Columna
i

Síndromes venezolanos

La mayoría migrante batalla por la supervivencia y sufre la xenofobia de países machacados por la pandemia y los problemas estructurales, sin apenas oportunidades de empleo e integración

Migrantes venezolanos en una cabaña al norte de Bogotá, en junio.
Migrantes venezolanos en una cabaña al norte de Bogotá, en junio.RAUL ARBOLEDA / AFP

Venezuela es un acelerador de cuadros psicológicos asociados al Síndrome de Ulises: la añoranza de patrias y vidas arrebatadas por dictaduras, autoritarismos y Estados fallidos. “Ulises pasábase los días sentado en las rocas, a la orilla del mar, consumiéndose a fuerza de llanto, suspiros y penas, fijando sus ojos en el mar estéril, llorando incansablemente…” (Odisea). Al igual que los 20 años de lejanía de Ítaca atormentaron al héroe mitológico, un estrés crónico y múltiple prospera entre los millones de venezolanos emigrantes, consumidos por la pérdida de derechos, familias, apegos y ...

Lo más visto en...

Top 50