Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro anuncia un aumento de salarios y bonificaciones en la víspera de Año Nuevo

El mandatario venezolano evita referirse a las protestas populares por la escasez de alimentos y productos de primera necesidad en Navidad

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, el jueves en Caracas.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, el jueves en Caracas. EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha anunciado este domingo el aumento del 40% del salario mínimo nacional, incluyendo todos los estamentos del sector público, además de un incremento en 30 unidades tributarias para el consumo de cestatikets. El beneficio incluye a los pensionados y comprende también el denominado "bono contra la guerra económica", puesto en vigor semanas atrás.

El dirigente bolivariano también ha invitado a sus partidarios a discutir y sentar las bases de lo que será el Plan de la Patria, las directrices del Gobierno para 2019-2025. "Un plan popular, que debe ser discutido por todos los venezolanos", y cuyas jornadas iniciales arrancarían los primeros fines de semana de enero de 2018.

Maduro ha hecho estos anuncios durante su discurso de fin de año, desde el Palacio de Miraflores. Las medidas tendrán un impacto muy modesto en el contexto de la violenta escalada de precios existente. Con estos ajustes, el ingreso mínimo mensual de los venezolanos quedaría ubicado en 797.000 bolívares al mes (menos de 80 dólares). El grueso de los analistas económicos coincide en que un aumento salarial unilateral, sin una política fiscal responsable, sólo ahondará en el agravamiento de la inflación en Venezuela, que en este momento es la más alta del mundo. El presidente también ha hecho oficial un nuevo programa social, denominado Plan de Parto Humanizado, con el cual, según prometió, esperan ayudar a más de 500.000 madres.

Estos beneficios serán otorgados bajo la férula del denominado carnet de la patria, un instrumento digital que garantiza la transferencia de recursos, y que ha sido denunciado como un mecanismo de control político, bajo el cual las ayudas sociales a los sectores vulnerables son desembolsadas en la misma medida que pueda comprobarse el compromiso con la revolución bolivariana. Maduro comentó que el carnet de la patria "servirá para seguir combatiendo los efectos de la guerra económica. Para crear un Gobierno digital, un Gobierno directo para atender necesidades del pueblo".

El mandatario venezolano presentó un balance oficial de su Gobierno en medio de la compleja situación social y política que vive el país. Maduro no hizo alusión alguna a las protestas que han tenido lugar estos días festivos en varias localidades venezolanas por la escasez de gasolina, comida o medicinas, ni a los alarmantes números que ofrece el cuadro económico del país, que comprenden una inflación calculada de un 2.300% y una contracción económica que lleva cuatro años seguidos y que este año puede sobrepasar el -10%. Hace ya varios años que el Banco Central de Venezuela, controlado por el chavismo, no emite boletines sobre los números de la economía nacional. "Nos atacan, porque somos un mal ejemplo para las élites capitalistas del mundo", afirmó.

Sí hizo referencia a la Asamblea Constituyente, foro que, de acuerdo con su óptica, hizo mucho para estabilizar al país políticamente, y abrirle las puertas a la "victoria de las fuerzas populares en las elecciones de gobernadores y alcaldes. Con la estabilidad política lograda este año, he convocado al país a la creación de un nuevo sistema financiero nacional para combatir los efectos del dólar ilegal con la criptomoneda el petro". Este instrumento monetario saldrá a las calles usando como respaldo las reservas petroleras certificadas de la nación, aunque es poco lo que se sabe sobre sus modalidades de uso y su aplicación cotidiana.

Más información