Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos familias multimillonarias unidas por Miss Universo: el misterioso triángulo que se gira en contra de Trump

Las amistades que fraguó el presidente en Moscú en 2013 son protagonistas clave de la polémica reunión de su hijo Donald con una abogada rusa

Trump con el cantante pop Emin Agalarov y a la derecha su padre, Aras, en Moscú en 2013
Trump con el cantante pop Emin Agalarov y a la derecha su padre, Aras, en Moscú en 2013

Esta es la historia de dos familias multimillonarias que el concurso Miss Universo hace amigas de la mano de un enigmático periodista británico reconvertido en agente musical. Les une la pasión por el espectáculo, los negocios inmobiliarios y las mujeres despampanantes. La enemistad con Hillary Clinton les acerca de nuevo en 2016. Pero ahora esos lazos se han convertido en dinamita política y legal: son la prueba más evidente de una posible coordinación del entorno del republicano Donald Trump con la ofensiva rusa para perjudicar a la demócrata Clinton en las elecciones presidenciales del pasado noviembre.

Los contactos entre las familias Trump y Agalarov aportan un explosivo nuevo ángulo a la llamada trama rusa que acecha al presidente estadounidense e investigan un fiscal especial y el Congreso. El detonante ha sido la revelación de que Donald Trump Jr., el hijo mayor del mandatario, se reunió el 9 de junio de 2016, en plena campaña electoral, con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya para hablar de una supuesta información comprometedora sobre Clinton. Detrás de ese encuentro, aflora un misterioso triángulo de personajes afines a los Trump a raíz de la gala de Miss Universo que se celebró en Moscú en 2013.

En una arista se sitúa Aras Agalarov, un magnate ruso de 61 años, originario de Azerbayán y cercano a Vladímir Putin; en otra su hijo Emin, de 37 y estrella de música pop en Rusia; y en la última Rob Goldstone, un experiodista sensacionalista británico de mediana edad que preside una empresa de gestión musical y ha trabajado para estrellas como Michael Jackson.

Según los correos electrónicos difundidos este martes por Trump Jr., el 3 de junio de 2016 Goldstone le escribió al hijo del entonces precandidato republicano a la Casa Blanca para contarle que había recibido una llamada de Emin Agalarov, del cual él es agente musical. El fiscal general de Rusia, asegura, le había ofrecido a su padre Aras información comprometedora sobre unos supuestos lazos de Clinton en Rusia. “Esto es obviamente información de muy alto nivel y sensible pero es parte del apoyo de Rusia y de su Gobierno por el señor Trump, ayudado también por Aras y Emin”, escribe.

Rob Goldstone, en una fotografía de su perfil de Facebook
Rob Goldstone, en una fotografía de su perfil de Facebook

En los próximos días, el experiodista gestiona con el hijo de Trump la reunión con una “abogada del Gobierno ruso” y él atiende personalmente el encuentro del día 9 con Veselnitskaya en la Torre Trump de Nueva York. La letrada ha admitido la celebración de la reunión, pero ha negado trabajar para el Kremlin ni tener información sobre Clinton.

Se desconoce cuándo y cómo conoció Donald Trump a los Agalarov. Se sabe que la familia viajó en enero de 2013 a Las Vegas para reunirse con el magnate, que era uno de los propietarios de Miss Universo. Trump acordó, a cambio de un pago de 20 millones de dólares, ceder los derechos para que la próxima gala se celebrara en Moscú en noviembre de ese año. Poco antes del evento, Putin concedió una condecoración a Aras Agalarov, que posee un imperio de construcción en Rusia.

Fue la visita de Trump a Moscú durante el concurso femenino lo que fraguó la cercanía entre ambas familias. En los preparativos de la gala también intervino Goldstone, que se ha mantenido como puente entre los clanes y que respaldó a Trump durante la campaña electoral. En su cuenta de Facebook, Goldstone tiene afición a colgar todo tipo de selfies, muchos de ellos bromistas y provocadores. En los mensajes recientes, hay pocas referencias políticas más allá de quejarse del sistema sanitario estadounidense.

Se llevan 34 años de diferencia pero Trump conectó especialmente con Emin Agalarov: lo ha elogiado en público, ha grabado un mensaje para su cumpleaños y ha aparecido en uno de sus vídeos musicales.

Incluso han intentado sin éxito hacer negocios juntos. Tras su visita a Moscú, Trump apostó en Twitter por levantar un edificio en la ciudad. Para atajar la sospecha de cercanía a Rusia, el mandatario asegura que no ha tenido intereses empresariales en ese país. Pero en marzo Emin aseguró a la revista Forbes que la aventura electoral de Trump frustró un proyecto inmobiliario conjunto. “Si no hubiese optado [a la presidencia] seguramente estaríamos hoy en la fase de construcción”.

Más información