Tribuna
i

Resignación frente a la muerte

De no ser los mexicanos así de tolerantes hacia la muerte, los 50.000 fallecidos por la covid-19 serían una fuente de indignación tal que obligaría a los Gobiernos a tomar acciones radicales

Alberto Diaz Cayeros
Cementerio del pueblo La concepción de los baños, en el Estado de México, rebasado por la pandemia, este julio.
Cementerio del pueblo La concepción de los baños, en el Estado de México, rebasado por la pandemia, este julio.Hector Guerrero

Los mexicanos estamos indolentes frente a la muerte. Nos hemos acostumbrado. Parecemos tener una mayor tolerancia a la muerte que países menos preparados para enfrentar la pandemia de covid-19. De no ser así de tolerantes, los 50.000 muertos que ya hemos acumulado serían una fuente de indignación y enojo social tal, que obligarían a los Gobiernos federal y estatales a cambiar curso y tomar acciones radicales de compensación social, fortalecimiento del sistema de salud, y medidas de distanciamiento social más contundentes, para evitar la propagación del SARS-CoV-2 y evitar la tragedia de tantas...