Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP da marcha atrás a limitar el derecho de reunión de los guardias civiles

La formación retira una enmienda en el Senado que suponía una reforma parcial de la ley que regula los Derechos y Deberes de los Miembros de la Guardia Civil, de 2007

Manifestación de guardias civiles en Madrid.
Manifestación de guardias civiles en Madrid.

El PP ha decidido dar marcha atrás a su propuesta de prohibir las reuniones o manifestaciones reivindicativas de los miembros de la Guardia Civil. El Grupo Popular presentó en el Senado una enmienda a la Ley de Derechos y Deberes de los Miembros de las Fuerzas Armadas, en la que afirmaba que los agentes del instituto armado, “vistiendo el uniforme o haciendo uso de su condición de Guardia Civil, no podrán organizar, participar ni asistir en lugares de tránsito público a manifestaciones o reuniones de carácter político, sindical o reivindicativo”.

La enmienda suponía una reforma parcial de la ley que regula los Derechos y Deberes de los Miembros de la Guardia Civil, de 2007, en la que se prohíbe a los agentes participar en manifestaciones o reuniones de carácter político o sindical y también acudir a las mismas vistiendo el uniforme reglamentario o portando armas. La diferencia es que, de haber salido adelante la enmienda del PP, tampoco podrían participar en reuniones “de carácter reivindicativo haciendo uso de su condición de Guardia Civil”. En la práctica, esto suponía prohibir cualquier concentración de guardias civiles en defensa de sus reivindicaciones profesionales.

El PP justificó su enmienda alegando que la Constitución somete a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil “a la misma limitación de derechos en base a su común condición de personal sometido a disciplina militar”. Sin embargo, ello no es así, ya que la Guardia Civil tiene su propio código disciplinario y solo cuando realiza misiones de carácter militar se somete al régimen castrense.

La mayor crítica a la enmienda del PP figura en otra enmienda presentado por el mismo grupo en el Senado en la que proponía que los militares pudieran participar, haciendo uso de tal condición, en reuniones de carácter reivindicativo, con el argumento de que, si se mantiene esta prohibición, “no habría reunión o manifestación alguna que, por la propia naturaleza del derecho y por el contenido de su núcleo esencial, no pudiera ser tenida” por reivindicativa.

Ello, añade el PP, “comportaría la inexistencia del derecho fundamental de reunión y manifestación de los miembros de las Fuerzas Armadas”. Finalmente, el PP decidió retirar esta segunda enmienda, que se contradecía frontalmente con la que quiere limitar los derechos de los guardias civiles.