Editorial
i

Apoyos necesarios

El Gobierno acierta al aliviar las cargas de la hostelería y el comercio

Terrazas en un bar de Pamplona, Navarra (España), el pasado 17 de diciembre.
Terrazas en un bar de Pamplona, Navarra (España), el pasado 17 de diciembre.Eduardo Sanz / Europa Press

La principal razón de los daños superiores que ha sufrido la economía española como consecuencia de las restricciones sobre la movilidad física de las personas es la elevada proporción relativa que ocupa el sector turístico y de la hostelería en el PIB. En este último, las microempresas y autónomos son dominantes en un censo empresarial muy numeroso. Eso significa que su capacidad defensiva frente a descensos en la demanda es reducida. Los apoyos financieros directos como los que se han arbitrado desde el inicio de la pandemia han paliado las dificultades, pero necesariamente su vigencia es limitada y, en todo caso, no son suficientes para asimilar completamente los costes fijos de las empresas, en muchos casos superiores a los ingresos por ventas. Este es el fundamento que amparan las medidas de apoyo a este subsector que ayer aprobó el Gobierno en el último Consejo de Ministros.

Con una dotación de 4.220 millones de euros, el Plan de refuerzo a la hostelería, el turismo y el comercio está destinado fundamentalmente al sector Horeca: hoteles, restaurantes y cafeterías. El destino es aquellos capítulos de costes fijos que pesan más en las cuentas de esas empresas: rebajas de los arrendamientos, facilidades laborales, reducciones tributarias y en las cotizaciones a la Seguridad Social y apoyos a la financiación.

Las condiciones de acceso a esas ventajas están supeditadas a la eventual existencia de acuerdos entre los titulares de los contratos y al tamaño de las empresas o su capacidad de atención a esos compromisos. El criterio de insuficiencia se ha ampliado a las facilidades financieras, extendiendo los periodos de carencia o aplazando el pago del servicio de la deuda. Es significativa la apertura de un nuevo tramo de avales del ICO. Esos apoyos del ICO al sector de hostelería se extienden a las agencias de viaje, operadores turísticos y servicios de reservas.

De esas ayudas, tanto las directamente concretadas en la extensión de los ERTE como el aplazamiento del pago de impuestos o de las cotizaciones a la Seguridad Social afectan a un número importante de empresas. Es una de las condiciones necesarias para que esos apoyos sean efectivos. La conveniencia de ese esfuerzo presupuestario debería apoyarse igualmente en la necesidad de disponer de mecanismos estrictos de selección y supervisión que garanticen el buen uso de esos recursos. Dada la situación inicial menos favorable de las finanzas públicas españolas, los apoyos presupuestarios de España destinados a compensar la caída de la actividad económica originada por la pandemia fueron de los más reducidos de Europa. La Administración tiene que actuar con un celo escrupuloso en la puesta a punto de apoyos adicionales a las pequeñas empresas y autónomos, pero las necesidades son de tal envergadura que no puede bajar la guardia.

Lo más visto en...

Top 50