Columna
i

Predestinada

Volvemos a besar las cuentas de nuestro rosario, ateo y público, para que se optimicen los recursos existentes, se contrate personal y no se externalicen los servicios

Una mujer de un centro de mayores de la Comunidad de Madrid.
Una mujer de un centro de mayores de la Comunidad de Madrid.Jesús Hellín / Europa Press

Justo después de que se conceda permiso para realizar visitas a las residencias, mi marido y yo vamos a ver a mi suegra. Durante tres meses nos habían hecho llegar informes sobre su salud: dio positivo en covid. Asintomática. Como una adolescente, pero con noventa y cuatro años, y una cardiopatía. Estábamos intranquilos, pero esperábamos que ese olvido dulce que empaña la memoria de algunas personas mayores, un olvido que no se llama Alzheimer y parece un despiste, una dificultad para recordar lo próximo anclándose en lo lejano, hubiera acolchado el sentido del tiempo de Tere y los tres meses ...

Lo más visto en...

Top 50