No todos los turcos quieren hacer la guerra a los kurdos

Los vecinos de las localidades de Turquía que lindan con Siria difieren en su apoyo a la operación lanzada por Erdogan

Un soldado turco vigila la marcha del funeral de dos vecinos de Suruç muertos a causa de un mortero lanzado desde Siria.
Un soldado turco vigila la marcha del funeral de dos vecinos de Suruç muertos a causa de un mortero lanzado desde Siria.Emrah Gurel (AP)

El jueves a mediodía llegaron tres ambulancias al hospital de Akçakale, ciudad turca fronteriza con Siria. Los policías están tensos. “¡¿Qué miras?!”, grita un agente a un viandante que se ha parado a observar. Varias decenas de militares se arremolinan cuando extraen las camillas y un médico castrense salta de la ambulancia. Los heridos proceden del otro lado de la frontera, donde Turquía y sus milicias afines ya han asegurado Tal Abyad y este jueves trataban de avanzar al sur de dicha localidad y capturar el máximo territorio posible antes de las negociaciones del alto el fuego decretado horas después.

En la cantina del hospital, frente a la entrada de Urgencias, un hombre se acerca a este periodista y pregunta: “¿Pero es que aún quedan kurdos al otro lado?”. No dice “FDS o YPG”, como se llaman las milicias kurdas contra las que combate Turquía, o “PKK” el grupo armado kurdoturco al que están ligadas esas milicias. No. Dice: “kurdos”, pese a que el discurso oficial de Turquía es que la guerra no se hace contra los kurdos sino contra “los terroristas del PKK-YPG”. “Eso debe ser que aún quedan algunos que se esconden en sus cuevas y atacan por la espalda a nuestros soldados”, se responde él mismo antes de retirarse a atizar el fuego en el que ha puesto los kebabs.

Más información

“Perdona mis feas palabras, pero son como perros, se esconden en túneles y desde allí golpean a nuestro Ejército a traición y luego se van”, añade Ekrem más tarde, junto al ahora abandonado puesto de aduanas. Akçakale es un pueblo destartalado con un número de habitantes más propio de una capital de provincia española: 115.000, más otros tantos refugiados sirios. La mayoría de la población es árabe, y muchos tienen parientes en el país vecino.

Ekrem y su amigo Ismail son dos jóvenes que, como muchos de su ciudad, sueñan con emigrar. Su provincia, Sanliurfa, es una de las más pobres del país, con unos ingresos netos por persona de 1.562 euros al año, y ambos narran con fruición sus correrías de verano en Antalya, la Benidorm turca, donde cada verano trabajan de camareros sirviendo a turistas rusos y alemanes. “Aquí ya no hay trabajo. Antes de la guerra en Siria, sí. Cruzabas a Siria y traías azúcar, té, cigarrillos, gasolina, teléfonos, y los vendías de contrabando. Pero la guerra lo ha fastidiado todo”, explica Ismail. Por eso, aunque pueda parecer contradictorio, apoyan la intervención de Turquía: “Ayer todos los del pueblo preparamos dulces y comida y los enviamos a nuestros soldados. Que Dios los bendiga. Cuando Turquía limpie la zona, todo volverá a la normalidad, se abrirá la frontera y podremos volver a comerciar”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Hussein, de la cercana aldea de Akdiken, reconoce que la nueva guerra no es algo deseable “pero más peligroso sería que nuestro ejército no hubiera iniciado su operación; teníamos a los terroristas al otro lado de la frontera y se infiltraban en nuestro país”. No le falta razón: parte de las armas y explosivos utilizados por el PKK en Turquía proceden de la guerra siria. “Ahora me siento más libre y más tranquilo, porque sé que los soldados me protegen”.

Suruç, unos 60 kilómetros al oeste, tiene casi el mismo número de habitantes que Akçakale, está igualmente destartalada y sus vecinos también tienen parientes al otro lado de la frontera, pero son kurdos. La ciudad es conocida porque desde allí se retransmitió la resistencia de las milicias kurdas ante el asedio yihadista a la localidad siria de Kobane, y porque, unos meses después, en Suruç se inmoló un militante de Estado Islámico y mató a 33 personas. El suicida pertenecía a una célula que la policía turca no investigó pese a las denuncias recibidas.

“Cuando comenzó la operación turca [en el norte de Siria], la gente estaba muy preocupada”, asegura Emrah. En las pedanías de Suruç cayeron varios proyectiles y murieron tres personas. “Pero la gente dice que no sabe bien si lo tiraron del otro lado o fueron disparados por los turcos”, apunta. Del mismo modo que entre la población turca y árabe no se creen que sus Fuerzas Armadas hayan matado a civiles en su ofensiva en Siria —es “propaganda de los terroristas y los medios extranjeros”, afirma Ankara y repiten continuamente las televisiones turcas—, en Suruç, donde se vota mayoritariamente por los nacionalistas kurdos, no se hacen a la idea de que los kurdos del otro lado puedan estarles disparando.

“Aquí no encendemos los canales turcos, son todo mentiras”, asegura otro joven de Suruç. Él se informa del transcurso de la guerra a través de cuentas de Instagram y otras redes sociales favorables a las milicias kurdas, que son tan propagandísticas como las televisiones turcas. Y cuando se le pregunta por qué cree que otras localidades vecinas, como Akçakale, sí apoyan la ofensiva turca, tuerce el gesto: “Es que ellos son árabes”.

Ninguna frontera pasa entre Akçakale y Suruç, son parte de la misma provincia, pero sus habitantes parecen vivir en universos distintos en cuanto a la percepción de la guerra. No quiere decir que todos los kurdos de Turquía sean contrarios a lo que hace su Gobierno —muchos han sido, durante años, firmes partidarios de Recep Tayyip Erdogan— pero a medida que el presidente turco ha enterrado el proceso de paz con el PKK, ha encarcelado a cientos de dirigentes del nacionalismo kurdo y se ha escorado hacia un nacionalismo turco cada vez más recalcitrante —su socio de gobierno es el partido ultraderechista MHP—, se ha incrementado el resentimiento de los kurdos y muchos han abandonado al partido gobernante (no en vano su voto fue clave en la victoria de la oposición en Estambul).

En Suruç, se felicitan por el pacto alcanzado entre las milicias kurdas y el régimen sirio. “Ahora que han entrado los rusos y el Ejército sirio en Kobane, nos sentimos más tranquilos”, opina Emrah. Sabe que, si Rusia no lo permite, Turquía no llevará su ofensiva hasta esta zona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción