_
_
_
_

La vacunación con Abdala en México avanza a cuentagotas en medio de dudas sobre su eficacia

La capital del país inicia con poca afluencia la inmunización de refuerzo con el fármaco cubano en todos los centros de salud

Vacuna Abdala
Personal sanitario brinda información sobre el registro para recibir la vacuna Abdala contra covid-19 en el centro de salud Dr. José María Rodríguez , Ciudad de México, el 23 de diciembre de 2022.NAYELI CRUZ
Almudena Barragán

En plena sexta ola de contagios por la covid-19 y a pocos días de que comience la Navidad, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México arrancó el pasado 21 de diciembre la aplicación de vacunas de refuerzo para mayores de 18 años con el fármaco Abdala, producido en Cuba

A diferencia de otras campañas de vacunación, esta última ha arrancado con poca afluencia de ciudadanos en los hospitales de la capital. En parte por las fechas, en parte por las dudas que ha sembrado la vacuna cubana, las personas acudían estos días a cuentagotas a administrarse el refuerzo.

El pasado 25 de noviembre llegaban a México cuatro millones de dosis, de las que se aplicarán 400.000 en todos los centros de vacunación de la capital. Así lo anunciaba el subsecretario de Salud: “Tuvimos ya la recepción de más de cuatro millones de dosis de la vacuna cubana Abdala, una vacuna altamente efectiva que estaremos utilizando en distintos esquemas de refuerzo de la población adulta”, declaraba Hugo López Gatell.

Especialistas consultados por este periódico tienen algunas dudas sobre la eficacia de la vacuna cubana y su capacidad de inmunización frente a las variantes que circulan en estas fechas. “No es la vacuna adecuada para usarse como refuerzo porque está dirigida a la cepa original, no hay estudios para tal uso y esto no nos va a proteger contra las variantes de ómicron”, afirma Verónica Athié, doctora en Inmunología e integrante de la iniciativa ‘Vacunemos con evidencia’.

Es viernes 23 de diciembre en la mañana y diez personas hacen fila frente a la puerta del Hospital Doctor José María Rodríguez, en la colonia Asturias, a un lado de la Calzada de Tlalpan. Wenceslao Hernández espera para recibir su dosis. Es la quinta vez que se vacuna después de haber recibido la vacuna Astra Zeneca en otras cuatro ocasiones. “No hay que tener miedo porque si no nos la ponemos nos va a ir peor y nos vamos a morir asfixiados”, comenta el hombre de 60 años. Un trabajador del Gobierno de la ciudad señala que en dos horas (entre las 8.30 y las 10.30 horas) a ese hospital han acudido a vacunarse alrededor de 40 personas.

Vacuna Abdala
Una mujer se registra para recibir la vacuna Abdala contra covid-19, en un centro de salud de Ciudad de México. NAYELI CRUZ

El entusiasmo del señor Hernández no es compartido por todo el mundo. Sandra Barba, de 36 años, se puso la dosis de refuerzo de Abdala en un hospital al sur de la capital. “En realidad, estuve muy indecisa, porque no hay información suficiente ni la misma evidencia que existe para otras vacunas. No sé si sirva como refuerzo. Solo lo hice porque me puse mi última vacuna el 21 de octubre de 2021, es decir, tenía más de un año sin refuerzo ni nada. Esto es lo único que hay en México, no es como que tengamos opciones. Pensé que era mejor tener algo que nada. Pero no estoy satisfecha ni tranquila”, responde.

Después de tres años de pandemia y cientos de miles de muertos, la sociedad mexicana ha tomado más precauciones para cuidar su salud. A usar cubrebocas en la calle y en los espacios cerrados se unió la concientización sobre la importancia de la vacunación para reducir las muertes por el virus. De acuerdo con la Secretaría de Salud, el 84% de las personas mayores de cinco años está vacunada en el país, una cobertura que aumenta a 91% cuando se considera únicamente a mayores de edad. María Esther y Raúl, un matrimonio de 78 años, hacen fila en el Hospital Doctor Atanasio Garza de la colonia Doctores. Junto a ellos, otras 12 personas esperan para ser vacunadas. “Nos la ponemos por seguridad. Debido a nuestra edad debemos estar al pendiente de todo lo que salga para cuidarnos”, explican a este periódico.

Aunque la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitió una autorización para el uso de emergencia de la vacuna cubana el año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha avalado el prototipo. “Si la OMS no ha avalado, es porque no se han cumplido todos los requisitos técnicos requeridos que dan confianza para considerar que esa vacuna vaya a ser segura y eficaz”, apunta Verónica Athié. La aprobación del organismo internacional está prevista, según las autoridades cubanas, para 2023 y respaldan que el fármaco posee una eficacia del 92,2% contra la enfermedad.

Entre otras dudas, Athié señala la ausencia de estudios que demuestren la eficacia de Abdala como refuerzo para las nuevas variantes del virus. “Cuando se desarrolla una vacuna se elige como diana un pedacito de alguna de las proteínas del microorganismo. Para la vacuna Abdala eligieron al dominio RBD de la proteína de la espícula del SARS-CoV2. Este dominio es justo el que más ha modificado con las mutaciones del virus”, agrega.

Vacuna Abdala
Una familia solicita información sobre la vacuna Abdala en un centro de salud de la Alcaldía Cuahtémoc, en Ciudad de México. NAYELI CRUZ

Aunque las autoridades habían dicho en un inicio que se vacunaría a niños y adolescentes, decidieron retroceder en esta decisión. La Guía Técnica del Gobierno federal para la aplicación de la vacuna Abdala contra la versión más reciente de la covid-19 señala que por el momento “no existe información suficiente para vacunar a niñas y niños menores de 18 años”.

Para la mayoría de la población se trata de la tercera dosis de refuerzo para mayores de 18 años y trabajadores de la salud que recibieron su última inmunización hace más de cuatro meses, un esfuerzo que trata de ralentizar una curva de casos nuevos que acumula siete semanas consecutivas al alza. Pese a ello, algunas clínicas y hospitales tenían este viernes más personas haciendo fila para hacerse pruebas para detectar la covid que para vacunarse. Como en el Hospital Doctor Ángel Brioso Vasconcelos, en la colonia Condesa.

Abdala no ha estado exenta de críticas y prejuicios por su origen que han cruzado al plano político. En redes sociales, la cascada de comentarios se ha sucedido desde que se anunció la campaña de vacunación. Al igual que México, el fármaco también ha sido adquirido por Vietnam, Irán, Venezuela y Nicaragua.

En unas fechas en las que las enfermedades respiratorias aumentan por el descenso de las temperaturas, los especialistas insisten en que los ciudadanos deben aumentar la prevención, usar mascarilla en lugares cerrados, lavarse las manos y ventilar los espacios para mejorar la calidad del aire. Wenceslao Hernández está de acuerdo: “Siempre uso mi cubrebocas porque en estas fechas es muy fácil enfermarse, aunque uno se vacune”, responde. Algunos de los hospitales consultados para este reportaje afirman que seguirán poniendo la vacuna más allá del 24 de diciembre, fecha en la que supuestamente acababa la campaña de vacunación.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país



Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Almudena Barragán
Periodista de EL PAÍS en México. Escribe sobre temas sociales con perspectiva de género: desigualdad, violencia y feminismo. Ha trabajado en la sección Verne México y en diversos medios españoles y mexicanos, entre los que destacan El Economista.es y El Financiero Bloomberg. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_