Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poder sigue siendo cosa de los mayores

Desde mediados del siglo XX, la edad media de los líderes de los países se mantiene casi igual

El pasado día 10 de mayo, los malasios escogieron como primer ministro a un candidato de 92 años, Mahathir Mohamaduna. La edad del nonagenario es una clara excepción en las edades de los mandatarios mundiales al llegar al poder, pero, sin llegar a ese extremo, el liderazgo político de los países sigue en manos de las personas maduras.

 

54 años ha sido la edad media al investirse jefe de Estado, presidente o cargos análogos de más de 2.000 mandatarios de 181 países en todo el periodo de 1941 a 2015. Y ese promedio ha variado poco con los años: 54 años fue entre 1941 a 1965, 53 de 1966 a 1990, y 55 en el periodo más reciente, de 1991 a 2015. Desde mediados del siglo XX, solo uno de cada doce mandatarios alcanzó el poder con menos de 40 años.


Metodología: Para el cálculo de los datos se ha utilizado la base Archigos, de los académicos Henk E. Goemans (Universidad de Rochester), Kristian Skrede Gleditsch (Universidad de Essex y International Peace Research Institute de Oslo) y Giacomo Chiozza (Universidad Vanderbilt), que recoge las investiduras de líderes políticos (jefes de Estado y primeros ministros o cargos análogos) en 188 países, entre 1875 a 2004. Para este análisis se han seleccionado las llegadas al poder desde 1941 a finales de 2015, últimos datos disponibles. En el caso de que la misma persona haya llegado al cargo varias veces, se ha contado por separado cada investidura. Como la base no incluye la fecha exacta de la llegada al poder, sino solo el año, no es posible determinar la edad precisa de cada persona en ese momento: se muestra en su lugar la edad que cumplió a lo largo de ese año. Para siete casos, la base no tiene disponible la edad de nacimiento. Se han eliminado esos siete casos de la muestra analizada.

Más información