Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guaidó llama a la movilización permanente y busca el apoyo militar

Maduro carga contra el presidente español, Pedro Sánchez: "Si ellos quieren elecciones, que las hagan en España"

El líder opositor venezolano Juan Guaidó reapareció este viernes en el municipio caraqueño de Chacao para anunciar algunos de los pasos con los que busca concretar el desalojo de Nicolás Maduro del poder. Tras proclamarse como presidente legítimo el pasado miércoles, se alejó de los focos durante un día. Su regreso ante miles de seguidores y la prensa estuvo marcado por dos mensajes. Primero, avisó de que las movilizaciones no cesarán hasta lograr el restablecimiento de la democracia. En segundo lugar, insistió en buscar la complicidad de los militares, cuyo apoyo es decisivo para lograr una transición.

Juan Guaidó, en su discurso de este viernes.

Este viernes, alrededor de las doce de la mañana, en Caracas se dieron dos fotografías que hablan de la situación institucional que vive Venezuela. De un lado, Guaidó compareció en la plaza de Bolívar de Chacao, uno de los símbolos de la oposición al régimen. Casi en paralelo, Nicolás Maduro convocó a algunos medios en el palacio de Miraflores y acusó al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, de "repetir el guion" del exjefe del Ejecutivo José María Aznar (1996-2004) "apoyando el golpe de Estado" de 2002 [contra el entonces mandatario, Hugo Chávez] con su respaldo al opositor Juan Guaidó. "Si ellos quieren elecciones, que las hagan en España”, dijo antes de agregar que el actual Gobierno español "no fue electo en ningún voto popular. No pueden dar lecciones ni pueden poner ningún ultimátum". El líder chavista también arremetió contra el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y subrayó que Venezuela se planta "frente a España como siempre" lo ha hecho frente a "su racismo, su discriminación".

Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, el Parlamento de mayoría opositora elegido en 2015 y despojado de sus funciones por el oficialismo dos años después, es para millones de venezolanos el único presidente legítimo. Tras presentarse como tal durante una jornada de marchas masivas, Guaidó recibió el reconocimiento explícito de Estados Unidos y de los principales países de la región, excepto México. El segundo es el mandatario de facto, porque sigue controlando la vida de la población, aunque las elecciones en las que resultó elegido fueron impugnadas por sus críticos, que las consideran fraudulentas, y rechazadas por la inmensa mayoría de la comunidad internacional por carecer de garantías democráticas.

En medio de este choque, el dirigente opositor anunció parte de su estrategia. “Los que usurpan hoy el poder creen que nos vamos a cansar”, dijo. Pero advirtió: “La semana que viene volveremos a la calle, donde siempre hemos estado. Aquí hay gente en la calle pa’ rato. Hasta que logremos el cese de la usurpación, el Gobierno de transición y las elecciones libres”.

La jornada del miércoles supuso un punto de inflexión en el constante pulso entre la oposición y el Ejecutivo de Nicolás Maduro. Pero ahora el país contiene el aliento ante una etapa de máxima tensión llena de incógnitas. El anuncio de Guaidó multiplicó las expectativas de millones de venezolanos, de procedencia muy diversa, hartos de los abusos del régimen, una crisis económica y una hiperinflación sin precedentes en el país.

De su plan, que ha dejado de ser estrictamente simbólico al haber tenido consecuencias políticas, depende ahora la viabilidad de una nueva etapa. “Aquí hay una ruta muy clara”, detalló Guaidó. “Cese de la usurpación, Gobierno de transición y elecciones libres. El respeto a los derechos humanos, la convivencia y la Constitución son nuestros marcos”, prometió.

Mientras tanto, Maduro compareció en el palacio presidencial de Miraflores y se dedicó a descalificarle, aunque se dijo dispuesto a reunirse con él. Hasta ahora, ningún intento de diálogo ha dado sus frutos y Guaidó lo rechaza al menos hasta la renuncia del líder chavista. El presidente recurrió una vez más a la retórica del enemigo exterior, lanzó acusaciones a Estados Unidos y a España, y amenazó a sus cuerpos diplomáticos. Habló de nuevo de “intento de golpe de Estado” y describió a la oposición con un repertorio clásico: “O son ellos, el neoliberalismo, o somos nosotros con nuestra existencia republicana”.

Maduro, este viernes en el palacio presidencial de Miraflores.
Maduro, este viernes en el palacio presidencial de Miraflores. REUTERS

El político opositor abundó en cambio en la importancia de la transición para volver a tener “una posibilidad de patria” y se dirigió a sus bases ante las informaciones sobre la posibilidad de su detención que empezaron a circular a primera hora de la mañana. “Si se atreven a secuestrar de nuevo al presidente de la única institución legítima, les pido mantenernos en la ruta pacífica y de manera no violenta pero contundente, exigiendo libertad”.

El dirigente de Voluntad Popular explicó que este sábado se celebrarán varias reuniones vecinales y el domingo habrá un intento de aproximación a las fuerzas armadas. “Tenemos dos acciones este fin de semana: el sábado en cada municipio haremos asambleas populares para rendir honor a las víctimas y propagar la información”, avanzó.

También se centró en la importancia de dar a conocer a todos los militares el contenido de la ley de amnistía que les ofrece. “Nos vamos a organizar en pequeños grupos, para que se la entreguen a la familia militar, a sus amigos militares, y después entregarlos a las comandancias cercanas. Son acciones pacíficas”, recalcó. La quiebra de las bases de la estructura militar es uno de los principales objetivos de Guaidó y probablemente el elemento determinante de su desafío a Maduro. No es casual que el sucesor de Hugo Chávez exhibiera el jueves el apoyo de las fuerzas armadas para demostrar que su poder, que ejerce ya sin contrapesos institucionales, sigue intacto. Sin el apoyo de al menos una parte de la estructura militar en Venezuela, en la que oficiales cubanos participan de la cadena de mando, es históricamente impensable alcanzar el Gobierno.

“Les decimos a todos esos funcionarios que Maduro no protege ni perdona a nadie. Nuestra relación con los organismos de seguridad ha sido áspera, pero por encima de eso está el amor por nuestro país y nuestra gente”, les aseguró el presidente de la Asamblea Nacional. “Llegó el momento de ponerse del lado de la Constitución. Soldados de la patria, pónganse del lado del pueblo. Van a tener una prueba importante. ¿Van a permitir el ingreso de la ayuda humanitaria?”, preguntó en referencia a los 20 millones de dólares prometidos por Estados Unidos. Ese ha sido uno de los reclamos centrales de la oposición desde los tiempos de la desparecida Mesa de la Unidad Democrática (MUD). El régimen chavista nunca permitió que abriera un canal humanitario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información