_
_
_
_

Los sindicatos lanzan el mayor desafío a Macron con una jornada de huelgas y protestas masivas

El Gobierno de Macron teme que las manifestaciones y paros contra el proyecto para subir la jubilación a los 64 años se prolonguen durante más días

Manifestantes asisten a la protesta en Niza, este martes.Foto: VALERY HACHE | Vídeo: Reuters
Marc Bassets

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Los sindicatos franceses han lanzado este martes el mayor desafío al presidente Emmanuel Macron por su impopular reforma de las pensiones. La huelga en el metro y los ferrocarriles, las refinerías, la educación y la industria metalúrgica, entre otros sectores, y las más 300 manifestaciones por toda Francia no ha logrado bloquear el país, pero sí ha ocasionado perturbaciones notables en los transportes, y ha sacado a las calles a centenares de miles de personas contra la subida de la edad de jubilación de los 62 a los 64 años. Sobre todo, ha servido para confirmar que el movimiento social no flaquea. El malestar amenaza con marcar buena parte del resto del mandato de Macron, reelegido el pasado junio para cinco años más.

El objetivo de los convocantes era superar el número de manifestantes del 31 de enero, cuando salieron a las calles de las ciudades y pueblos de Francia 1,27 millones de personas, según la policía, y 2,5, según los sindicatos. Según el sindicato CGT, lo han logrado ampliamente, pues, según sus cálculos, salieron 3,5 millones de manifestantes. Según la policía, la cifra es menor, pero no menos significativa: 1,28 millones. Al mismo tiempo, el seguimiento de las huelgas se ha visto ligeramente reducido en algunos sectores respecto a los días de mayor seguimiento desde que hace un mes y medio empezó la movilización.

Miles de personas participan en la manifestación de París, este martes.
Miles de personas participan en la manifestación de París, este martes.ALAIN JOCARD (AFP)

La novedad de la sexta jornada de movilizaciones es la voluntad de los convocantes de “detener” el país, y el anuncio de huelgas ya no solo de un día, sino prolongadas durante más tiempo, en los transportes y la energía. La próxima convocatoria está fijada el sábado. Y la siguiente, la semana próxima. La protesta coincide con el examen de la reforma en el Senado, controlado por la derecha moderada de Los Republicanos (LR), después del agitado paso del texto por la Asamblea Nacional, donde los partidarios de Macron forman el primer bloque en número de diputados, pero carecen de mayoría absoluta.

Algunas acciones sindicales empezaron antes del martes, con reducciones en la producción de electricidad desde el fin de semana y bloqueos de transportistas en carreteras desde el lunes. La huelga afectó al transporte ferroviario: solo funcionaron uno de cada cinco trenes de alta velocidad dentro de Francia y ninguno hacia España. Los vuelos desde los aeropuertos franceses se vieron reducidos entre un 20% y un 30%. En París y su periferia, la circulación del metro y los trenes de cercanías se han reducido como mínimo a la mitad. Las autoridades recomendaron el teletrabajo.

La multitudinaria manifestación en París, entre el bulevar Raspail y la place de l’Italie, congregó a ciudadanos de todas las edades y condición social, y no solo los habituales militantes sindicales. Destacaba la presencia de jóvenes y estudiantes universitarios.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO
Un hombre grita frente a un vehículo de las fueras de seguridad, este martes en Lyon.
Un hombre grita frente a un vehículo de las fueras de seguridad, este martes en Lyon.JEFF PACHOUD (AFP)

El elenco de carteles reflejaba las reivindicaciones: “Quiero jubilarme antes de pillar un cáncer”. “Suban los salarios, no la edad de jubilación”. “Sí, el sexo está bien, pero ¿has probado la jubilación?” “Vivir mejor: no a la jubilación a los 64 años”. “Después de los 64, el 68″. Este último cartel aludía a Mayo de 1968, la última revuelta obrera y estudiantil masiva en un país con una arraigada tradición revolucionaria.

