Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos ocho muertos en un atentado durante la misa en una iglesia metodista en Pakistán

Otras 30 personas han resultado heridas en el ataque con bombas y disparos que ha sido reclamado por el ISIS

La iglesia, justo después del atentado. Ver fotogalería
La iglesia, justo después del atentado. AFP

Al menos ocho personas han muerto y otras 30 resultaron heridas este domingo en un atentado suicida durante la misa del domingo contra una iglesia metodista en Quetta, al suroeste de Pakistán, cometido por dos personas a una semana de Navidad, según ha informado Abdul Razaq Sheema, un alto responsable de la policía de la ciudad. Poco después, el ISIS ha reclamado la autoría del ataque, según la cadena británica BBC.

Abdul Razaq Sheema precisó que los dos atacantes irrumpieron en la iglesia metodista Bethel Memorial, en la plaza Imdad de Quetta, durante el servicio religioso dominical. Sarfraz Bugti, consejero de Interior del Gobierno de la provincia de Baluchistán, de la que Quetta es su capital, ha declarado al canal paquistaní Geo que al menos "dos suicidas atacaron la iglesia". "Uno detonó los explosivos que portaba en la entrada de la iglesia y otro fue abatido en el interior", ha detallado Bugti.

"Han trasladado al hospital cinco cuerpos y 30 heridos, entre los que hay mujeres y niños", ha afirmado a Efe el supervisor del Hospital Civil de Quetta, Hidayat Ullah. La cifra oficial fue elevada posteriormente a ocho.

El ministro detalló que alrededor de 250 personas suelen acudir a la iglesia los domingos, pero esta vez la asistencia era mayor por estar en unas fechas cercanas a Navidad. La provincia de Baluchistán, fronteriza con Irán y Afganistán, es la región más inestable de Pakistán, devastada por el activismo islamista, la violencia sectaria y una insurgencia separatista.

Interior de la iglesia atacada.

El Gobierno de Baluchistán ha declarado el estado de emergencia en los hospitales de Quetta y ha solicitado que todo el personal médico esté disponible y las instalaciones preparadas para recibir a los posibles heridos, según un comunicado.

Los ataques contra minorías religiosas en Baluchistán son frecuentes, el último de ellos el pasado octubre en el que al menos 18 personas murieron y 25 resultaron heridas en un atentado suicida con bomba en un templo sufí. Pakistán es un país de mayoría musulmana suní, donde los cristianos representan menos de cuatro millones en una población de casi 200 millones de habitantes.

Más información