Los socorristas abren un túnel horizontal para acceder al niño atrapado en un pozo en Marruecos

Rayan cayó el martes en un hoyo de 32 metros de profundidad cuando acompañaba a su padre

Los equipos de rescate trabajan en la perforación del túnel para rescatar a Rayan. Foto: (AFP)

Los equipos de rescate han excavado ya un túnel de 32 metros para sacar a Rayan, el niño de cinco años que cayó en un pozo de esa profundidad el pasado martes hacia las dos de la tarde. Este viernes por la mañana, los socorristas intentaban acceder a Rayan a través de un túnel horizontal. Todo el país estaba pendiente de ese agujero que se encuentra en una pequeña aldea llamada Igrán (Ighrane, en francés), perteneciente a la comuna de Tamorot, en la provincia norteña de Chauen.

El padre comentó el miércoles al sitio digital Le360, cuando el niño llevaba 25 horas atrapado: “Es mi pozo, yo estaba reparándolo y Rayan estaba a mi lado. En un momento dado él se cayó y yo no me di cuenta. Alertamos a las autoridades y todos los vecinos han venido a apoyarnos. Todo el mundo ha hecho lo máximo para que él salga con vida y que yo pueda cogerlo entre mis brazos esta noche. Pero no les oculto que tanto su madre como yo estamos destrozados y muy nerviosos”.

Este mismo medio local señalaba que los socorristas han deslizado una cámara por el agujero donde cayó Rayan y han detectado este viernes por la mañana un “pequeño movimiento” en el lugar donde supuestamente se encuentra el niño. Ese movimiento ha sido interpretado como “un signo de vida”.

El portavoz del Ejecutivo marroquí, Mustafa Baitas, indicó en la rueda de prensa del jueves posterior al Consejo de Ministros que el Gobierno se había movilizado “fuertemente”. Aclaró que no habría ningún problema en pedir ayuda, pero que el Estado contaba con la capacidad y la experiencia para desarrollar la operación de rescate.

Baitas señaló las alternativas que se habían barajado para rescatar al niño. La primera consistía en alargar el diámetro del pozo. “Pero teníamos miedo de que las piedras y la tierra cayeran sobre el niño”. Después, pensaron también en que descendiera un socorrista. “Ha habido tentativas, pero no han funcionado”, aclaró.

Finalmente, la tercera técnica consistió en excavar un pozo paralelo al agujero de 32 metros donde se encontraba el niño. Baitas recordó que los equipos de socorro habían trabajado día y noche. Y que el gran desafío al que se enfrentaban era la propia naturaleza del suelo, que hacía difícil la intervención de las máquinas. En la operación de rescate han intervenido decenas de operarios y cinco máquinas pesadas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Francisco Peregil

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS