar la legislatura, se han materializado esta mañana. Primera cita, en el Palacio de la Zarzuela. Allí han prometido sus nuevos cargos ante el Rey, un crucifijo, una Biblia dedicada al Rey Carlos IV  y la Constitución. Antonio Camacho, exsecretario de Estado de Interior, ha sido el único debutante en esta ceremonia y ha protagonizado la anécdota del acto. En vez de prometer por su "conciencia y honor", ha arrancado como nuevo ministro del Interior asegurando que accedía al cargo por su "conciencia y unión". Los veteranos José Blanco, Elena Salgado (con la que los presentes han bromeado por ser la cuarta vez que cambia de cargo desde la llegada al Gobierno de Zapatero como ministra de Sanidad en 2004) y Manuel Chaves han prometido también el cargo en la ceremonia en la que ha estado presente el presidente del Gobierno y el ministro de Justicia, Francisco Caamaño.

En torno al mediodía, se ha producido el momento simbólico, el de la foto y la imagen para televisión: el traspaso de las carteras de ministro. El ya candidato socialista a las próximas generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acudido a la sede del Ministerio de Interior (que ha sido su despacho, y hogar para él y su esposa los últimos años) a entregar al que ha sido su mano derecha en Interior, el fiscal Camacho, la cartera de ministro. El nuevo ministro ha señalado después de recibir la cartera que ha compartido "de principio a fin" todas las decisiones que había tomado el candidato socialista durante su etapa en el departamento. De esta forma, ha insistido en que en el Ministerio, "no habrá sorpresas porque, si las cosas funcionan, no hay por qué cambiarlas".

En su discurso de despedida, Rubalcaba se ha referido a la lucha contra ETA, en la que "se han conseguido avances importantísimos" durante los últimos años. "Vamos a seguir hasta que terminemos la tarea porque ahora estamos viendo el final". El candidato socialista ha calificado a su sucesor de "inteligente, riguroso, reposado, trabajado y con sensibilidad humana y social, por eso será un gran ministro".

Los otros relevos se han materializado en el Palacio de la Moncloa. Rubalcaba ha entregado la cartera de vicepresidente primero a Salgado, que ha pasado la que ostentaba hasta este lunes, vicepresidenta segunda, a Chaves, cuya vicepresidencia (la tercera) desaparece. Rubalcaba ha dado el relevo a José Blanco como portavoz pero como no es una cartera con entidad propia (suele ir acompañada de un ministerio) no implica el traspaso físico del portafolio.