Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Los chistes sobre la fuga de Carlos Ghosn animan las redes sociales en Japón

El peculiar método empleado por el exejecutivo de Renault-Nissan para escapar de la justicia japonesa y volar hacia Líbano ha despertado el ingenio de los usuarios

Algunos de los memes difundidos en redes sociales.
Algunos de los memes difundidos en redes sociales.

Las redes sociales japonesas han respondido con creatividad, ironía y humor a la espectacular fuga del exjefe de Nissan-Renault, Carlos Ghosn, el sospechoso bajo fianza más vigilado de todo el país, que escapó de las garras de la justicia nipona escondido en el interior de un arcón embarcado en un vuelo privado hacia Líbano. El previsible anuncio oficial de que rodarían cabezas por la responsabilidad de permitir la ingeniosa fuga no se produjo. En cambio, las pantallas de ordenadores y móviles de Japón se han llenado de fotos y vídeos de personas metidas en estuches de contrabajos y chelos, emulando cómicamente el método de huida del ejecutivo.

Al conocerse la noticia de que el expresidente de la alianza Nissan, Renault y Mitsubishi empezaría el año 2020 en Beirut y no en Tokio, surgió el rumor de que Ghosn se había escapado el 29 de diciembre en un avión privado, oculto en el estuche de un instrumento musical usado por una banda tras una fiesta en su casa, ubicada en una exclusiva zona de embajadas donde la vigilancia policial suele ser intensa. Ghosn dejaba de ser el célebre sospechoso de una serie de delitos financieros e ingresaba en la lista de delincuentes extranjeros en Japón al contravenir las condiciones de su fianza millonaria e infringir las leyes de inmigración con su escape.

Algunos se han tomado las bromas muy en serio. Preocupado por el uso inapropiado de los estuches, el fabricante de instrumentos musicales Yamaha tuiteó en su cuenta oficial: “Están apareciendo muchas imágenes de personas metiéndose en estuches de instrumentos. Antes de que ocurra un accidente lamentable, les rogamos abstenerse de hacerlo”.

Carlos Ghosn ya había mostrado su gusto por los juegos de engaño tras quedar libre bajo fianza por primera vez, el 6 de marzo de 2019. En aquella ocasión, para despistar a la prensa, se disfrazó de obrero de la construcción, cubrió su rostro con una mascarilla quirúrgica (de uso común en Japón por las personas resfriadas), y abandonó la prisión en una humilde furgoneta sentado en medio de supuestos obreros.

"Ghosn a bordo"

Tras revelar el diario The Wall Street Journal que había salido de Japón metido en una caja de equipos de audio a la que se la habían practicado agujeros para permitirle respirar, un usuario subió a las redes la imagen de una pegatina amarilla con la cara del exejecutivo del motor y un letrero en japonés que rezaba: “Ghosn a bordo”.

El animal favorito de las redes hizo su entrada y por doquier empezaron a aparecer gatos metidos en cajas de cartón, encerrados en cajones de madera o embutidos en envases de fiambre, acompañados del hashtag en japonés "Ghosn-gokko" ("jugando a ser Ghosn").

El 8 de enero, Ghosn compareció ante la prensa mundial en el Líbano (el exejecutivo tiene triple nacionalidad libanesa, francesa y brasileña), que no tiene acuerdo de extradición con Japón. Desmintió las acusaciones de corrupción, de haber falsificado sus ingresos en Nissan y criticó el sistema judicial japonés que toma como rehenes a los sospechosos sin plazo limitado y los somete a prolongados interrogatorios sin abogado.

Los gestos enérgicos de Ghosn en su comparecencia de más de dos horas, y el movimiento continuo de sus gruesas cejas, dieron material suficiente para que los memes comparándolo al popular personaje cómico Mr. Bean empezaran a aparecer.

Tras instar a Ghosn a rendir cuentas ante la justicia nipona, la edición digital del diario Asahi calificó su fuga de “deplorable”, pero reconoció que era material de una película clásica de espionaje. En las redes se habla de documentales de Hollywood, supuestos contratos con Netflix y un videojuego de estrategia llamado "Ghone is Gone", que dota al usuario con 2.600 millones de dólares para pagar la fuga de Loscar Gon, expresidente de un consorcio del motor formado por Ruso, Nisson y Bishibishi.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >