Los populares barren a los socialistas de los Ayuntamientos de Madrid

Los populares controlarán el 82% de los 179 municipios de la región, frente al 11% del PSOE

Pedro Castro y el secretario general del PSM, Tomás Gómez.
Pedro Castro y el secretario general del PSM, Tomás Gómez.Sergio Barrenechea / EFE

El socialismo se ha evaporado del mapa madrileño. La constitución hoy de los Ayuntamientos de la comunidad pondrá en evidencia el importante retroceso de su poder municipal. De los 179 Ayuntamientos que componen la región, el PP ha logrado 109 mayorías absolutas y 38 relativas, donde gobernará igualmente. Eso supone controlar el 82% de los municipios de la región.

Por el contrario, el PSM de Tomás Gómez ha conseguido solo 11 mayorías absolutas y cinco relativas. Desde el partido confían en lograr pactos que le den el poder al menos en una veintena de alcaldías, lo que supondría tan solo el 11% del poder local.

El retroceso es todavía aún mayor si se tiene en cuenta que los socialistas solo gobernarán en dos municipios con más de 100.000 habitantes: Fuenlabrada y Parla. Los datos de esta última localidad, sin embargo, resumen el avance de los populares. Tomás Gómez, candidato socialista aquí hace cuatro años, consiguió entonces el 74% de los votos. Ahora, su sustituto, José María Fraile, cae casi un 40%. Fraile no aspiraba a lograr una victoria parecida a la de Gómez, pero lo que no concebía era un cambio de tendencia tan radical. Ha perdido casi la mitad de sus votantes, y empata a 11 concejales con el PP. Anoche, Fraile aún no había cerrado un acuerdo con IU, por lo que presumiblemente será alcalde en solitario. Lo hace por ser la lista más votada, pero solo con 22 sufragios más que el PP.

La mudanza de los socialistas ha empezado esta misma semana. El histórico alcalde de Getafe, Pedro Castro, ha recogido todas las fotografías que decoraban su despacho. Castro necesitaba el apoyo de UPyD para seguir gobernando, como viene haciendo desde 1983. A fe que lo ha intentado, pero una y otra vez se ha topado con la negativa de esta formación, empeñada en lograr pactos nacionales que poco tienen que ver con la vida municipal. El partido que lidera Rosa Díez ha anunciado que se abstendrá y dejará el camino libre a Juan Soler, el candidato del PP.

El PP, y en especial su secretario regional, Francisco Granados, ha puesto todo su empeño en conquistar Getafe. Tras el 22-M, el candidato de UPyD se dejó querer por los socialistas y lanzó mensajes ambiguos. Ante esto, Granados se reunió con él en una marisquería del barrio de Salamanca. Ahí se aseguró la abstención del partido de Rosa Díez y certificó la caída de Castro. Se conoce ese acuerdo como el acuerdo de Ponteareas, por el nombre del restaurante donde se produjo. El entorno de Rosa Díez resta importancia al almuerzo y reitera que todos sus candidatos han seguido directrices nacionales. Pero ahí fue, entre lubinas frías, la primera vez que Soler se sintió alcalde. El cinturón rojo, como se conoce al sur por ser históricamente de izquierdas, ha sido conquistado.

Lo mismo ha ocurrido en Leganés (174.000 habitantes). El alcalde socialista, Rafael Gómez Montoya, necesitaba para seguir en el poder el apoyo de un partido independiente. No lo ha conseguido. Otra plaza para el Patido Popular.

El PSOE ha chocado una y otra vez contra un muro a la hora de negociar cuotas de poder en Ayuntamientos fragmentados por el voto. Los socialistas tenían la posibilidad de negociar en una veintena de Ayuntamientos, la mayoría con menos de 20.000 habitantes. En la mitad estaba implicado UPyD, lo que les ha atado de manos. Pero con el resto apenas se han producido avances. Los socialistas han notado también un rechazo por parte de los otros partidos, incluso de IU. Pocos quieren asociar ahora su marca a la de los socialistas.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50