Yolanda Barcina, elegida presidenta de Navarra con el apoyo del PSN

La líder de UPN defiende el acuerdo con los socialistas como “ejemplo de entendimiento"

Miguel Sanz felicita a Yolanda Barcina en el pleno del Parlamento de Navarra
Miguel Sanz felicita a Yolanda Barcina en el pleno del Parlamento de NavarraEFE

La candidata de UPN, Yolanda Barcina, ha sido elegida esta tarde presidenta de Navarra gracias a los votos de los 19 parlamentarios de su partido y los 9 del PSN. El resto, Nafarroa Bai (8), Bildu (7), PP (4) e Izquierda-Ezkerra (3), ha votado en contra. De esta forma se ha cumplido con rapidez y pocas sorpresas el guión previsto y Barcina ha salido elegida en una primera votación al tener confiada la mayoría absoluta con el apoyo socialista asegurado de antemano.

En su discurso de investidura, que se prolongó durante una hora, Barcina defendió que el nuevo Ejecutivo de coalición que ha acordado junto al PSN “es un ejemplo de entendimiento de dos partidos que piensan diferente, que somos diferentes” y que han sabido ponerse de acuerdo en lo que les une, “sin renunciar a nuestros principios y valores”.

La dirigente regionalista, alcaldesa de Pamplona durante los últimos años 12, ha comenzado haciendo alusión al Movimiento 15-M, que “aunque no podrá sustituir la representatividad de las urnas, también merece una reflexión”. A su juicio, “muchos ciudadanos nos ven a los políticos como un problema, en lugar de cómo una solución”, y han perdido no sólo la confianza sino lo que es peor, la ilusión, algo que puede convertirse en un riesgo, no sólo para que podamos avanzar como comunidad y como país, sino para el propio sistema”.

Asimismo, Barcina, que sustituirá en el cargo al también regionalista Miguel Sanz, presidente de Navarra durante 15 años, ha hecho también especial hincapié en la presencia de Bildu en el Parlamento, fruto “de la decisión del Tribunal Constitucional, que acatamos, aunque no compartimos”. En este sentido, ha recalcado que “nadie que se siente en este Parlamento sin condenar con firmeza y sin atajos el terrorismo de ETA, puede abanderar el deseo de que nuestra tierra progrese y avance”.

“Espero y deseo que en este Parlamento nunca nadie justifique o ampare la violencia de ETA, ni mire de lado o de reojo al sufrimiento de las víctimas a las que debemos, como sociedad, el respeto, el reconocimiento y la justicia que demandan y les corresponde”, ha añadido.

La candidata de UPN ha insistido en que la formación regionalista y el PSN tienen "un objetivo común, que Navarra siga siendo una comunidad referencia para el resto de comunidades de España y para muchas regiones de Europa". A continuación ha desgranado algunos de los puntos principales de su programa de Gobierno, en un discurso de investidura pactado de antemano con el PSN y que ha encontrado de frente las críticas de la oposición, por su “contenido vacío”.

En concreto, Barcina ha adelantado que buscará "el acuerdo con las diferentes formaciones democráticas, con los agentes económicos y sociales, con los ayuntamientos, con las universidades y con las diferentes instituciones, entidades y colectivos de nuestra sociedad”. El pilar será “sustentar un presente que genere oportunidades de empleo, que nos permita salir de la crisis económica, que ponga más austeridad y rigor en la Administración y que consolide y mejore las políticas sociales, la educación, la igualdad y el compromiso solidario del pueblo navarro".

Además, ha adelantado, entre otras medidas, que "no se aumentará la presión fiscal ni las figuras impositivas cuya regulación sea competencia de la Comunidad foral" y ha asegurado que "se favorecerá el tratamiento fiscal de las rentas más bajas con clara intención de recuperar mayor progresividad" en el IRPF. Como medidas económicas, la candidata de UPN ha anunciado que "el Gobierno cumplirá durante toda la legislatura con el objetivo de estabilidad, medido en términos de contabilidad nacional, un objetivo que será acordado anualmente con la Administración del Estado" y que no aumentará la deuda pública a partir de 2013. El Museo de los Sanfermines, uno de los proyectos más polémicos de la anterior legislatura, será “el buque insignia del turismo navarro”.

“Nuestra decisión es valiente”

A continuación, ha tomado la palabra el secretario general del PSN y futuro vicepresidente del Ejecutivo, Roberto Jiménez, que ha respaldado el discurso de Barcina, aunque curiosamente su grupo parlamentario no ha aplaudido su intervención “porque estamos juntos pero no revueltos”, ha explicado después. En este sentido, ha subrayado que su partido ha tomado una decisión "valiente que no ha sido sencilla" al decidir formar un Gobierno de coalición con UPN, pero ha argumentado que ha optado por este camino "con la convicción de que es lo mejor para los navarros ahora y en el futuro".

Jiménez, que será además consejero de Presidencia, Justicia e Interior y Administración Local, ha afirmado que el Gobierno de coalición es "posible políticamente y aritméticamente" tras las elecciones del 22 de mayo y ha indicado que un hipotético Ejecutivo liderado por el PSN con el necesario apoyo de Bildu era "una aventura abocada al fracaso".

“En el interés del PSN no está aplicar el rodillo y yo tiendo la mano a la oposición para dialogar, para acordar, porque los problemas de todos los tenemos que resolver entre todos", ha recalcado para añadir que "no va a incurrir en frentismos identitarios, porque navarros somos todos y los problemas de los navarros afectan a todos independientemente de la ideología".

La independiente

Posteriormente ha intervenido el portavoz de Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta, que ha criticado el discurso de Barcina como "carente de rigor y altura", ya que a su juicio "no hay propuestas concretas". "No hay ninguna medida que merezca la pena ser tomada en consideración", ha dicho, para indicar que ha sido una intervención "deprimente" y "retrógrada". Zabaleta se ha preguntado "qué pinta un partido como el PSN apoyando un discurso así" y ha asegurado que ellos ejercerán la oposición "con toda la dignidad" y la "necesaria dureza”. Asimismo, ha censurado que Barcina "no ha hablado de paz, no ha hablado de convivencia, no ha hablado de normalización política, no ha hablado de modificación del Amejoramiento, de autogobierno, de transferencias, ni ha expuesto medidas concretas de materia económica".

Una de las intervenciones que más expectación ha levantado ha sido la de Bakartxo Ruiz, la número dos de la candidatura de Bildu, que se ha estrenado como portavoz de la coalición en la Cámara. De esta forma, Ruiz, que figura como independiente dentro de la formación, además de integrar la Junta de Portavoces del Legislativo foral, relega a la condición de segundo portavoz a Maiorga Ramrez (dirigente de EA), que fue el cabeza de lista de Bildu en las elecciones del pasado 22-M.

En su discurso, ha criticado que Barcina vaya a ser presidenta “sólo de los navarros que piensan” como ella, y se ha mostrado "orgullosa" de la "legítima" presencia de Bildu en la Cámara, pese a la "incomodidad" de algunos, a quienes ha avanzado que su coalición responderá "con ilusión, compromiso y responsabilidad" a la confianza que les ha otorgado la sociedad a la que "dará voz". “El cambio no ha sido posible por la falta de altura de miras del PSN”, que ha optado por un Gobierno de coalición que es “un fraude” a los electores.

Buena parte de su discurso se ha centrado en la situación del terrorismo y en la apuesta de Bildu por "dar solución a un conflicto de años para construir una sociedad en la que no quepa ninguna violencia, mientras que da la impresión de que a otros no interesa" este asunto y se asientan en "una comodidad deplorable y cruel".

Por su parte, Santiago Cervera, portavoz del PP, ha recordado que ésta era la primera vez que su partido tenía voz propia en la Cámara navarra, tras su ruptura con UPN en 2008, y ha reconocido que Barcina tiene “mayor legitimidad que nadie para someterse al proceso de investidura”. Sin embargo, ha subrayado que había otras opciones que pactar con el PSN, y que pasaban por una investidura con mayoría simple gracias al apoyo que le hubiera dado el PP y “sin el sometimiento al PSOE”. “Este no va a ser un Gobierno fuerte porque no está sustentado en el convencimiento sino en la conveniencia, y porque además incorpora a quienes más han debilitado Navarra y España en los últimos años”.

Por último, ha intervenido José Miguel Nuin, el portavoz de Izquierda-Ezquerra, nueva coalición formada por Izquierda Unida y Batzarre, que ha criticado que las nuevas políticas “son más de los mismo de las que han provocado la crisis”.

En su turno de réplica, Barcina ha recordado a Nafarroa Bai ha criticado que Bildu no ha condenado "la barbarie de ETA" y "ha vuelto a hablar de acciones para no hablar de atentados y terroristas" utilizando "el lenguaje que han utilizado durante años la banda terrorista y sus marcas". También ha criticado que los populares navarros por rechazar el acuerdo alcanzado entre regionalistas y socialistas cuando "el PP apoya al PSE en Euskadi y va a estar en Extremadura gracias a IU".

Yolanda Barcina tomará posesión de su cargo el próximo viernes 1 de julio y el Gobierno en pleno, el día siguiente. UPN dirigirá cinco consejerías y el PSN, tres, y será la primera vez que una mujer se coloque al frente de la Comunidad. Ya en su día Barcina también fue la primera mujer en dirigir una consejería en Navarra y la primera alcaldesa de Pamplona

 

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50