Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos de 2020

La carrera demócrata para ser el candidato oficial del partido es mucho más disputada que la republicana, liderada claramente por Trump

En vídeo, Lluís Bassets, Carlota García Encina, Cristina Manzano y Áurea Moltó analizan a todos los candidatos de las primarias demócratas.

Partido Demócrata

Los precandidatos presidenciales demócratas llegaron a superar la veintena en 2019. El ramillete de aspirantes se destacaba por la alta presencia de mujeres y minorías raciales. Sin embargo, a medida que avanzan las primarias, la carrera se estrecha y las opciones se vuelven más homogéneas. Aún prevalece el extendido rango de edades: entre los 38 años y los 78 años. Todos ellos buscan derrotar al republicano Donald Trump y así liderar el retorno de su partido a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre.

En vídeo, análisis de Joe Biden.

Joe Biden

Primero en las encuestas y símbolo del establishment demócrata. El senador de Delaware (1973-2009) y vicepresidente durante la administración de Barack Obama lleva casi medio siglo dedicado a la política, lo que le supone ventajas y problemas. En los debates le suelen achacar que votó a favor de la guerra de Irak o la forma en que lideró el interrogatorio a Anita Hall en el Senado contra el juez Clarence Thomas. El candidato de 76 años, blanco, católico y de origen irlandés, esquiva los dardos haciendo gala de su experiencia. Tanto los latinos como los afroamericanos, dos comunidades muy importantes en las bases del Partido Demócrata lo tienen a él como primera opción.

En vídeo, análisis de Bernie Sanders.

Bernie Sanders

Uno de los pocos candidatos que no necesita presentación. El veterano socialista independiente vuelve a presentarse a las primarias demócratas, después de haber perdido contra Hillary Clinton en 2016. Su base electoral son los millenials, que se ven seducidos por sus propuestas progresistas como la sanidad universal, la subida de impuestos a los ricos o la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, ahora ya no es el único que abandera esas causas y eso le puede suponer un problema a la hora de conseguir ganar la carrera, ya que la izquierda está fraccionada. El senador por Vermont de 77 años, que sufrió un ataque al corazón el año pasado, quiere crear un Gobierno “basado en los principios de justicia económica, social, racial y medioambiental”.

En vídeo, análisis de Elizabeth Warren.

Elizabeth Warren

Es una de las figuras más conocidas del partido a pesar de que no ostentó un cargo público hasta 2013, cuando se convirtió en la primera mujer senadora por Massachusetts. Sus críticas al capitalismo salvaje la convirtieron en la preferida del ala izquierda del partido. La profesora de Derecho en Harvard no ha eludido la confrontación directa con Trump, que suele referirse a ella como "Pocahontas", una burla por sus lejanos orígenes nativo americanos. Despierta recelos entre los demócratas moderados con sus propuestas de un sistema de salud público y universal o la condonación de gran parte de las deudas estudiantiles. Con una efectiva campaña, ha logrado posicionarse entre los primeros puestos de las encuestas.

En vídeo, análisis de Michael Bloomberg.

Michael Bloomberg

El multimillonario exalcalde de Nueva York entró tarde en la carrera presidencial (a fines de noviembre de 2019) con una propuesta distinta. El empresario que ostenta una de las mayores fortunas del mundo gracias a la compañía de comunicación Bloomberg LP, que fundó en 1981, no acepta donaciones de externos para su campaña, financiada en su totalidad de su bolsillo. La decisión tiene como consecuencia que no podrá participar de ningún debate televisado, ya que uno de los requisitos para hacerlo siempre tiene que ver con la cantidad de donantes y el montante recaudado. Bloomberg, de 77 años, se presenta como un centrista moderado y pragmático que tiene como una de sus banderas la lucha contra el cambio climático y la justicia económica.

En vídeo, análisis de Tulsi Gabbard.

Tulsi Gabbard

Congresista por Hawái, de 38 años, fue la primera hindú en ocupar un escaño en el Capitolio. Veterana de Irak, es crítica con las intervenciones militares en el exterior, incluido en Siria. Apoyó a Bernie Sanders en 2016, defiende la legalización del aborto, y cita entre sus prioridades la lucha contra la pobreza, el cambio climático y la asistencia sanitaria. Pero cierta ambigüedad hacia Donald Trump tras su victoria y, sobre todo, su dura oposición al matrimonio homosexual (de la que luego se ha retractado), han suscitado escepticismo entre sus pares. Este se vio agravado cuando se abstuvo en la votación del impeachment a Trump.

