Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva batalla campal en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén

Tercer día de enfrentamientos entre jóvenes palestinos y policías israelíes

Policías israelíes dispersan a manifestantes palestinos, este martes en Jerusalén.
Policías israelíes dispersan a manifestantes palestinos, este martes en Jerusalén. AFP

La Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, uno de los principales lugares sagrados del islam, ha sido en la mañana de este martes escenario de una batalla campal en unos disturbios que se reproducen por tercer día consecutivo. La policía israelí disparó granadas aturdidoras y balas de plástico y lanzó gases lacrimógenos contra grupos de jóvenes encapuchados que les arrojaban piedras y petardos desde la mezquita de Al Aqsa, donde se atrincheraron para intentar cerrar el paso a visitantes no musulmanes al recinto. Los enfrentamientos coinciden con la celebración del Año Nuevo hebreo, en el que miles de judíos acuden a rezar al cercano Muro de las Lamentaciones.

Estados Unidos, la ONU y el rey de Jordania, custodio de los santos lugares del islam en Jerusalén según el tratado de paz con Israel de 1994, han expresado su preocupación por el estallido de violencia, que amenaza con quebrar el inestable statu quo que rige en la Explanada de las Mezquitas desde que Israel ocupó la Ciudad Antigua y el este de Jerusalén en la guerra de 1967.

Los visitantes no musulmanes pueden acceder al recinto religioso, llamado Noble Santuario en el islam, en un horario restringido de unas pocas horas al día, excepto el día sagrado del viernes. Centenares de judíos acuden durante el Año Nuevo al también denominado en su religión Monte del Templo, por considerar en su interior acoge los restos de los templos bíblicos. Las normas del Waqf, la fundación islámica que gestiona la Explanada, impiden que los hebreos puedan rezar en su interior.

En los enfrentamientos, que se extendieron por otras zonas de la Ciudad Antigua de Jerusalén, resultaron heridos 36 jóvenes palestinos. Responsables del Waqf aseguraron que la policía volvió a causar daños en el interior de la mezquita de Al Aqsa. Un portavoz policial israelí replicó que los agentes se limitaron a bloquear el acceso al templo para impedir ataques a los visitantes judíos.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha convocado en la tarde de este martes, al término de la festividad de Año Nuevo, una reunión de emergencia del Gabinete de Seguridad del Gobierno ante los incidentes de violencia con lanzamiento de piedras y cócteles molotov registrados en Jerusalén en los últimos días. La policía investiga si la muerte en la madrugada del domingo de un conductor israelí se produjo a consecuencia del apedreamiento de su vehículo al atravesar un barrio palestino de la Ciudad Santa.