Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos demócratas de las elecciones presidenciales de 2020

La carrera para derrotar a Donald Trump ya cuenta con 19 aspirantes del Partido Demócrata. Y se espera que sean varios más

El atril listo para una comparecencia del presidente de EE UU en la Casa Blanca. En vídeo, mitin de la aspirante demócrata Elizabeth Warren.

A un año y medio de la próxima elección presidencial en Estados Unidos, casi una veintena de precandidatos demócratas ya han anunciado su intención de llegar a la Casa Blanca en 2020. Por el momento, 11 hombres y un récord de seis mujeres -entre los 37 años y los 77 años- buscan liderar el retorno de la Administración a su partido tras el mandato del republicano Donald Trump. La primera batalla que tendrán que sortear será en febrero del próximo año, cuando arranquen las primarias demócratas. Pero a partir de junio ya se los verá debatir sus propuestas a todos aquellos que hayan recibido donaciones de al menos 65.000 donantes únicos, obtengan como mínimo un 1% de adhesión en cuatro encuestas, entre otros requisitos accesibles para, al menos, la gran mayoría de los aspirantes.

La senadora Elizabeth Warren.
La senadora Elizabeth Warren. Getty Images

Elizabeth Warren

A sus 69 años, es una de las figuras más conocidas del partido, aunque no ostentó cargo público hasta que se convirtió en la primera mujer senadora por Massachusetts en 2013. Profesora de Derecho en Harvard, sus críticas al capitalismo salvaje la convirtieron en preferida del ala izquierda del partido. No ha eludido la confrontación directa con Trump, que suele referirse a ella como Pocahontas: burla de sus lejanos orígenes nativo americanos, que ella trató de acreditar con una prueba de ADN, jugada que le valió críticas entre sus propias filas. Goza de popularidad entre los demócratas, lo que la sitúa con posibilidades en las primarias, pero apenas logra penetrar en las huestes conservadoras, para quienes constituye un ejemplo de la élite académica.

Kamala Harris

La senadora Kamala Harris.
La senadora Kamala Harris. AP

La senadora californiana de 54 años, hija de padre jamaicano y madre india, era uno de los nombres esperados. La primera mujer fiscal general que tuvo California es una de las estrellas fulgurantes del Partido Demócrata. Reconocida en el ambiente político por sus intervenciones incisivas en el Congreso, los interrogatorios al entonces fiscal general Jeff Sessions sobre la trama rusa en 2017 y el fuerte rechazo a las políticas antimigratorias de Donald Trump le han ido concediendo cada vez más notoriedad en la nación. Es parte de las voces progresistas del Partido Demócrata, sin pertenecer al ala más izquierdista.

Julián Castro, ex alcalde de San Antonio.
Julián Castro, ex alcalde de San Antonio. AP

Julián Castro

“Cuando mi abuela llegó aquí hace casi cien años, estoy seguro de que nunca podría haber imaginado que solo dos generaciones más tarde, uno de sus nietos sería miembro del Congreso de Estados Unidos y candidato para presidente de EE UU”. Esta frase podría resumir parte del currículum y el gancho electoral de este abogado de Stanford. El exsecretario de Vivienda y Desarrollo de la segunda Administración de Barack Obama quiere ocupar ahora el Despacho Oval. Castro, latino de 44 años, se convirtió en el alcalde más joven de las principales ciudades de EE UU en 2009, cuando asumió el cargo en San Antonio. La misma ciudad desde donde anunció su precandidatura.

La senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand.
La senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand. AP

Kirsten Gillibrand

La senadora demócrata desde 2009 por un distrito conservador de Nueva York comenzó su campaña excusándose de su pasado en materia migratoria. Cuando asumió la vacante que dejó Hillary Clinton en el Senado, defendió que la frontera con México debía ser una “prioridad de seguridad nacional” y que había que cerrarla para lograr una migración “adecuada”. La abogada pasó de votar a favor de aumentar los fondos para el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) a pedir su abolición el año pasado. Gillibrand, de 52 años, se ha exculpado argumentando no conocía la realidad de los afectados y ahora que los ha escuchado quiere defenderlos. Es reconocida por su lucha contra el acoso sexual.

Andrew Yang

El empresario Andrew Yang.
El empresario Andrew Yang. www.yang2020.com

El emprendedor de 44 años tiene una propuesta estrella: otorgarle a todos los estadounidenses 1.000 dólares al mes. Aquellos que reciben beneficios sociales como cupones de alimentos o ayudas por discapacidad, entre otros, deberán escoger entre mantener sus subsidios estatales o recibir el dinero en efectivo. El candidato demócrata, hijo de emigrantes taiwaneses, considera que ese salario universal reactivará la economía y amortiguará los coletazos de los puestos de trabajo perdidos por los avances tecnológicos. El abogado se ha dedicado las últimas dos décadas a crear empresas, siendo la más famosa Ventures of America, dedicada a apoyar a jóvenes emprendedores.

Pete Buttigieg , alcalde de South Bend, Indiana.
Pete Buttigieg , alcalde de South Bend, Indiana. AP

Pete Buttigieg

La gran sorpresa de demócrata. El alcalde de South Bend, una ciudad de 100.000 habitantes en la converadora Indiana, quiere convertirse en el presidente más joven de Estados Unidos. A sus 37 años, este veterano de guerra, políglota y religioso se presenta como una alternativa ajena a los lastres de la vieja política. En el lanzamiento de su campaña se definió como el único candidato de clase media en el Medio Oeste. Su mensaje es para la zona rural: recuperará la bonanza económica, tal como lo ha hecho en South Bend, donde las cifras de desempleo han pasado de dos dígitos a estar en la media nacional. Antes de convertirse en el alcalde más joven de su ciudad a los 29 años fue consultor en McKinsey. El ex alumno de Hardavrd y Oxford también sirvió en Afganistán como oficial de Inteligencia de la Armada. Es el primer candidato presidencial abiertamente homosexual.

La congresista por Hawái Tulsi Gabbard.
La congresista por Hawái Tulsi Gabbard. AP

Tulsi Gabbard

Congresista por Hawái, de 37 años, fue la primera hindú en ocupar un escaño en el Capitolio. Veterana de Irak, es crítica con las intervenciones militares en el exterior, incluido en Siria. Apoyó a Bernie Sanders en 2016, defiende la legalización del aborto, y cita entre sus prioridades la lucha contra la pobreza, el cambio climático y la asistencia sanitaria. Pero cierta ambigüedad hacia Donald Trump tras su victoria y, sobre todo, su dura oposición al matrimonio homosexual (de la que luego se ha retractado), han suscitado escepticismo entre el ala izquierda donde se la suele situar.

John Delaney

John Delaney, ex congresista por Maryland.
John Delaney, ex congresista por Maryland. Tom Williams/CQ Roll Call

John Delaney, blanco, católico, 55 años, Delaney fue el primero en entrar en la carrera por la presidencia, en julio del año 2017. El oriundo de Nueva Jersey encaja a la perfección dentro del concepto del sueño americano. De padre electricista y madre ama de casa, Delaney estudió en Columbia y en Georgetown y a los 40 años ya había creado dos compañías que le convertirían en multimillonario. Dos décadas después, la llamada de la política entró en la vida de Delaney cuando se convirtió en congresista por Maryland de 2013 a 2019. A un año del caucus de Iowa que abre la veda de las nominaciones, Delaney ha hecho ya 21 viajes a ese Estado, visitando 99 condados y haciendo 214 paradas en su periplo político.

Cory Booker

Cory Booker
Cory Booker AP

El senador demócrata por Nueva Jersey llega a la carrera con algunos kilómetros de ventaja. Su nombre sonó como uno de los posibles candidatos en las pasadas elecciones. Como alcalde de Newark (2006 y 2013) hizo de todo: desde salvar a un vecino de las llamas hasta sacar la nieve de la acera acumulada fuera de la casa de un anciano. El precandidato de 49 años cultivó su popularidad durante el interrogatorio a Brett Kavanaugh antes de ser nombrado juez en el Tribunal Supremo. Durante la Administración de Trump se ha caracterizado por ser crítico con la política migratoria y por su implicancia en la recién adoptada reforma del sistema judicial, para rebajar las condenas por delitos no violentos.

John Hickenlooper

John Hickenlooper
John Hickenlooper Reuters

Uno de los desafíos de John Hickenlooper es darse a conocer. El precandidato de 67 años tuvo un exitoso paso por la alcaldía de Denver, donde en 2007 ganó la reelección con el 87% de los votos. Tres años después se convirtió en el gobernador de Colorado y en 2014 volvió a quedarse con el puesto. Durante su Administración local, Colorado se convirtió en uno de los primeros Estados en legalizar la marihuana recreativa, aunque esta no era una medida impulsada por Hickenlooper. Sus propuestas lo posicionan en la izquierda tradicional: regulaciones ambientales, restricción de armas y expandir la atención médica.

Amy Klobuchar

Amy Klobuchar
Amy Klobuchar Reuters

La abogada de 58 años, es senadora por Minnesota desde 2007. Fue la primera mujer en representar a dicho Estado en el Senado. Un territorio clave para el Partido Demócrata, donde Hillary Clinton ganó por la mínima en las pasadas elecciones, pero donde la precandidata logró la reelección con más de 60% de los votos en 2018. La exfiscal de distrito en el condado de Hennepin es un rostro conocido. Su nombre ha aparecido incluso en las quinielas para el Tribunal Supremo. No es radical en sus posturas: no aprueba la gratuidad universitaria ni tampoco el Green New Deal. Lo que quiere es que EE UU vuelva al acuerdo climático de París y promulgar las reglas de energía limpia que el gobierno de Obama había apoyado.

Bernie Sanders

Bernie Sanders
Bernie Sanders AFP

Uno de los pocos que no requiere de presentación. El veterano socialista independiente vuelve a presentarse a las primarias demócratas, después de haber perdido contra Hillary Clinton en 2016. Su base electoral son los millenials, que se ven seducidos por sus propuestas progresistas que lo ubican en el ala más radical de la izquierda. Sin embargo, ahora ya no está solo en sus propuestas de universidad gratuita y seguro médico universal y eso le puede suponer un problema a la hora de competir con sus rivales de partido. El senador por Vermont de 77 años quiere crear un Gobierno “basado en los principios de justicia económica, social, racial y medioambiental”.

Marianne Williamson

Sin duda una de las precandidatas más singulares. Si no la más. Williamson, de 66 años, se presenta como gurú espiritual y empresaria. Es autora de 13 libros de autoayuda, de los cuales cuatro han alcanzado el número uno de ventas del New York Times. La precandidata independiente compitió en 2014 por un escaño en la Cámara de Representantes por California, pero salió cuarta. Williamson abandonó la universidad y en 1973 se mudó a Nueva York, donde trabajó como cantante de cabaré. Después encontró el camino espiritual y el activismo. A fines de los ochenta fundó una organización contra el VIH que alimenta a los que están demasiado enfermos para hacerlo por sí mismos; y también creó Centros para la Vida, que ofrece atención no médica a los que padecen de la enfermedad.

Jay Inslee

Jay Inslee
Jay Inslee AFP

Jay Inslee es un viejo animal político. Antes de convertirse en gobernador de Washington en 2012, llevaba dos décadas trabajando en el Congreso. El precandidato demócrata de 68 años tiene como bandera de lucha el cambio climático, una batalla que lidera desde hace años. No considera un documento político el Green New Deal, el plan medioambiental que también apunta a la desigualdad redactado por los congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez y Edward J. Markey. Inslee va a presentar su propia propuesta para hacer frente al desafío climático, la que promete poner el foco en las energías limpias: reducir la contaminación por carbono y fomentar la creación de empleo en cada sector.

