Editorial
i

El ‘caso Palme’

El cierre en falso de la investigación del asesinato del político sueco no oscurece la vigencia de su legado

Olof Palme fotografiado en la década de los ochenta en Estocolmo.
Olof Palme fotografiado en la década de los ochenta en Estocolmo.Getty Images

Con 36 años de retraso, el fiscal sueco Krister Petersson cerró el miércoles la investigación por el asesinato en Estocolmo del primer ministro Olof Palme y designó como culpable, sin aportar nuevas pruebas, a un diseñador gráfico, Stig Engström, conocido como El Hombre de Skandia (por la empresa en la que trabajaba), que se suicidó en el año 2000. Aunque la investigación ha concluido, el caso Palme está muy lejos de haber sido cerrado porque se mantienen abiertas la mayoría de las incógnitas que se plantearon aquella noche de febrero en la que el político sueco, un gigante de la socialdemocracia europea, fue asesinado cuando volvía caminando a casa con su esposa, sin escolta.

Durante todo este tiempo, la figura del primer ministro sueco ha mantenido un gran peso en la memoria colectiva de los europeos, un recuerdo que no solo está relacionado con su trágico final y con su asesinato, sino con la vigencia de su pensamiento y su acción política. Olof Palme fue un nombre crucial en la construcción del Estado de bienestar y dedicó su carrera a la lucha contra las injusticias, tanto en política internacional como en el terreno social. La idea central del modelo sueco de que, incluso en una economía de mercado, el Estado tiene la obligación de proporcionar servicios básicos de calidad a los ciudadanos, con una redistribución de la riqueza a través de los impuestos, forma parte de ese legado. Medidas como la del ingreso mínimo vital, recientemente aprobada en España, no son ajenas a la herencia de este político, que además ocupó un enorme espacio en la escena internacional.

Palme tenía muchos enemigos en el mundo porque fue una voz valiente, que puso lo que consideraba justo incluso por encima de los intereses económicos de su propio país. Fue un adversario declarado de la Sudáfrica racista del apartheid, de las dictaduras de Franco y de Pinochet, de la guerra de Vietnam o de la invasión de Checoslovaquia, y abogó por la desnuclearización de Europa. No guardó silencio ante las injusticias, defendiendo de manera formidable e incontrovertible sus convicciones. Este activismo, además de la consideración de que en Suecia no podía haberse planeado un crimen así, fue lo que llevó a la policía a descartar la pista interior desde el principio y a buscar complots internacionales detrás del magnicidio. Esto es lo que explica que el asesino señalado por la Fiscalía el miércoles estuviese en el radar de la policía desde el principio, pero nunca fuese investigado a fondo. Sin ninguna prueba nueva, su designación como culpable parece responder al viejo axioma de que una vez descartadas todas las demás opciones, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad. Con un caso que no se ha cerrado del todo, Europa seguirá recordando a Palme por su vida, no por su muerte.


Lo más visto en...

Top 50