Partido Republicano

Las primarias republicanas tienen un margen casi nulo para sorpresas. El presidente Donald Trump busca la reelección para un segundo mandato con sus bases totalmente comprometidas para que así ocurra. De todas formas, hay dos precandidatos que también quieren llegar a la Casa Blanca.

En vídeo, análisis de Donald Trump.

Donald Trump

El presidente y precandidato republicano Donlad Trump, de 73 años, hace alarde en su campaña por la reelección de los logros económicos obtenidos durante su Administración. Estados Unidos ostenta la cifra de desempleo más baja en los últimos 50 años y goza de pleno empleo. El magnate enfrenta múltiples investigaciones en su contra. La principal, por la trama rusa, concluyó que no existen pruebas de que Trump o su campaña conspirasen con Rusia durante las elecciones de 2016 con el fin de favorecer su victoria. Ahora el Senado está llevando a cabo el tercer impeachment en la historia del país en contra del mandatario por abuso de poder y obstrucción a la investigación del caso ucranio. La ofensiva antimigratoria continúa siendo una de las cruzadas más relevantes en las propuestas del neoyorquino.

En vídeo, análisis de William Weld.

William Weld

El republicano moderado ocupó un lugar destacado en el Departamento de Justicia durante la Administración de Ronald Reagan y de 1991 a 1997 se desempeñó como gobernador de Massachusetts. El abogado y autor de 74 años renunció a ello para centrarse en su nominación a la embajada de Estados Unidos en México. El presidente Bill Clinton propuso su nombre, pero luego Weld retiró su nombre de la criba. Fue un testigo estelar en la defensa de Clinton cuando fue sometido al impeachment. En 2016 abandonó el Partido Republicano para militar en la formación libertaria. El año pasado regresó a las filas republicanas y anunció que desafiaría a Trump en la candidatura.

Fuera de la carrera

Amy Klobuchar: Se retiró el 2 de marzo

La abogada de 58 años es senadora por Minnesota desde 2007. Fue la primera mujer en representar a dicho Estado, un territorio clave para el Partido Demócrata. Hillary Clinton ganó por la mínima en las pasadas elecciones presidenciales, pero Klobuchar logró la reelección en 2018 con más de 60% de los votos. Ha ganado todas las elecciones a las que se ha presentado. Como exfiscal de distrito en el condado de Hennepin, su nombre ha aparecido incluso en las quinielas para el Tribunal Supremo. Pertenece al ala moderada del partido: rechaza la gratuidad universitaria, el Green New Deal y está a favor de que existan seguros de salud privados. Lo que quiere es que EE UU vuelva al acuerdo climático de París y promulgar las reglas de energía limpia que el Gobierno de Obama había apoyado.

Pete Buttigieg: Se retiró el 1 de marzo

La gran sorpresa demócrata. El alcalde de South Bend, una ciudad de 100.000 habitantes en la conservadora Indiana, quiere convertirse en el presidente más joven de Estados Unidos. A sus 37 años, este veterano de guerra, políglota y religioso se presenta como una alternativa ajena a los lastres de la vieja política. Se define como el único candidato de clase media de la América profunda y promete recuperar la bonanza económica en las zonas rurales. Antes de convertirse en el alcalde más joven de su ciudad a los 29 años fue consultor en McKinsey. El exalumno de Harvard y Oxford también sirvió en Afganistán como oficial de Inteligencia de la Armada. Es el primer candidato presidencial abiertamente homosexual.

Tom Steyer: Se retiró el 29 de febrero

El multimillonario y activista es el mayor donante privado del Partido Demócrata de Estados Unidos. Su fortuna personal se calcula en 1.600 millones de dólares, la que amasó durante dos décadas al frente de un fondo de alto riesgo. El filántropo de 62 años está volcado en la lucha contra el cambio climático y la necesidad de acabar con la influencia del dinero en la política. Steyer creó NextGen America, una organización que comenzó como un instrumento para organizar a jóvenes en el activismo contra el cambio climático, pero que se ha convertido en la mayor labor de registro y movilización de votantes de Estados Unidos.

Deval Patrick: Se retiró el 12 de febrero

El que fue el primer gobernador afroamericano de Massachusetts entró en noviembre de 2019 a la carrera, cuando ya varios precandidatos habían anunciado su retirada. El abogado de 63 años, amigo de Barack Obama, tiene una postura moderada dentro del Partido Demócrata, donde se le considera uno de los afroamericanos con mayor peso político. De origen humilde, fue el primero de su familia en ir a la universidad, Harvard, donde estudió leyes. En el terreno político se desempeñó como director de la Oficina de Derechos Civiles del presidente Bill Clinton, desde donde construyó las leyes de discriminación positiva. Después se trasladó al sector privado donde trabajó para Texaco y luego Coca-Cola.

Michael Bennet: Se retiró el 11 de febrero

El senador demócrata por Colorado ocupa el cargo desde 2009, cuando el senador Ken Salazar fue nombrado secretario del Interior. Al año siguiente compitió por el escaño con un fuerte respaldo del entonces presidente Barack Obama y ganó. El abogado de 54 años se ha dedicado a los negocios y a la política durante toda su carrera. Se posición es más bien moderada y se lo reconoce como parte de la “pandilla de los ocho”, un grupo bipartidista que elaboró un proyecto de ley integral de reforma migratoria en 2013 que incluía una vía para legalizar a millones de indocumentados.

Andrew Yang: Se retiró el 11 de febrero

El emprendedor de 44 años tiene una propuesta estrella: otorgarle a todos los estadounidenses 1.000 dólares al mes. Aquellos que reciben beneficios sociales como cupones de alimentos o ayudas por discapacidad, entre otros, deberán escoger entre mantener sus subsidios estatales o recibir el dinero en efectivo. El candidato demócrata, hijo de emigrantes taiwaneses, considera que ese salario universal reactivará la economía y amortiguará la perdida de trabajos causados por los avances tecnológicos. El abogado se ha dedicado las últimas dos décadas a crear empresas, siendo la más famosa Ventures of America, dedicada a apoyar a jóvenes emprendedores.

Joe Walsh: Se retiró el 7 de febrero

El excongresista republicano de Illinois busca ser la "alternativa moral" al presidente Donald Trump. Se arrepiente de haber contribuido para que su compañero de formación llegase a la Casa Blanca porque "no está calificado" para el cargo. El ultraconservador del Tea Party y actual presentador del programa radial The Joe Walsh Show esperaba que alguien le hiciera frente a Trump, pero al ver que no hubo quienes dieran ese paso, decidió darlo él. Cuando fue miembro de la Cámara de Representantes entre 2011 y 2013 se levantó como una de las voces más críticas a la Administración de Barack Obama. Al igual que el mandatario, se caracteriza por dar declaraciones incendiarias. En 2014 lo sacaron del aire por hacer comentarios racistas durante un debate sobre el nombre del equipo de fútbol americano Washington Redskins.

John Delaney: Se retiró el 31 de enero

John Delaney, católico, 55 años, fue el primero en entrar en la carrera por la presidencia, en julio de 2017. El demócrata oriundo de Nueva Jersey encaja a la perfección dentro del concepto del sueño americano. De padre electricista y madre ama de casa, Delaney estudió en Columbia y en Georgetown y a los 40 años ya había creado dos compañías que le convertirían en multimillonario. Dos décadas después, la llamada de la política tocó su puerta y se convirtió en congresista por Maryland de 2013 a 2019.

Cory Booker: Se retiró el 13 de enero

El senador demócrata por Nueva Jersey sonó como uno de los posibles candidatos en las elecciones de 2016. Como alcalde de Newark (2006 y 2013) hizo de todo: desde salvar a un vecino de las llamas hasta sacar la nieve de la acera acumulada fuera de la casa de un anciano. El precandidato de 49 años cultivó su popularidad durante el interrogatorio a Brett Kavanaugh antes de que aprobaran su nombramiento como juez del Tribunal Supremo. Durante la Administración de Trump se ha caracterizado por ser crítico con la política migratoria y por su implica en la reforma del sistema judicial, para rebajar las condenas por delitos no violentos.

Marianne Williamson: Se retiró el 10 de enero

Williamson, demócrata de 66 años, se presenta como gurú espiritual y empresaria. Es autora de 13 libros de autoayuda, de los cuales cuatro han alcanzado el número uno de ventas del New York Times. La precandidata independiente compitió en 2014 por un escaño en la Cámara de Representantes por California, pero salió cuarta. Williamson abandonó la universidad y en 1973 se mudó a Nueva York, donde trabajó como cantante de cabaré. Después encontró el camino espiritual y el activismo. A fines de los ochenta fundó una organización contra el VIH que alimenta a los que están demasiado enfermos para hacerlo por sí mismos; y también creó Centros para la Vida, que ofrece atención no médica a los que padecen de la enfermedad.

Julián Castro: Se retiró el 2 de enero

“Cuando mi abuela llegó aquí hace casi 100 años, estoy seguro de que nunca podría haber imaginado que solo dos generaciones más tarde, uno de sus nietos sería miembro del Congreso de Estados Unidos y candidato para presidente de EE UU”. Esta frase podría resumir parte del currículum del demócrata y el gancho electoral de este abogado de Stanford. Fue secretario de Vivienda y Desarrollo de la segunda Administración de Barack Obama. Castro, latino de 44 años, se convirtió en el alcalde más joven de las principales ciudades de EE UU en 2009, cuando asumió el cargo en San Antonio. La misma ciudad desde donde anunció su precandidatura.

Kamala Harris: Se retiró el 3 de diciembre de 2019

Senadora demócrata californiana de 54 años, hija de padre jamaicano y madre india. La primera mujer fiscal general que tuvo California es una de las estrellas fulgurantes del Partido Demócrata. Reconocida en el ambiente político por sus intervenciones incisivas en el Congreso. Los interrogatorios al entonces fiscal general Jeff Sessions sobre la trama rusa en 2017 y el fuerte rechazo a las políticas antimigratorias de Donald Trump le han ido concediendo cada vez más notoriedad en la política nacional. Es parte de las voces progresistas del Partido Demócrata, sin pertenecer al ala más izquierdista.

Steve Bullock: Se retiró el 2 de diciembre de 2019

El abogado es gobernador de Montana desde 2013, un Estado que Donald Trump ganó holgadamente en las últimas presidenciales. Hizo clases en la universidad de George Washington antes de abrir su propio despacho en Montana, donde fue elegido fiscal general, mandato que ejerció hasta que se convirtió en gobernador. Las dos veces que ha competido por el cargo le ha ganado a los republicanos por la mínima. El demócrata busca prohibir las armas de asalto, impulsar la educación de la primera infancia y otras políticas destinadas a reducir la desigualdad económica.

Joe Sestak: Se retiró el 1 de diciembre de 2019

Este excongresista demócrata de Pensilvania y general de tres estrellas retirado, de 67 años, fue el oficial militar de más alto rango elegido en el Congreso en 2006. Su campaña está centrada en combatir el cambio climático y que Estados Unidos vuelva a la senda de política internacional por la que avanzaba antes de Trump. Además destaca su experiencia militar "desde las épocas de Vietnam y la Guerra Fría hasta Afganistán e Irán". Sestak, doctorado en gobierno de Harvard, formó parte del equipo de seguridad nacional del expresidente Bill Clinton y se postuló sin éxito para el Senado de Estados Unidos dos veces.

Wayne Messam: Se retiró el 20 de noviembre de 2019

El hijo de padres jamaicanos habla de un sueño americano que se ha vuelto fugaz. Massam, de 44 años, es alcalde de Miramar, una ciudad de Florida de 150.000 habitantes. El hijo de leñador se convirtió en un exitoso empresario del sector de la construcción antes de entrar en política, y ocupa su propio ejemplo para impulsar el regreso del American dream. El demócrata busca reducir las millonarias deudas estudiantiles y promover una educación que introduzca las altas tecnologías. Messam participó activamente durante la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016 y fue uno de los primeros demócratas en apoyar a Andrew Gillum cuando se presentó sin éxito para gobernador de Florida en 2018.

Beto O'Roruke: Se retiró el 1 de noviembre de 2019

Es una de las promesas del Partido Demócrata. El congresista en Washington durante tres legislaturas y exalcalde de la ciudad fronteriza de El Paso (en el republicano Estado de Texas) causó un gran impacto el pasado noviembre cuando compitió por un escaño en el Senado —que perdió por un estrecho margen en Texas. De 46 años, dueño de una empresa tecnológica, hábil en las redes sociales y con un español fluido, O'Rourke tiene principal arrastre entre los jóvenes y la comunidad latina. Sus ideas en materia de inmigración y sobre el acceso universal a la salud lo ubican en el ala izquierdista del partido, aunque no se le considera un radical.

Tim Ryan: Se retiró el 24 de octubre de 2019

“Soy un progresista que sabe cómo hablar con la clase trabajadora”. Esa es la frase emblema de quien ha sido congresista de Youngstown, Ohio, por casi dos décadas. A pesar de su larga trayectoria política, el candidato de 45 años no es un nombre demasiado conocido. Dentro del Partido Demócrata aumentó su popularidad en 2017 cuando se enfrentó sin éxito a Nancy Pelosi por el liderazgo de la Cámara de Representantes. Ryan tiene un pasado conservador, en el que incluye una posición en contra de los derechos reproductivos de las mujeres y una relación estrecha con la Asociación Nacional del Rifle. Sin embargo, ahora aboga por las libertades individuales y defiende que es el único candidato que puede conquistar al estadounidense blanco del interior del país.

Kirsten Gillibrand: Se retiró el 28 de agosto de 2019

La senadora demócrata desde 2009 por un distrito conservador de Nueva York comenzó su campaña excusándose de su pasado en materia migratoria. Cuando asumió la vacante que dejó Hillary Clinton en el Senado defendió que la frontera con México debía ser una “prioridad de seguridad nacional” y que había que cerrarla para lograr una migración “adecuada”. La abogada pasó de votar a favor de aumentar los fondos para el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) a pedir su abolición el año pasado. Gillibrand, de 52 años, se ha exculpado argumentando no conocía la realidad de los afectados y ahora que los ha escuchado quiere defenderlos. Es reconocida por su lucha contra el acoso sexual.

Seth Moulton: Se retiró el 23 de agosto de 2019

El congresista por Massachusetts se sumó a la carrera cuando ya habían anunciado su candidatura 18 demócratas. El postulante de 40 años busca ser una alternativa para renovar la política, pero tendrá que superar a otros que pretenden lo mismo con menor edad. El graduado de Harvard es un veterano de guerra que sirvió durante cinco años en Irak, lo que le valió una Medalla de Reconocimiento de la Armada y la Infantería de Marina. Pero tampoco es el único aspirante a la Casa Blanca con pasado militar. Además de la competencia, un punto que le puede jugar en contra es haber participado en una campaña para que Nancy Pelosi no fuera nombrada líder de la Cámara de Representantes. Una batalla que perdió, pero tras negociar límites en los mandatos de ciertas figuras del partido.

Jay Inslee: Se retiró el 22 de agosto de 2019

Jay Inslee es un viejo animal político. Antes de convertirse en gobernador de Washington en 2012, llevaba dos décadas trabajando en el Congreso. El precandidato demócrata de 68 años tiene como bandera de lucha el cambio climático, una batalla que lidera desde hace años. No considera un documento político el Green New Deal, el plan medioambiental que también apunta a la desigualdad redactado por los congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez y Edward J. Markey. Inslee quiere presentar su propia propuesta para hacer frente al desafío climático, la que promete poner el foco en las energías limpias: reducir la contaminación por carbono y fomentar la creación de empleo en cada sector.

John Hickenlooper: Se retiró el 15 de agosto de 2019

Uno de los desafíos de John Hickenlooper es darse a conocer. El demócrata de 67 años tuvo un exitoso paso por la alcaldía de Denver, donde en 2007 ganó la reelección con el 87% de los votos. Tres años después se convirtió en el gobernador de Colorado y en 2014 volvió a quedarse con el puesto. Durante su Administración local, Colorado se convirtió en uno de los primeros Estados en legalizar la marihuana recreativa, aunque esta no era una medida impulsada por Hickenlooper. Sus propuestas lo posicionan en la izquierda tradicional: regulaciones ambientales, restricción de armas y expandir la atención médica.

Eric Swalwell: Se retiró el 8 de julio de 2019

El representante demócrata de la Cámara Baja por California proviene de una familia conservadora, lo que dice que le juega a su favor para atraer a los desencantados de Donald Trump. La bandera de lucha del candidato de 38 años es aumentar el control de armas, pero también se ha mostrado a favor de la universalidad del programa de salud Medicare y el Green New Deal. Swalwell es integrante del comité Judicial y el de Inteligencia. Amparado en la responsabilidad que ahí desempeña dice estar al tanto de quiénes son las amenazas externas de EE UU.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información