Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior seguirá actuando con "prudencia" ante los acampados

Los indignados de Sol se toman un día de reflexión antes de decidir cómo seguirá el campamento

Los comerciantes exigirán el desalojo en una reunión con la delegada del Gobierno

Aspecto de la Puerta del Sol esta mañana, cuando se cumplen 16 días de acampada. Ampliar foto
Aspecto de la Puerta del Sol esta mañana, cuando se cumplen 16 días de acampada. AFP

La Delegación del Gobierno en Madrid sigue en contacto "permanente" con el Ejecutivo regional y con el Ayuntamiento de la capital para analizar la situación de los acampados de la Puerta del Sol y, de momento, no se plantea un desalojo. Según un portavoz de la delegación, se está a la espera de una "decisión global" del Ministerio del Interior, ya que no tendría sentido evacuar la plaza en Madrid y que los demás campamentos continuaran su protesta en otros puntos del país. Al respecto, Alfredo Pérez Rubalcaba no ha querido concretar si ordenará el desalojo pero ha asegurado que tanto él como la policía seguirán actuando "con prudencia".

Tras soportar una fuerte tormenta, los indignados de Sol continúan hoy acampados, después de que varios miles de personas decidieran anoche quedarse al menos hasta el miércoles en la asamblea general, el principal órgano de decisión del Movimiento 15-M, informa Sara España. En el orden del día, el punto de mayor relevancia era la continuidad o no de la acampada dispuesta en la Puerta del Sol desde hace ya dos semanas. Frisando ya la medianoche, se votó continuar, pero no se consiguió acordar de qué forma seguirá el campamento. Hay partidarios que quieren quedarse como hasta ahora y otros que plantean que se reduzca el campamento para que solo permanezca en Sol un pequeño grupo de personas.

Cambios en el campamento

Hoy, cuando se cumple el 16º día de protesta, el campamento se ha tomado una jornada de reflexión, en la que no se celebrará ninguna asamblea. Mañana, en la reunión de las ocho de la tarde, se estudiará la reestructuración del campamento, porque muchos piensan que "se ha convertido en un albergue". "Y esa no era la idea inicial de esta acampada", dice un miembro del 15-M. Ayer fue uno de los aspectos que se debatieron en la asamblea general. Por ejemplo, la comisión de alimentación propuso que se cierre la cocina porque se está empezando a llenar de gente ajena a la acampada. Otra preocupación es la seguridad del campamento, inquietud que también trasladó a la asamblea la comisión de infraestructuras, que recomendó "apuntalar y retirar algunas carpas por seguridad".

Entre las novedades, los acampados han estrenado una cabina gratuita, un teléfono negro y moderno que conecta gratuitamente con 27 países como Australia, Hong Kong, Japón, Noruega o Finlandia. Ningún miembro de la comisión de infraestructuras ha querido explicar mucho sobre él, salvo que "se trata de llamadas a través de Internet".

Mientras tanto, los comerciantes de la Puerta del Sol han reiterado su enojo por el hecho de que la acampada continúe en la plaza, pues aseguran que están sufriendo "cuantiosas pérdidas" económicas por esta causa. El presidente de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (Cocem), Hilario Alfaro, ha declarado su "gran decepción" por la continuidad de la acampada de Sol porque "ellos mismos" les dijeron que "el domingo se irían voluntaria y pacíficamente". A su juicio, el problema es que "nadie domina el campamento y hay un montón de grupos. No saben cómo salir. Se les va de las manos".

En un encuentro que todavía no tiene hora confirmada y que se comprometieron a mantener hace una semana, Alfaro pedirá mañana martes a la delegada del Gobierno el fin de la "romería" en que se ha convertido la acampada y el regreso de la "normalidad y la legalidad" en la zona. "La delegada nos pidió una semana. Ya ha pasado y a ver qué nos cuenta mañana", ha concluido.

Se levantan siete campamentos

El Movimiento 15-M ha decidido continuar con las acampadas en la mayoría de las ciudades españolas, aunque se levantan los campamentos de Segovia, Albacete, Toledo, Palencia, Burgos, Avila y Segovia, si bien algunos de ellos mantendrán actividades en las plazas y asambleas informativas.

Pamplona y Santander han convertido la protesta en indefinida, mientras que en Andalucía, permanecerán, al menos, hasta el fin de semana. Los acampados de Barcelona seguirán en la plaza de Catalunya al menos hasta mañana y estudian cómo llevar a cabo una descentralización delmovimiento hacia los barrios.

Las asambleas de indignados de Valencia, Alicante, Castellón y Elche también han acordado prorrogar la protesta hasta el fin de semana, mientras que en Santiago de Compostela, en la plaza del Obradoiro, han aumentado notablemente el número de tiendas y en los archipiélagos, Baleares y Canarias, no tienen fecha para poner fin al movimiento.