Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acampada quiere convertirse en un Parlamento digital

Los portavoces de la asamblea confirman que la concentración debe transformarse.

En el futuro la actividad se centrará en: comisión de barrios, concentraciones puntuales en Sol y una macrocomunidad en la Red.

Dos jóvenes se refrescan en la fuente de la Puerta del Sol, en Madrid Ampliar foto
Dos jóvenes se refrescan en la fuente de la Puerta del Sol, en Madrid EFE

La plaza fija de la spanish revolution tiene fecha de caducidad. 18 días después de que se plantaran las primeras tiendas de campaña el movimiento se plantea un cambio de estrategia que tiene tres ejes fundamentales: las comisiones de barrios, las asambleas semanales en Sol y una gran comunidad en la Red.

Juan Cobo, portavoz del 15-M, mantiene que "Sol es un símbolo" y que los indignados no deben perder la plaza, pero entiende debe darse el primer paso hacia el levantamiento de la acampada: "Llevamos aquí mucho tiempo y seguimos siendo ignorados por los políticos. Necesitamos un giro que sea efectivo". Muchos portavoces temen que la protesta pierda respaldo popular debido al malestar que se ha generado entre los comerciantes y ven Internet una posibilidad de continuar su trabajo esquivando el conflicto.

El movimiento ya no es la acampada, seguimos siendo ignorados un mes y medio después.

Juan Cobo, Portavoz del 15-M

El gran golpe de efecto será un ciber-Parlamento. "Los compañeros de informática están preparando una comunidad de comunidades en la que pretendemos alojar todas las páginas web que ha generado el movimiento desde que comenzamos", explica Cobo. Este macroportal serviría para coordinar las propuestas de las distintas asambleas y organizar acciones conjuntas de forma más organizada.

"Madrid fue el principio, pero ahora hay campamentos por todo el país e incluso más allá de nuestras fronteras. El flujo de información es brutal", comenta una de las voluntarias de la comisión de comunicación. "Esta nueva comunidad saltará las barreras físicas, nos evitará problemas legales y dará un nuevo impulso al 15-M como movimiento global". Olalla, de la comisión de extensión nacional e internacional ve grandes posibilidades en esta iniciativa: "Este sábado hemos preparado un encuentro entre participantes de todas asambleas, pero no todo el mundo puede desplazarse hasta Sol. Tener una comunidad digital evita estos inconvenientes".

Esto no significa que la Red sustituya los encuentros físicos, serán complementarios. "Intentamos implantar un sistema similar al de Islandia en el que los barrios tienen un papel muy importante. Las asambleas vecinales han empezado a reunirse para llevar sus propuestas a Sol y en la plaza se mantendrá un ágora semanal en la que se tomará la decisión final", explica Cobo. No han trascendido muchos más detalles de este proyecto, lo único que adelantan es que ya está en proceso de creación y que pronto se convertirá en el ariete del 15-M.