Columna
i

Estado de alarma política

Siete meses después, a sabiendas de que habría segunda ola, no se ha desarrollado un instrumento jurídico adecuado para gestionar la crisis sanitaria protegiendo, como prioridad, la salud pública

Salvador Illa y Fernando Grande-Marlaska comparecen tras el Consejo de Ministros extraordinario para decretar el estado de alarma en Madrid.
Salvador Illa y Fernando Grande-Marlaska comparecen tras el Consejo de Ministros extraordinario para decretar el estado de alarma en Madrid.POOL. Cristina Bejarano/La Razón / Europa Press

Bajo la hojarasca de lo sucedido en las últimas 48 horas –con hechuras de vodevil político, de no ser de género dramático– hay, sobre todo, un fracaso formidable. Siete meses después de activar el estado de alarma, no se ha desarrollado el instrumento jurídico para afrontar eficazmente la gestión de la pandemia. Así que ahí queda la pregunta inquietante y desmoralizadora: ¿Cómo se ha perdido todo este tiempo sin desarrollar ese aparato legal? ¿Qué fue del Plan B? Alguien en Moncloa dedica mucha energía a inventar eslóganes o a tender trampas inteligentes a los rivales, pero sin hacer los deber...

Lo más visto en...

Top 50