Cuando la manifestación todavía no había terminado, se registraron choques violentos. Las fuerzas del orden detuvieron a 43 personas. Un rasgo de las protestas ha sido, desde enero, su carácter pacífico, si se exceptúan incidentes aislados.

“No es una protesta solo contra las pensiones, sino contra Macron y su manera de pensar, su ideología, que ya no se corresponde con lo que esperan los franceses”, dijo Cristobal, educador de 28 años. “Es la ideología consistente en trabajar más para producir cosas que no necesitamos, la ideología de las desigualdades sociales que aumentan en todo el mundo, la ideología de la privatización y la competencia, la ideología que lleva a hacer competir a la gente entre ella todo el rato, creando una atmósfera un poco nauseabunda en la sociedad”.

La jornada de bloqueos es una prueba para Macron y para los sindicatos y los opositores a la reforma. Puede ocurrir que sea un último intento —aparatoso, pero infructuoso— para frenarla y que no convenza al presidente para que la retire y se acabe aprobando. El otro escenario es que las manifestaciones y el impacto de los bloqueos en la economía y la sociedad le fuercen a retirarla o al menos a corregir sus puntos centrales.

“Existe un derecho a la huelga, pero emplear palabras como poner de rodillas la economía francesa me parece grave”, señaló el lunes la primera ministra, Élisabeth Borne. Laurent Berger, secretario general del sindicato moderado CFDT, lamentó en France Inter la escasa disponibilidad de Macron para negociar: “El presidente de la República no puede seguir haciendo oídos sordos [al rechazo de la reforma]”.

Macron justifica el aumento de la edad de jubilación a los 64 años por el envejecimiento de la población y la necesidad de equilibrar las cuentas a medida que haya cada vez menos trabajadores para sufragar las pensiones de más jubilados. Sostiene que trabajar dos años más es la única manera de mantener este pilar del Estado de bienestar.

Los detractores de la reforma (los sindicatos, los partidos de izquierda y la extrema derecha) argumentan que es socialmente injusta y que penalizará a las personas que hayan empezado a trabajar más jóvenes, con menores salarios y con empleos que más desgastan físicamente. Sostienen que erosiona el modelo social francés.

La sensación entre los manifestantes en París era ambivalente. De un lado, un rechazo persistente a la reforma: cerca del 70% de franceses se opone a los cambios planteados por el Gobierno, según los sondeos. De otro lado, una cierto fatalismo: dos de cada tres franceses cree que, por muchas protestas y huelgas que haya, la reforma ya está decidida y Macron no dará marcha atrás, según un sondeo del instituto Ifop.

“Soy bastante pesimista”, admitió Caroline, una mujer de 46 años que asistió a la marcha de París con sus dos hijos adolescentes. “Estoy aquí para apoyar a los oficios difíciles. Yo trabajo en una oficina, para mí es posible currar hasta los 65. Pero es indecente y escandaloso pedir a la gente con oficios que desgastan que trabajen más cuando les duele la espalda o están enfermos”.

El proceso legislativo está siendo complicado. El 18 de febrero venció el plazo para los debates en la Asamblea Nacional sin que hubiese tiempo para proceder a un voto. Ahora la ley ha ido al Senado y, si se aprueba ahí, este deberá pactar un texto conjunto con la Asamblea Nacional, que entonces se someterá al voto de ambas Cámaras.

El plazo para adoptar la ley vence a finales de marzo. Si los macronistas no obtienen la mayoría, al Gobierno le queda la opción de imponerla mediante el artículo 49.3 de la Constitución, que permite poner fin a los debates y adoptarla a menos que una moción de censura haga caer al Ejecutivo. Pero entonces se arriesgará a encender todavía más los ánimos en los sindicatos, la oposición y la calle.

Vista general de la manifestación de París, este martes.
Vista general de la manifestación de París, este martes.Aurelien Morissard (AP)

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Marc Bassets
Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_