Beto O'Rourke
Beto O'Rourke AFP

Beto O'Roruke

Es una de las nuevas estrellas de rock del Partido Demócrata. El congresista en Washington durante tres legislaturas y exalcalde de la ciudad fronteriza de El Paso (en el republicano Estado de Texas) ha anunciado su candidatura en medio de una gran expectación. El magnetismo que causó el pasado noviembre cuando compitió por un escaño en el Senado -que perdió por un estrecho margen- lo condujo a tomar la decisión de presentarse de todas formas a la carrera por la Casa Blanca. El precandidato de 46 años, dueño de una empresa tecnológica, quiere transmitir un mensaje "positivo" y "de unidad". Hábil en las redes sociales y con un español fluido, O'Rourke tiene principal arrastre entre los jóvenes y la comunidad latina. Sus ideas en materia de inmigración y sobre el acceso universal a la salud lo ubican en el ala izquierdista del partido, aunque no se le considera un radical. 

Seth Moulton

El congresista por Massachusetts se sumó a la carrera cuando ya habían anunciado su candidatura 18 demócratas. El postulante de 40 años busca ser una alternativa para renovar la política, pero tendrá que superar a otros que pretenden lo mismo con menor edad. El graduado de Harvard es un veterano de guerra que sirvió durante cinco años en Irak, lo que le valió una Medalla de Reconocimiento de la Armada y la Infantería de Marina. Pero tampoco es el único aspirante a la Casa Blanca con pasado militar. Además de la competencia, un punto que le puede jugar en contra es haber participado en una campaña para que Nancy Pelosi no fuera nombrada líder de la Cámara de Representantes. Una batalla que perdió, pero tras negociar límites en los mandatos de ciertas figuras del partido.

Eric Swalwell

Uno de los últimos en sumarse a la carrera fue el representante de la Cámara Baja por California. Hizo el anuncio en el programa de sátira política The Late Show, conducido por Stephen Colbert. Swalwell proviene de una familia conservadora, lo que dice que le juega a su favor para atraer a los desencantados de Donald Trump. La bandera de lucha del candidato de 38 años es aumentar el control de armas, pero también se ha mostrado a favor de la universalidad del programa de salud Medicare y el “Green New Deal”. Swalwell es integrante del comité Judicial y el de Inteligencia. Amparado en la responsabilidad que ahí desempeña dice estar al tanto de quiénes son las amenazas externas de EE UU.

Tim Ryan

“Soy un progresista que sabe cómo hablar con la clase trabajadora”. Esa es la frase emblema de quien ha sido congresista de Youngstown, Ohio, por casi dos décadas. A pesar de su larga trayectoria política, el candidato de 45 años no es un nombre demasiado conocido. Dentro del Partido Demócrata aumentó su popularidad en 2017 cuando se enfrentó sin éxito a Nancy Pelosi por el liderazgo de la Cámara de Representantes. Ryan tiene un pasado conservador, en el que incluye una posición en contra de los derechos reproductivos de las mujeres y una relación estrecha con la Asociación Nacional del Rifle. Sin embargo, ahora aboga por las libertades individuales y defiende que es el único candidato que puede conquistar al estadounidense blanco del interior del país.

Wayne Messam

El hijo de padres jamaicanos habla de un sueño americano que se ha vuelto fugaz. Massam, de 44 años, es alcalde de Miramar, una ciudad de Florida de 150.000 habitantes. El hijo de leñador se convirtió en un exitoso empresario del sector de la construcción antes de entrar en política, y ocupa su propio ejemplo para impulsar el regreso del American dream. El foco de su campaña está reducir las millonarias deudas estudiantiles y promover una educación que introduzca las altas tecnologías. Messam participó activamente durante la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016 y fue uno de los primeros demócratas en apoyar a Andrew Gillum cuando se presentó sin éxito para gobernador de Florida en 2018.

Joe Biden

Fue uno de los primeros nombres en sonar, pero el último en sumarse a la lista. Favorito de casi todas las encuestas, el vicepresidente de la Administración de Barack Obama llega con buen pie a la carrera. Sus 76 años y el casi medio siglo dedicado a la política, le ofrece ventajas como problemas. Puede presumir de su experiencia en relaciones internacionales, pero también debe responder por su gestión en episodios como el caso de Anita Hill o las dos acusaciones de tocamientos indebidos que del pasado mes. El aspirante a la presidencia blanco, católico y de origen irlandés respondió a la polémica en un vídeo: “Las normas sociales están cambiando. Lo entiendo, y he escuchado lo que esas mujeres están diciendo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información