Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El 15-M de Australia se llama GetUp! y arrasa en el país, que celebra mañana elecciones

El movimiento cuenta con un millón de socios, ocho veces la suma de los militantes de los dos partidos principales. No se presentan a los comicios del sábado, pero están agitando la vida política

Imágenes de eventos organizados por el movimiento Get Up! en Australia.
Imágenes de eventos organizados por el movimiento Get Up! en Australia.

Jóvenes descontentos con un sistema bipartidista que no satisface sus demandas políticas se organizan y protestan al grito de “¡no nos representan!”. Podría ser España durante las manifestaciones del 15-M. Podría ser Estados Unidos durante el auge del movimiento Occupy. Pero Este sábado, el laborista Bill Shorten se enfrentará en las urnas al liberal Scott Morrison, cuyo partido busca su tercera legislatura consecutiva. Ambas formaciones se han alternado al frente del Gobierno desde las primeras elecciones federales, celebradas en 1910. Sin embargo, cuando estos días los medios del país hablan de “la principal fuerza política” no se refieren a ninguna de las dos, sino a la que dirige hordas de voluntarios por las calles de las principales ciudades de Australia, ataviados con camisetas naranjas, repartiendo folletos y recogiendo firmas. Todos ellos forman parte de GetUp!, un movimiento popular que está sacudiendo el panorama político de la isla.

En un país que no llega a los 25 millones de habitantes, GetUp! cuenta con un millón de socios. O lo que es lo mismo, ocho veces la suma de los militantes de los dos partidos principales. Su presupuesto, procedente en su totalidad de las donaciones de sus miembros, roza los 13 millones de dólares australianos —ocho millones de euros—. Pero, a pesar de su pujanza, este sábado los votantes no podrán encontrar ninguna papeleta con el nombre de la plataforma, la cual tampoco dirige de manera explícita el voto de sus simpatizantes. “Las elecciones son una oportunidad realmente importante para lograr un cambio y pelear por aquello en lo que creemos. Pero GetUp! no apoya ni respalda a ningún candidato durante las elecciones: hacemos campaña por las cuestiones que importan a nuestros miembros para que lograr que sean parte de la conversación”, puede leerse en su página web.

GetUp!, creada en 2005 por dos estudiantes australianos en Estados Unidos, forma parte de los “movimientos de despertar democrático”, un concepto desarrollado por el filósofo Cornel West. Su actividad se orienta a proyectos concretos en alguna de sus cuatro áreas de acción: equidad económica, justicia medioambiental, derechos humanos e integridad democrática. Este enfoque, focalizado en campañas específicas en lugar de la promoción de un ideario en bloque, es una de las causas que explican su crecimiento acelerado. También ha contribuido su presencia digital: se manejan con soltura en redes sociales, en las que se expanden gracias a la acción de sus socios en sus círculos de conocidos. En su página web respetan la transparencia económica con escrupulosidad: toda la información relativa a sus ingresos es pública y actualizada a diario. Pero el factor definitivo en su explosión ha sido la inestabilidad política que sufre el país.

De los últimos cinco primeros ministros australianos, solo uno lo ha sido previo paso por las urnas. El año pasado, la propuesta del por entonces primer ministro Malcolm Turnbull de establecer un límite legal para las emisiones atmosféricas desencadenó una guerra civil en el seno del partido liberal, en la que el frente más conservador acabó por cobrarse su cabeza. Este movimiento fue liderado por Tony Abbott, su predecesor en el cargo, quien en estas elecciones ve peligrar su escaño por primera vez en su carrera, a causa de la campaña en su contra orquestada por GetUp!.

Las políticas medioambientales se han convertido en uno de los temas clave las elecciones de este sábado. Se trata, según una encuesta de la radiotelevisión pública ABC, del asunto que genera más interés, solo por detrás de cuestiones procedimentales. Pero este punto dibuja una profunda división entre la Australia conservadora y la progresista; la Australia urbana y la rural, de arraigada tradición minera. En 2017, el candidato liberal Scott Morrison llevó un trozo de carbón al Parlamento, el cual blandió frente a la oposición exclamando: “Esto es carbón, ¡no tengáis miedo!”. GetUp! está plantando batalla: una de sus puntas de lanza ha sido hacer frente a la multinacional Adani y su polémico proyecto de construir la mayor planta minera del país en Queensland.

Aunque no vaya dentro de las urnas, el nombre de la organización estará dentro de la cabeza de muchos ciudadanos australianos cuando depositen su voto el próximo 18 de mayo. Como ya sucedió con movimientos similares en otros países, GetUp! ha conseguido transformar el juego político desde los márgenes del tablero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información