_
_
_
_
_

Griñán y Arenas se juegan mucho más que las alcaldías andaluzas

Las municipales marcarán el futuro del secretario del PSOE y el presidente del PP

Javier Arenas y José Antonio Griñán.
Javier Arenas y José Antonio Griñán. GARCÍA CORDERO

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, heredó de Manuel Chaves un PSOE y una administración en buen estado de forma, pero con síntomas de declive. En dos años, la situación se ha agravado: se ha enfrentado a varias crisis de partido y de gobierno, tiene todas las encuestas en contra y el escándalo de los ERE, prejubilaciones irregulares investigadas judicialmente, salpica toda la campaña. El presidente del PP, Javier Arenas, no ha ganado nunca en Andalucía y la oportunidad de ahora es única. Para ambos, estas elecciones son algo más y marcarán su futuro inmediato.

El porvenir de ambos está en manos de los 6.195.289 de andaluces llamados a votar a los alcaldes y alcaldesas de 771 municipios.

El PP  quiere que las urnas elijan concejales, castiguen a los Gobiernos central y autonómico y catapulten a Arenas hacia la presidencia de la Junta de Andalucía. El PSOE pretende recuperar Huelva, mantener las alcaldías de Sevilla, Jerez y Jaén, afianzarse en Córdoba, seguir como fuerza más votada, eludir el castigo generado por la crisis general y dejar a Griñán intacto para que pueda pugnar, dentro de unos meses, por el Gobierno autonómico.

Rosa Aguilar y el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña.
Rosa Aguilar y el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña. F. J. Vargas

El mensaje popular se centra en que el PSOE es paro, corrupción y despilfarro. Y aprovechan cualquier ocasión, sea o no oportuno y pertinente."Si se hubiera dedicado al olivar el 30% de lo que se ha dedicado a los falsos ERE tendríamos el olivar más competitivo de lo que ya lo es", ha llegado a afirmar Arenas en Jaén. 

Los socialistas, por su parte, quieren que los electores vean en el PP el fin de las políticas sociales. Les interesa el debate local y alejar los conflictos generales lo más posible de la campaña. Griñán lo ha intentado, sin éxito, desde el primer día en la caravana electoral. “Ni son autonómicas ni son generales. Ni son un trampolín ni para Arenas ni para Rajoy, el debate es sobre los 771 municipios de Andalucía”, ha criticado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los socialistas también parten de la premisa de que la abstención son votos perdidos, por lo que acusan a los populares de intentar desmovilizar al electorado e insisten en cada acto en la necesidad de ir a las urnas.

Los socialistas gobiernan en 489 ayuntamientos y cuentan con 4.394 concejales, el doble que el PP (2.375).

IU que sólo tiene la alcaldía de una capital, Córdoba, con el apoyo del PSOE, con el que gobierna en coalición en Jaén y Sevilla, aspira a crecer y asentar una base para las próximas elecciones autonómicas. La dificultad de Córdoba, donde IU presenta a Andrés Ocañan, es que su candidata en las últimas elecciones, Rosa Aguilar, pasó al Gobierno andaluz, ahora es ministra de Zapatero y hace campaña a favor del PSOE.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Raúl Limón
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_