Turquía identifica a los autores del atentado en Ankara

Ambos pertenecían a una célula turca del ISIS que ya había atentado en junio y julio

Gente en el lugar del atentado del sábado en Ankara, este miércoles.
Gente en el lugar del atentado del sábado en Ankara, este miércoles.Emrah Gurel (AP)

La policía turca ha identificado a los autores de la masacre de Ankara como Yunus Emre Alagöz y Ömer Deniz Dündar, dos jóvenes que habían recibido entrenamiento en Siria y formaban parte de una misma red yihadista vinculada al Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) en Adiyaman —provincia del sudeste kurdo de Turquía—, ha informado el diario Hürriyet. Esta red yihadista está acusada de estar tras los atentados de junio y julio contra objetivos kurdos e izquierdistas. Ambos individuos estaban incluidos en una lista elaborada por la policía y filtrada esta semana a la prensa con los nombres de 21 presuntos miembros del ISIS de los que se sospecha que planean atentados suicidas en Turquía.

Según el diario Hürriyet, las pruebas de ADN han sido las que han permitido a los investigadores establecer la identidad de ambos militantes yihadistas. El rotativo Milliyet añade además que las cámaras de seguridad grabaron a Alagöz en el lugar de los hechos. Con todo, el primer ministro, el islamista Ahmet Davutoglu, se negó a hacer públicas las identidades de los presuntos terroristas y aseguró que, de los dos suicidas, "de uno se conoce la identidad de forma prácticamente segura" pero de otro "aún se trabaja en tres o cuatro posibilidades".

La prensa local publica que ambos acudieron a Ankara en dos coches diferentes desde Gaziantep, provincia fronteriza con Siria, y que en la preparación del atentado —en el que murieron al menos 99 personas, según ha confirmado este miércoles el primer ministro, Ahmet Davutoglu— participó una tercera persona, identificada como Y.S. Este miércoles, la policía detuvo a este individuo y a los propietarios de los vehículos utilizados por los suicidas en Gaziantep y los tres fueron trasladados a la capital turca para ser interrogados por los policías que llevan la investigación, sobre la que la fiscalía ha declarado el secreto de sumario y ha prohibido informar sobre ella en Turquía.

Más información
95 muertos en un atentado en un acto por la paz en Ankara
Atentado en Turquía
Turquía entierra a los muertos del atentado en un clima de violencia
Turquía centra en el Estado Islámico su investigación del ataque

De acuerdo a las informaciones publicadas, los dos autores de la masacre de Ankara pertenecían al llamado Dokumacilar o Grupo de Adiyaman, una red de militantes y simpatizantes yihadistas presuntamente fundada por el captador del ISIS Mustafa Dokumaci en dicha provincia del sudeste de Turquía. Yunus Emre Alagöz es, de hecho, el hermano mayor de Seyh Abdurrahma Alagöz, el miliciano del Estado Islámico que se inmoló el pasado 20 de julio en la localidad de Suruç llevándose por delante a 33 jóvenes izquierdistas que celebraban un acto en solidaridad con los kurdos de Siria. Y a este grupo de Adiyaman también pertenecía Orhan Gönder, el joven al que se acusa de colocar dos explosivos en un mitin del partido prokurdo HDP el pasado 5 de junio, un atentado en el que murieron cuatro personas.

En declaraciones al diario Radikal, el padre del otro presunto autor del atentado de Ankara, Önder Deniz Dündar, explicó que su hijo se marchó a Siria en 2013 para regresar al año siguiente a su hogar en Adiyaman: “Se quedó ocho meses conmigo y lo denuncié a la policía. Le dije a los policías: ‘Metedlo en la cárcel’. Pero después de tomarle declaración, lo soltaron. Ocho meses después, regresó a Siria”. Tras el atentado de Suruç, la familia Alagöz informó de que había comunicado con anterioridad a la policía que sospechaban que sus dos hijos se habían unido al ISIS. Los medios turcos aseguran que más de un centenar de familias ha denunciado la desaparición de sus hijos para enrolarse en grupos yihadistas en Siria.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El primer ministro turco, el islamista Ahmet Davutoglu, reconoció que existen dificultades “en un Estado de derecho” para detener a supuestos militantes del ISIS basándose en simples sospechas, algo de lo que también se han quejado varias fuentes de seguridad consultadas por EL PAÍS, que sostienen que el marco legal tiene huecos de los que se aprovechan los yihadistas. Los partidos opositores, en cambio, han montado en cólera y el jefe de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu, ha exigido al Gobierno turco que aclare si los autores del atentado de Ankara “estaban o no” en la lista de posibles terroristas suicidas que manejaba la policía. “Parece que los atentados de Diyarbakir, Suruç y Ankara fueron cometidos por gente relacionada entre sí. Que en un espacio de cuatro meses una misma célula pueda cometer estos atentados es algo muy grave, tanto si es porque el Gobierno no ha sido capaz de verlo como si es porque ha mirado para otro lado”, denunció el candidato del HDP Ziya Pir en un encuentro con prensa extranjera organizado por la plataforma P24.

Este miércoles, se produjeron de hecho las primeras destituciones por el atentado: los jefes provinciales de la policía, la dirección de Seguridad e Inteligencia de Ankara fueron apartados de su cargo por el Ministerio del Interior. Por el momento, el Gobierno ha descartado que se vayan a producir más dimisiones de contenido político.

Por otro lado, Davutoglu aseguró que existe una “alta probabilidad” de que el grupo armado PKK esté implicado en el atentado de Ankara junto al ISIS, cosa que la mayoría de expertos descarta dado el intenso odio que se profesan los integrantes de esta organización izquierdista y nacionalista kurda y los yihadistas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS