COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El pasado ya se llama Merkel

No basta con gestionar las crisis como ha sabido hacerlo la canciller. Hace falta ahora una actitud menos acomodaticia y más exigente, especialmente ante los socios iliberales e incumplidores, como Hungría y Polonia

Olaf Scholz junto a Angela Merkel en una fotografía de archivo tomada el 25 de agosto de 2021, en el Bundestag, en Berlín (Alemania).
Olaf Scholz junto a Angela Merkel en una fotografía de archivo tomada el 25 de agosto de 2021, en el Bundestag, en Berlín (Alemania).TOBIAS SCHWARZ (AFP)

Aún no se ha ido y ya ha empezado a descontarse su ausencia. Angela Merkel todavía está en la Cancillería pero ya ha entrado en el purgatorio normalmente circunstancial que suele castigar a quienes han destacado en exceso sobre sus contemporáneos.

Ciertas novedades del nuevo Gobierno constituyen una crítica al balance de los que le han precedido. Es europeísta sin reticencias ni complejos: Merkel los tenía. Dispuesto a cambiar cuanto haga falta: la canciller solo cambiaba cuando no había más remedio, siempre a última hora. Con una visión de la Unión Europea más institucional y equilibrada, más clásica en el método de integración europea encabezado por la Comisión, en vez del método merkeliano de la unión intergubernamental, liderado por los Gobiernos nacionales y, necesariamente, por Francia y Alemania.

Las expectativas excesivas suelen arrojar resultados mediocres. No es seguro que el nuevo canciller vuele tan alto como Merkel. De haber llevado en su programa en 2005 el cambio que se ha producido en Alemania en estos 16 años no habría sido nunca canciller. Solo el cierre de las centrales nucleares, sus políticas de inmigración y la emisión de deuda europea componen un programa socialdemócrata y verde que ya quisiera igualar la coalición del semáforo que le va a dar el relevo. Con un mérito adicional, propio de su liderazgo de la derecha: ha desplazado la opinión y el voto de los conservadores alemanes hacia el centro, cuando la mayoría de sus correligionarios de todo el mundo, España incluida, han hecho exactamente lo contrario.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Gracias a su prudencia, son brillantes los resultados. La decepción no se dio cita con ella. Vamos a ver si Olaf Scholz tiene tanta suerte. Sus expectativas son altas y significativas en política exterior. La soberanía estratégica europea, no una mera autonomía, es un concepto caudal del contrato de coalición. Hay que conservar los equilibrios, ciertamente, y ahí están el compromiso transatlántico y la OTAN, pero habrá que garantizar también la soberanía energética para evitar el chantaje de los autoritarios; y la digital, estrechamente vinculada a la seguridad y a la ciberguerra.

Alemania dejará de ser el hegemón reticente. Predicará su europeísmo con el ejemplo de sus políticas sociales, de igualdad, medioambientales y digitales. Tomará un rumbo más decidido y orientado a los derechos humanos y los valores democráticos. No basta con gestionar las crisis como ha sabido hacerlo Merkel. Hace falta ahora una actitud menos acomodaticia y más exigente, especialmente ante los socios iliberales e incumplidores, como Hungría y Polonia. En el contrato de coalición se define una solidaridad también estratégica entre quienes comparten valores y sistemas liberales. Es el dibujo de una comunidad democrática frente a la alianza autoritaria fraguada bajo el liderazgo de Moscú y Pekín. Vasto y ambicioso programa.


Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Lluís Bassets

Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS