Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUAN JOSÉ OMELLA | Arzobispo de Barcelona

“El camino que ha abierto Francisco no puede ir hacia atrás”

El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, un hombre cercano y de perfil similar al Papa, será nombrado este miércoles cardenal

El nuevo Cardenal Juan Josè Omella en la Plaza San Pedro, este miércoles.rn Ampliar foto
El nuevo Cardenal Juan Josè Omella en la Plaza San Pedro, este miércoles.

A Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y nuevo cardenal de la capital catalana, el nombramiento le pilló haciendo lo que le más le gusta. El domingo por la mañana oficiaba una misa en una parroquia de barrio e inauguraba un local de Caritas. Estaba con la gente, como casi siempre. Sonó el teléfono. “Felicidades, cardenal”. Era un amigo obispo, un bromista, recuerda con una carcajada. Pero esta vez era verdad, el Papa le quería todavía más cerca. Buscaba a ese tipo de pastor con olor a oveja, como suele decir el Pontífice. Cercano, humilde y próximo a las periferias. Y Omella cumple perfectamente con ese el perfil.

Este miércoles recibirá el birrete y el anillo de manos del Papa. Barcelona es sede cardenalicia, así que podía haber fantaseado con esa idea. De hecho, él será el octavo purpurado de la ciudad. Pero asegura que no lo sospechaba. “Con este papa, que siempre busca las periferias, no pensaba que fuera así. Barcelona no es que lo sea mucho”, explica en una de las dependencias vaticanas 24 horas antes de su nombramiento.

Omella siempre viaja solo, hace la compra “cosa que seguiré haciendo”— y no necesita asistentes para minucias. Minutos antes de la entrevista, pasea por la plaza de San Pedro y se para a saludar a quien le conoce. Siempre dice que su sueño era ser cura de pueblo, nada más. “Bueno, ahora seré consejero del Papa, sí. Y me da miedo, porque yo como cura de pueblo sabía lo que podía hacer, pero esto es más complicado. Si él me lo pide lo haré con confianza y lealtad”.

Rezo para que haya un diálogo, sin confrontación, con respeto y un trabajo por el bien común" (sobre el tema catalán)

Y uno de los temas por los que seguro le preguntará en algún momento es el conflicto catalán. Gran defensor de la búsqueda de acuerdos y diálogo, estaría encantado de que la celebración de este miércoles, a la que acudirán la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el President de la Generalitat, Carles Puidgdemont, sirva para acercar posturas. “Lo hemos dicho los obispos de Cataluña y yo rezo para que haya un diálogo, sin confrontación, con respeto y un trabajo por el bien común. En lo demás ya no entro porque es política. Un padre no quiere que lo hijos lleguen a una discusión”, señala.

Pero, ¿le gustaría que este encuentro sirviese para acercar posturas? “Sí, pero no es la primera vez que se ven. Me gustaría que las posturas se acercaran algo más. Si se abandonan las posiciones radicales y se escucha al otro se llega a acuerdos. Hay que caminar para el bien común”.

En ese camino, este miércoles recibirá una responsabilidad concreta y un templo en Roma. Y encontrará una Iglesia en plena transformación. Pero las reformas del Pontífice se topan a menudo con resistencias con las que también tendrá que lidiar. Él, como Francisco, no le da importancia. Al menos públicamente. “El ser humano siempre tiene miedo a los cambios. Todos tenemos resistencias. En la vida ordinaria sucede igual, los jóvenes piden cambios a los padres. El Papa ha abierto la vía de una Iglesia de salida, sin miedo, que escucha. El camino de Francisco, que ya inició Juan XXIII, está abierto y no puede ir hacia atrás”.

Más información