Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía desbarató un atentado planificado en paralelo al de París

El Gobierno turco asegura que advirtió en dos ocasiones a Francia sobre la peligrosidad del yihadista que dirigió el ataque contra Bataclan

Una mujer turca sostiene un clavel durante un tributo a las víctimas del atentado de París
Una mujer turca sostiene un clavel durante un tributo a las víctimas del atentado de París en el exterior del consulado francés en Estambul. AFP

Turquía desbarató la semana pasada un ataque del Estado Islámico supuestamente preparado en paralelo al que el viernes asoló la capital francesa, aseguró este lunes a EL PAÍS un representante del Gobierno de Ankara que pidió el anonimato. Esta fuente no quiso precisar detalles sobre los posibles objetivos que manejaban los yihadistas, más allá de que la ciudad elegida era Estambul –visitada por más de 10 millones de turistas al año-, aunque miembros de las fuerzas de seguridad turcas explican que se hubiese tratado de un ataque “similar al de París” y en la misma fecha.

El pasado jueves, efectivos de la unidad antiterrorista de la policía turca llevaron a cabo una redada en un inmueble del municipio de Silivri, en el extrarradio de Estambul, contra una célula de presuntos miembros del Estado Islámico (ISIS por sus siglas inglesas) a los que, según la cadena CNN-Türk, los agentes seguían la pista desde que habían entrado en el país procedentes de Siria. Entre los arrestados, afirman los medios turcos citando a la policía, se encontraba un hombre al que se ha identificado como Aine Lesley Davis, el considerado mano derecha del tristemente famoso verdugo Mohammed Emwazi -más conocido como “John el yihadista”- al que ese mismo día abatía en Siria un dron de EEUU. Davis y Emwazi también habían ejercido como carceleros de diversos extranjeros secuestrados por el ISIS, entre ellos los periodistas españoles Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricard García Vilanova.

Junto a Davis, fueron detenidos otros supuestos yihadistas de los que no se ha desvelado la nacionalidad. “Davis es un personaje con responsabilidades claves dentro del Estado Islámico, y no estaba solo. Estaba con un grupo. Ahora estamos investigando si estaban planeando un ataque en Estambul”, relató un funcionario turco citado por la agencia Reuters. Las autoridades de la Unión Europea han sido puestas al corriente sobre el presunto plan de atentar en la metrópolis turca y una fuente de seguridad europea consultada por este diario dio “un cien por cien de credibilidad” a la amenaza. El representante gubernamental entrevistado por El País afirmó que la alerta antiterrorista se mantiene en “elevada” desde el pasado mes de julio, cuando un suicida vinculado al ISIS mató a 33 personas en la localidad de Suruç y el grupo armado kurdo PKK anunció la ruptura de su tregua. El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, prometió hoy que el país “estará seguro” siempre y cuando su formación, el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), “se mantenga en pie”.

Advertencia a Francia

Por otro lado, un representante gubernamental turco dijo a la agencia francesa AFP que Ankara había advertido en dos ocasiones –diciembre de 2014 y junio de 2015- sobre la peligrosidad de Omar Ismail Mostefai, quien dirigió la masacre de la sala de conciertos Bataclan. “Sin embargo, no recibimos respuesta de Francia sobre este tema”, explicó esta fuente. Se cree que Mostefai llegó a Turquía en 2013, desde donde se desplazó a Siria, aunque no hay posteriores registros de que utilizase suelo turco para regresar a Francia.

Acusadas por sus socios occidentales de hacer la vista gorda ante el flujo de yihadistas extranjeros con destino a Siria, las autoridades turcas reforzaron su vigilancia a inicios de este año, después de que Hayat Boumeddiene, la novia de uno de los miembros del ISIS que participó en los atentados perpetrados en París el pasado enero, atravesase Turquía para buscar refugio en el “Califato”. Desde enero, y según datos oficiales, 4.700 extranjeros sospechosos de yihadistas han sido interrogados en los Centros de Análisis de Riesgo establecidos en los aeropuertos y pasos fronterizos turcos, y a 1.300 de ellos se les ha prohibido la entrada al país. Además, unos 500 extranjeros han sido deportados de Turquía por sospechas de estar vinculados con algún grupo terrorista. Dentro del país, hasta el pasado 27 de octubre se habían realizado un millar de detenciones, tras las cuales 300 individuos han sido imputados por presunta pertenencia al ISIS. La policía se ha incautado en estos meses de 30 chalecos suicidas listos para ser usados, 300 kilogramos de TNT y 2.700 de sustancias químicas para fabricar explosivos, así como gran cantidad de armas.

En las últimas semanas, y a medida que se acercaba la reunión del G-20 que este lunes concluye en Antalya, se han intensificado las operaciones contra las células del Estado Islámico en el interior de Turquía, con numerosas detenciones. Precisamente este fin de semana, la policía turca mató a 4 presuntos militantes del ISIS en un tiroteo junto a la frontera siria y en la localidad de Gaziantep un yihadista vinculado con el atentado de Ankara que dejó 102 muertos el pasado 10 de octubre se inmoló cuando los agentes de policía iban a detenerle. En el piso franco en el que habitaba, además de gran cantidad de armas, se halló a tres niños, que han sido puestos bajo protección de los servicios sociales, y a dos mujeres, que han sido detenidas.

Mientras tanto, en las redes sociales se debaten las imágenes captadas por un ciudadano turco también en Gaziantep en las que se aprecia a varios coches con banderas del Estado Islámico supuestamente festejando el atentado de París.

Más información