La UE insta a May a que aporte “una idea mejor” para evitar una frontera en Irlanda

Londres y Bruselas constatan su desacuerdo en un reunión previa al discurso de May

Tusk y May, durante su encuentro en Downing Street.
Tusk y May, durante su encuentro en Downing Street.FRANK AUGSTEIN (AFP)

En un momento de altísima tensión en las negociaciones del Brexit, Theresa May ha recibido este jueves al mediodía en Londres a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, que ha instado a la primera ministra británica a presentar “una idea mejor” a la propuesta por Bruselas, y rechazada por Londres, para evitar una frontera física entre la república de Irlanda e Irlanda del Norte. La reunión se ha celebrado la víspera del esperado discurso que tiene previsto pronunciar este viernes May sobre “la futura alianza económica entre Reino Unido y la UE” después el Brexit.

La reunión se ha producido al día siguiente de que May rechazara de plano el borrador de tratado de salida propuesto por Bruselas, que traslada a un texto jurídico el acuerdo alcanzado entre las dos partes en diciembre. Para evitar una frontera física en la isla de Irlanda, uno de los asuntos más espinosos del Brexit, el borrador propone un protocolo que dejaría a Irlanda del Norte dentro de la unión aduanera, con total alineación regulatoria con la UE, si no emerge otra fórmula factible. Poco después de publicarse el documento, Theresa May aseguró que la propuesta sobre Irlanda del Norte amenaza “la integridad constitucional” de Reino Unido y que “ningún primer ministro británico podría nunca estar de acuerdo” con la misma.

Más información
Irlanda se interpone en el camino del Brexit
Reino Unido descarta una unión aduanera con la UE tras el Brexit

Horas antes de reunirse con la primera ministra en Londres, Tusk ya había adelantado vía Twitter el mensaje que venía a trasladarle. “Una de las posibles consecuencias de las líneas rojas de Reino Unido en el Brexit es una frontera dura en la isla de Irlanda. Los Veintisiete quieren evitar eso, de ahí la propuesta de ‘establecer un área regulatoria común’ si no se encuentra otra solución. Hoy en Londres preguntaré si el Gobierno británico tiene una idea mejor”, escribió el presidente del Consejo.

Presionada por el sector más eurófobo de su partido, Theresa May ha descartado que Reino Unido continúe en una unión aduanera con la UE, pues eso le impediría firmar acuerdos independientemente con terceros países. También ha descartado, contentando a sus socios de Gobierno, los unionistas norirlandeses del DUP, un tratamiento especial para Irlanda del Norte que mantenga la región en una unión aduanera para evitar una frontera física. “Seamos claros: no puede haber una frontera sin fricción fuera de la unión aduanera y el mercado único. La fricción es un daño colateral inevitable del Brexit. Por naturaleza”, explicó ayer Tusk en otro tuit, antes de llegar a Londres.

Marcha atrás en inmigración

Londres ha dado marcha atrás en una de sus reclamaciones más polémicas acerca del periodo de transición que probablemente habrá tras el Brexit. Había insistido en que los ciudadanos europeos que se instalen en Reino Unido durante ese periodo, que empezaría el 29 de marzo de 2019 y se prologaría durante alrededor de dos años, no tendrían derecho a residir indefinidamente en el país, como aquellos que ya se encuentran en Reino Unido antes de esa fecha. En una aparente concesión a Europa previa al discurso, May ha renunciado a esa demanda.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Un portavoz de Downing Street ha calificado la reunión bilateral entre May y Tusk, celebrada durante una comida de trabajo, de “positiva y constructiva”. “La primera ministra ha dejado claro que Reino Unido está completamente comprometido a convertir el acuerdo de diciembre en un texto legal lo antes posible. En particular, el Gobierno sigue firme en su compromiso de evitar una frontera dura entre Irlanda del Norte e Irlanda”, ha asegurado el portavoz. “Sin embargo, la primera ministra ha dicho que el borrador presentado por la Comisión Europea ayer es inaceptable para Reino Unido, pues socavaría el mercado único británico y la integridad constitucional del país. La primera ministra ha reiterado que tanto ella como el primer ministro irlandés han dicho que su prioridad es resolver la cuestión de la frontera a través de la relación general entre Reino Unido y la UE”.

Antes del almuerzo con Tusk, la primera ministra ha presidido una reunión de su Gabinete. Algunos de los miembros del Gobierno han asegurado que el discurso que tiene previsto pronunciar este viernes May ofrecerá a la UE la claridad que viene reclamando sobre el tipo de relación comercial que Reino Unido quiere mantener con el bloque, una vez consumado el Brexit.

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS