Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair entra en campaña advirtiendo del riesgo del referéndum sobre la UE

El ex primer ministro muestra su apoyo al "cien por cien" al candidato laborista y considera que la consulta europea prometida por Cameron "producirá el caos"

Tony Blair, durante su discurso en Sedgefield.
Tony Blair, durante su discurso en Sedgefield. Getty

Tony Blair ha entrado con fuerza en la campaña electoral británica para mostrar su apoyo “al 100%” al candidato laborista, Ed Miliband, y para advertir del caos que puede esperar al país después del próximo 7 de mayo. No del caos que los tories vaticinan (hasta la extenuación) que llegará si Miliband se convierte en primer ministro, sino del que depararía un segundo mandato de David Cameron, un primer ministro atrapado por su promesa de celebrar un referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea en 2017. “La campaña tory habla del caos si ganan los laboristas”, ha dicho el ganador de tres elecciones. “Pero piensen en el caos producido por la posibilidad, por no hablar de la realidad, de que Reino Unido abandone Europa”.

El exprimer ministro del Nuevo Laborismo, que estuvo al frente del país entre 1997 y 2007, ha roto el relativo silencio que ha mantenido a nivel político desde que abandonó el 10 de Downing Street y, en un discurso en su vieja circunscripción electoral de Sedgefield, ha decidido despejar las dudas que había sobre su distancia con el candidato de su partido. Una distancia que sí existía en lo físico, ya que este se encontraba al mismo tiempo haciendo campaña en Bristol, en la otra punta del país. “Siempre he pensado que Ed puede ganar”, ha dicho Blair. “Estoy seguro y espero que lo logre”.

Blair ha aplaudido el firme rechazo de Miliband a la celebración de un referéndum sobre la continuidad de Reino Unido en la UE que, en su opinión, constituiría una enorme distracción que el país no se puede permitir. Si gana Cameron, ha dicho Blair, “gastará más energía y pasará más noches en vela pensando en ello que en ningún otro tema”. El todavía primer ministro, opina Blair, “conoce la trascendencia de la decisión y las consecuencias del fracaso, sabe que es algo que definiría su legado”. El debate europeo “tendrá prioridad sobre la educación la sanidad, la seguridad, todo”, ha advertido. “Lo más extraño de esto del referéndum es que el primer ministro no cree que debamos abandonar la UE, ni siquiera la UE tal como la conocemos hoy. Es una concesión al partido, una maniobra para acceder a una parte del voto de [el partido antieuropeísta] UKIP, un gesto hacia los incontrolados sentimientos antieuropeos de una parte de la prensa”.

En enero de 2013, Cameron prometió celebrar un referéndum sobre la permanencia o no de Reino Unido en la UE en 2017, después de renegociar un acuerdo más favorable para el país en Bruselas. Blair ha defendido que Reino Unido puede ganar en la reforma de la UE, pero desde dentro. Los euroescépticos, ha advertido, “deben ser realistas sobre lo difícil que puede resultar para el país renegociar una nueva relación con la Unión. Si Reino Unido se fuera, el resto de Europa se esmerará en asegurar que el país no obtiene un trato especial”.

“Habrá una importante incertidumbre para las empresas a medida que se acerque la fecha del referéndum”, ha anunciado el ex primer ministro. “Y si el resultado es la salida, entonces viviremos el periodo de ansiedad e inestabilidad empresarial más intenso desde la Segunda Guerra Mundial”.

Pero no se trata solo de negocios y dinero, ha dicho Blair, sino “del rol de Reino Unido en el mundo”. El país se convertiría en “un mero espectador” mientras el mundo vive un “reajuste global” debido al auge de superpotencias como China, India o Indonesia. El lugar de Reino Unido, en opinión de Blair, sigue estando junto a Europa y Estados Unidos

Blair lamenta que el primer ministro no haya extraído lecciones del reciente referéndum de independencia de Escocia, que demostró que, aunque se gane la consulta, el debate no termina. “El nacionalismo es un sentimiento poderoso”, ha advertido Blair. “Si dejas salir al genio de la lámpara, conseguir que vuelva a entrar es una tarea hercúlea”.

Al centrar su intervención en Europa y Escocia, Tony Blair ha querido destacar dos asuntos en que su coincidencia con Ed Miliband carece de grietas. Ambos proceden de dos alas diferentes del laborismo y, aunque Miliband trabajara en el Gobierno de Blair, su relación no ha estado exenta de conflictos.

La campaña de Ed Miliband al liderazgo del partido se centró en un distanciamiento del Nuevo Laborismo de Blair, y el actual líder se mostró crítico con la que manera en que su predecesor gestionó la participación británica en la guerra de Irak. Ambos tienen distintas posturas en materia económica. Blair ha repetido en los últimos tiempos que cree que las elecciones se ganan en el centro y ha advertido de que el laborismo no debe abandonar ese terreno y convertirse en un partido tradicional de izquierdas, una apreciación que se interpreta como un reproche a las tendencias más izquierdistas de Miliband. Pero, a un mes de las elecciones, Blair no ha dudado en avalar públicamente a Miliband como punta de lanza “del futuro del país”.

“Sospecho que Blair no hará más que lo estrictamente requerido para no ser culpado por la derrota laborista cuando esta llegue”, ha dicho el ministro de Economía, George Osborne. “Negándose a aparecer junto al líder laborista y viajando, de hecho, a la otra punta del país, pone de relieve el hecho de que cree que el líder laborista es débil”.

El primer ministro, por su parte, ha insistido desde Belfast en que quiere que Reino Unido permanezca en una UE reformada, “con más poderes que vuelvan al país”. “Tony Blair y Ed Miliband no creen que debamos fiarnos de la gente”, ha dicho Cameron, “y yo creo que el pueblo británico merece tener algo que decir sobre Europa”.

Más información