Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hijo del asesinado Kim Jong-nam aparece en un confuso vídeo en Internet

Kim Han-sol, cuya identidad ha sido confirmada por Corea del Sur, desea que la situación de la familia del fallecido "mejore pronto"

La primera reacción de la familia al asesinato de Kim Jong-nam, el hermano del líder norcoreano Kim Jong-un asesinado en Malasia hace tres semanas, ha sido de su hijo. En un vídeo colgado en Youtube de apenas cuarenta segundos y con interrupciones, un joven se presenta como el hijo de Jong-nam, asegura que su padre fue asesinado, explica que se encuentra junto a su familia y que espera que la situación de todos ellos "mejore pronto".

"Hola. Mi nombre es Kim Han-sol, soy de Corea del Norte. Formo parte de la familia Kim y aquí está mi pasaporte", empieza el joven en inglés, cuya identidad ha sido confirmada por los servicios de inteligencia surcoreanos. Para demostrarlo, enseña a cámara su pasaporte norcoreano y lo abre, pero en ese momento aparece una mancha negra en el vídeo que no deja ver la información de la primera página del documento.

Prosigue: "Mi padre ha sido asesinado hace unos días. Estoy actualmente con mi madre y mi hermana y estamos muy agradecidos a (...)", una frase cuyo final también está censurado durante unos cinco segundos. "Esperamos que todo esto mejore pronto", termina Kim Han-sol.

Desde la muerte de Kim Jong-nam apenas se ha sabido sobre la situación y el paradero de la familia del fallecido, aunque se especula que podrían estar viviendo en Macao -donde se dirigía el hermanastro del líder norcoreano justo antes de ser asesinado en el aeropuerto de la capital malasia- bajo protección china. Ante la insistencia de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur para que las autoridades les entregaran el cuerpo, la policía malasia exigió una muestra de ADN de la familia, algo que la legación no pudo facilitar. Ninguno de los familiares directos viajó hasta malasia para tal fin.

El material fue publicado este martes por una cuenta llamada "Cheollima Civil Defense" que solamente cuenta con este vídeo. En su enigmática página web, la organización asegura que el mes pasado respondió "a una solicitud de emergencia por parte de los supervivientes de la familia de Kim Jong-nam para ser protegidos". Los tres miembros de la familia (el joven Kim Han-sol, su hermana y su madre) "fueron encontrados y trasladados rápidamente a una zona segura". La organización no especifica el paradero de la familia.

La organización expresa además su agradecimiento a los gobiernos de Holanda (especialmente a su embajador en Seúl), China, Estados Unidos y de otro país que no menciona, que habrían colaborado en ayudar a la familia. También tiene palabras para "los compañeros que siguen en el Norte y dentro de su sistema, que proporcionan asistencia crítica para obtener estas personas".

La muerte del Kim Jong-nam ha llevado al borde del abismo las relaciones bilaterales entre Corea del Norte y Malasia, dos naciones que habían logrado mantener unos intercambios relativamente amigables teniendo en cuenta el aislacionismo que sufre el régimen de Pyongyang. Pero las acusaciones -por parte de los diplomáticos y medios de comunicación norcoreanos- de que Malasia no está llevando a cabo una investigación imparcial sobre la muerte del hermanastro de Kim Jong-un molestaron en Kuala Lumpur, que decidió expulsar al embajador norcoreano en el país.

Las autoridades malasias, además, han pedido en repetidas ocasiones entrevistar a tres nacionales norcoreanos por su presunta relación con el asesinato de Kim Jong-nam, algo que no han logrado porque estos están bajo la protección de su embajada.

Pyongyang devolvió el golpe a los malasios prohibiendo que sus nacionales residentes en el país (11 personas en total) abandonar su territorio. Malasia tomó una medida similar y está controlando las fronteras para evitar que cualquier norcoreano las cruce. A pesar del deterioro de las relaciones bilaterales, el primer ministro malasio, Najib Razak, descartó este miércoles la posibilidad de romper relaciones diplomáticas con Pyongyang y se mostró partidario del diálogo para resolver las tensiones. "El objetivo no era pelearse con ellos, pero cuando se ha cometido un crimen, especialmente cuando se han utilizado armas químicas en Malasia, tenemos el deber de proteger el interés de los malasios", dijo el jefe de Gobierno, informa Reuters.

La disputa con Malasia es solamente uno de los frentes abiertos del régimen de Kim Jong-un en la región. El desarrollo de su polémico programa de armamento nuclear y sus ensayos de misiles han acelerado la instalación del escudo antimisiles estadounidense THAAD en Corea del Sur, que ya ha empezado a desplegarse.

China se opone radicalmente a la instalación de este sistema de armamento porque teme que su radar de largo alcance sea capaz de interceptar información procedente de bases militares chinas situadas cerca de Corea del Norte. El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, reiteró este miércoles su rechazo al proyecto: "es de conocimiento general que los radares llegan mucho más allá de la península coreana, lo que socava la seguridad estratégica de China. Desplegar el THAAD es claramente una elección equivocada", aseguró.

En referencia a la escalada de tensión entre las dos Coreas, Wang propuso que el Norte suspenda su programa nuclear y de misiles y el Sur las maniobras militares conjuntas que realiza cada año con Estados Unidos. "Se trata de dos trenes acelerando que se acercan el uno al otro sin que ninguno de los dos esté dispuesto a ceder. La pregunta es: ¿Están los dos bandos realmente listos para una colisión frontal? Nuestra prioridad es encender la luz roja y activar los frenos en ambos trenes".

Más información